Hoy reflexionamos

Yo también necesito vacaciones

pool-690034_1920

Este trimestre está siendo muy largo… Terminamos el primero teniendo a Lucía ingresada por bronquiolitis y gripe, lo que derivó en una neumonía, una Navidad en el hospital, el sentimiento de abandono del mediano y la ausencia de normas de Álvaro.

Continuamos con unos días de Nochevieja con el abuelo ingresado en el hospital, con miedos, dudas y, casi sin haber descansado física y psicológicamente, vuelta a la rutina, al ritmo del cole, de actividades extraescolares, de vida con un reloj pegado y con la sensación de llegar siempre tarde.

A los ocho días de empezar Álvaro el segundo trimestre, vino otro virus a casa que fue pasando de hijo en hijo y también llegó a nosotros, pero no podemos parar ni para recuperarnos. No cuando tienes a tres niños a tu cargo y cero ayudas a tu alrededor.

Porque seamos claros, aunque mis padres vivan relativamente cerca, están en activo. Trabajan, mucho. A veces, en exceso. Y pueden ayudarte de forma puntual, pero también tienen un negocio propio que atender.

Así que solemos recuperarnos en más días que si pudiéramos delegar algo.

La doctora nos llegó a ofrecer la posibilidad de sacar a Álvaro del colegio para intentar que Lucía no cogiera más virus. Han sido mucho en muy poco tiempo.

Tanto miedo cogí al ingreso que cada vez me cuesta más ir al centro de salud con ella. Los tengo que ver muy mal para llevarlos, porque temo que me deriven al hospital y tenga que volver a pasar por lo mismo que en diciembre.

Son heridas que llevas grabadas a fuego y que no siempre sabemos gestionar. Los miedos son horribles, lo sé.

Y el trimestre está siendo largo, muy largo. Lo noto en Álvaro que empieza las mañanas preguntándome cuándo se cogen las vacaciones y no lo pasa mal en el cole. Es porque necesita cambiar el ritmo, descansar, cambiar de aire, estar en el campo, con la familia y dejar aparcado el tema de los castillos para investigar sobre temas que ahora le motivan más: los romanos, el latín, la vida en Roma…

Son épocas, está claro. Pero yo también estoy cansada. Cuando no es un niño el que está malo, es otro. Si no, Lucía. El futbol, el parque, la bici… mi trabajo, la parte que me toca de la casa, el ritmo, la teta… ¡que también desgasta dar teta porque consume energía y lo noto en el hambre voraz que tengo!

 Así que, a pesar de que muchas personas piensan que vivo en “continuas vacaciones” -que me lo han dicho-, aunque luego no me cambiarían el puesto “ni locas”, yo también necesito vacaciones, descansar, desconectar, que me cuiden y tener algo de tiempo para seguir con los talleres de Educar en Calma, los cursos -tengo varios empezados, pero sin terminar-, los post que tengo en borradores esperando que los mire y los programe…

¿Cuándo lo haré? No lo sé…si tengo hueco hoy, si no mañana, si no… en algún momento. Pero hoy, jueves, a pesar de que Álvaro está en casa porque lleva días con fiebre y una tos horrible, necesitaba decir que él coge hoy vacaciones, pero toda la familia estamos necesitados de unos días de parón.

Y yo, yo personalmente, necesito vacaciones. ¿Alguna más por aquí que se sienta que necesita unos días de parón? ¡¡¡Qué levante la mano!!!

Guardar

Previous Story
Next Story

You Might Also Like

1 Comentario

  • Reply
    Planeando ser padres
    07/04/2017 at 12:08

    ¿En continuas vacaciones? Retírales la palabra de por vida, que no saben lo que dicen. Yo creo que este año aguantaré mentalmente estable hasta que mi bichilla empiece las vacaciones de verano y después ¡ a ver cómo nos organizamos para que ella no se aburra y yo pueda trabajar y criar al bebé sin morir en el intento!

  • Deja una respuesta

    Close