Embarazo Salud

Visitando a la matrona tras el parto


¡Buenos días! Como todas sabéis, unos días después de dar a luz debemos visitar a nuestra matrona con el fin de que nos explore y vea cómo estamos física y psicológicamente.
En mi caso, la visita se demoró hasta el decimosexto día ya que en el pueblo en el que vivo sólo pasa la matrona los lunes y el lunes anterior me anuló la cita la matrona porque se encontraba enferma. 
Cuando llegué a la consulta estaba colocando cajas de muestras y me atendió enseguida. Lo primero que hizo fue hacerme varias preguntas como la fecha en la que se había producido el parto, en qué semana estaba de embarazo, el peso del niño, si me habían puesto anestesia epidural, si había necesitado episiotomía, puntos, cuándo había recibido el alta, hospital en el que di a luz y si estaba contenta con el trato que había recibido al estar ingresada.
 A continuación, me puso en la camilla que tiene y me exploró la tripa para comprobar la ubicación del útero. También comprobó que no tuviera mastitis ni bultos extraños en los pechos, valorando la producción de los mismos. 

Una vez que terminó la exploración física, me preguntó por el nivel de sangrado tras el parto. Comenzó entonces a valorar psicológicamente mi estado actual, haciéndome preguntas sobre mi estado de ánimo, si descansaba bien, cómo se lo había tomado mi hijo mayor (no es que se acordara, no os lo creáis, es que lo leyó en la ficha del ordenador), si me preocupaba algún aspecto relacionado con la lactancia. 
La verdad es que salí bastante contenta con la visita, a pesar de saber que debería haber tenido atención sanitaria unos días antes. Me parece excesivo estar más de quince días sin supervisión tras el parto. Si, ya sé que a nuestras abuelas no las miraban nunca, pero creo que si tenemos mayor calidad de vida es precisamente porque todo ha mejorado: alimentación, cuidados, menos enfermedades y mayor control médico. 
La única parte con la que no me sentí bien fue cuando me contó que “debía tomar precauciones a la hora de mantener relaciones sexuales con mi marido, usando preservativo, siempre, desde el comienzo de la relación y usando uno en cada encuentro sexual”. Además, añadió que, una vez que me bajé la regla, debería volver a pedir cita con ella para comenzar a barajar los diferentes métodos anticonceptivos hormonales que había en el mercado para mí. 
A ver, yo entiendo que hay cosas que hay que decir pero ella no me preguntó en ningún momento cuáles eran mis intenciones familiares. Del mismo modo, ni siquiera dejó pie a que le pudiera decir que queremos ampliar la familia y que, simplemente, llegará cuando tenga que llegar. 
Igual como lo más habitual es tener dos, ella dio por hecho que ya me cortaba la coleta, pero me hubiera gustado que me hubiera preguntado, hubiéramos hablado sobre qué es lo que nosotros (mi marido y yo) queremos; para que pudiera orientarme en plazos para que mi cuerpo se recupere y esté al 100% para un nuevo embarazo, si debo tomar vitamina antes de intentar de nuevo el nuevo embarazo, si quiero dar el pecho durante mucho tiempo, etc. No sé, creo que hay cosas que son tan personales que no puedes basarte en que lo “habitual es” o lo “normal en estos tiempos es”, porque cada pareja tiene su propio estilo de vida y familia; y debemos respetar y ayudar, en nuestras posibilidades, a todas las personas con las que tratamos. Sobre todo, en el caso de la maternidad, ¿no?
¿Cómo fue vuestra visita a vuestra matrona tras dar a luz? ¿Os hizo preguntas o dio cosas por hechas? ¡Espero leer vuestros comentarios!
Previous Story
Next Story

You Might Also Like

No hay comentarios

Deja una respuesta

Close