Reflexión

Un gran hombre al lado

DSC_0228

A veces me río pensando que aún hay mujeres (normalmente más mayores, de otra generación) que piensan que lo que hace una madre jamás podría hacerlo un padre. Como si el sexo masculino no tuviera ni idea del mundo, de la crianza o del amor incondicional que siente hacia sus hijos.

Vale, habrá de todo. Habrá en el mundo hombres malos que traten mal a sus mujeres, a sus hijos, a sus jefes o a sus empleados. Pero mujeres también, que tener el cromosoma XX no nos hace perfectas ni a ellos el XY imperfectos.

Y es que en este cambio generación en el que la mujer trabaja fuera y dentro, y el hombre también, la crianza de los hijos pasa por ser una tarea compartida. Porque ser madre no es ser padre, y viceversa. Una tarea compartida en la que ambos sujetos son protagonistas de la mater/paternidad, están implicados en la educación y el crecimiento de sus hijos, los acompañan, juegan, leen, educan y disfrutan. Sí, tener hijos también implica disfrutarlos.

No sé a vosotras/os, pero a mí enseguida me dijeron lo durísimo que sería tener hijos y lo mucho que valoraría el trabajazo que hicieron mis padres conmigo, pasando por los gastos que supone tener un hijo y demás perlitas, haciéndome creer que igual no estábamos preparados para lo que se nos avecinaba.

Y nació Álvaro y, con él, descubrimos un amor incondicional hacia un ser pequeñito, que nos hacía sonreír con cualquier logro, nos hacía que no pudiéramos parar de hablar de él y de mirarlo mientras crecía, sin parar, convirtiéndose en el niño que hoy es. ¿Y hemos sufrido? Pues no tengo yo esa impresión. Nos hemos preocupado si ha tenido fiebre, hemos ido a urgencias a ponerle puntos cuando se abrió la barbilla y hemos corrido, disfrutado y saltado como si volviéramos a ser niños, jugando en la cama, leyendo cuentos sin parar o eligiendo ropa en centros comerciales.

¿Hubiera sido igual sin el apoyo, la comprensión y la presencia de su padre? Sin duda, no. Estoy convencida que sin él la lactancia no hubiera sido como fue, porque su apoyo, sus consejos, sus lecturas y búsquedas en Internet para saber si era normal que mamara cada dos horas, su cariño y comprensión, hicieron que pudiera dedicarme a la crianza sin tener que preocuparme por miradas o comentarios.

Su trabajo al principio fue sostenerme y estar presente con los niños. Más adelante, según los niños iban necesitando menos a mamá y más a papá, ha sido disfrutarlos, jugar con ellos, leerles, acompañarlos en sus aprendizajes, bajar a su altura para admirarse de lo enorme que es el mundo… Pero, sobre todo, gracias al padre de las criaturas, nunca me he sentido sola en la crianza. He podido tomarme mis respiros, relativizar un mal día, desahogarme y llorar como una niña cuando dudas sobre si lo estaba haciendo bien, tomarme un baño relajante mientras se encarga de cenas y pijamas. Y no, no creo que esté dominado por las “garras” de su mujer.

Creo que gracias a esta forma de entender la mater/paternidad, compartiendo el disfrute y el trabajo, nos animamos a seguir haciendo crecer nuestra familia. Porque los niños dan trabajo, sí, y las lavadoras no se ponen solas. Pero si somos dos adultos los que estamos al quite, todo es más llevadero. Y si no hay presiones sobre las cosas secundarias de la vida (que haya ropa por lavar o ropa que doblar o juguetes por el salón y el baño), todo funciona mejor.

Y, por si os lo estáis preguntando, sí, esto es un pequeño homenaje porque aunque le digo muchas veces lo importante que es para nosotros, nunca está de más pregonarlo a través del blog y agradecer su dedicación y paciencia, sobre todo ahora que las hormonas me tienen así y sabe estar presente cuando más lo necesito. 😀

¿Para vosotros también fue importante contar con un gran hombre a vuestro lado?

Previous Story
Next Story

You Might Also Like

2 Comentarios

  • Reply
    Ipse
    10/05/2016 at 07:57

    Se cumple el pronóstico: al lado de un gran hombre siempre hay una mujer… agradecida. 😉

  • Reply
    Elena
    10/05/2016 at 13:26

    Sin duda formáis un buen equipo.
    Yo también tengo ese gran tipo de hombre a mi lado!!

  • Deja una respuesta

    Close