Viajes

Visitamos el Museo del Ferrocarril

Museo del Ferrocarril (Madrid)

Durante las vacaciones de Navidad aprovechamos para hacer diferentes salidas que, por regla general, no solemos hacer por falta de tiempo y porque hay demasiada gente los sábados y los domingos por Madrid. Es cierto, todos estamos deseosos de que llegue el fin de semana para disfrutar de la familia y hacer cosas juntos, pero a mí me sienta fatal coger atascos y pasarnos una hora intentando aparcar cuando bajamos a Madrid. Quizá por eso intentamos hacer más cosas los días que mi marido no trabaja y coinciden con días laborables para el resto. Sin embargo, en esta ocasión, aprovechamos el domingo21 de diciembre, pensando que no habría demasiada gente porque en Navidad se suele ir más a ver Cortilandia y Centros Comerciales; y acertamos. Además, el precio de la entrada general en domingo (Día del visitante) es de 2,50€ por adulto y gratuita para los menores de 4 años si van acompañados por adulto

Entrando en el museo
Aprovechando que a Álvaro le gustan mucho los coches, motos, trenes, aviones, helicópteros y demás medios de transporte, nos propusimos bajar a la Antigua Estación de Delicias y ver el Museo del Ferrocarril. Decidimos hacer la salida a Madrid en tren, pero como desde el pueblo en el que vivimos no pasa, nos acercamos a la Estación de Las Rozasy, desde allí, fuimos sin necesidad de hacer trasbordos hasta Delicias. El museo se encuentra muy cerca de la estación y no se necesita coger ni autobús ni metro. 
Viajando en tren por primera vez
El viaje en tren fue muy cómodo porque no llevábamos prisa ninguna y sólo nos apetecía disfrutar de la mirada de ilusión que llevaba Álvaro en todo momento. Imagino que si coges el tren todos los días y se retrasa, hay mucha gente y demás, la perspectiva puede cambiar. Pero en general creo que es un medio de transporte bastante cómodo. 
Álvaro y su padre mirando lo que hay dentro del tren

Fue una salida muy agradable porque, a pesar de ir en pleno invierno, con el sol fuera se estaba muy bien y, parecerá una tontería, pero si está el sol todos estamos más contentos. Dentro del Museo del Ferrocarril pudimos ver los diferentes modelos de trenes, maquetas de trenes pequeños en funcionamiento, salas de relojes y salas en las que encontramos información sobre las piezas y posibles averías que pueden tener.

Álvaro intentando conducir el tren y su madre (servidora) ayudándole
Alguno de los trenes estaba abierto para que pudiéramos entrar y comprobar cómo eran por dentro los trenes de hace ya algunos años. Otros, a pesar de estar cerrados, nos mostraban cómo eran las cocinas y las diferentes estancias de los mismos cuando se usaban para largas distancias y los viajantes hacían noche en ellos… 
Mientras papá toca botones, Álvaro atiende el teléfono.
Quizá lo que más nos gustó fue poder hacer un pequeño circuito con un tren pequeñoque funcionaba de verdad. Álvaro disfrutó mucho de este viaje porque el circuito simulaba un viaje en tren pero en pequeño y todos los árboles y detalles estaban hechos a escala. Este viaje tenía un coste de 1€ para los mayores de 24 meses y 1,50€ para los adultos. 
Tren pequeño en el que puedes hacer el circuito
Nosotros aprovechamos nuestra salida para ver el Museo del Ferrocarril, viajar por primera vez con Álvaro y Diego (aunque siendo tan pequeño, sólo estuvo durmiendo en el fular y comiendo varias veces) en tren y comernos un bocata en Madrid. Volveremos a ir para que Diego lo vea cuando sea más mayor y para que Álvaro vuelva a disfrutar con los trenes, ya que desde que tiene el tren de madera de Ikea le encantan los “chucu-chucu-chu”.
Una de las maquetas del museo.
Como consejo os dijo que para hacer una excursión así es mucho más cómodo ir con mochila ergonómica, bandolera, fular, mei-tai… Vamos, un portabebé mucho mejor que con carro porque siempre podréis encontrar dificultades a la hora de subir y bajar del tren, las escaleras mecánicas… Nosotros terminamos usando nuestra Manduca con Álvaro (a la espalda de papá) y Diego, que viaja en el fular a un beso de distancia de mamá.
¿Y vosotr@s habéis ido al Museo del Ferrocarril? ¡Gracias por comentar!

Previous Story
Next Story

You Might Also Like

1 Comentario

  • Reply
    Mamá de día y de noche - Madrid con niños: Sol, Plaza de España y Teleférico
    13/11/2015 at 17:00

    […] llegar a trabajar. Sin embargo, ¿qué tiene Madrid que nos anima a visitarlo con niños? Estas Navidades también os conté que hicimos alguna escapada. Viajar sin prisa en transporte público no tiene precio. ¡Bueno, más bien la cara de Álvaro en […]

  • Deja una respuesta

    Close