Hoy reflexionamos

Síndrome de burnout o el de las madres quemadas

arbeitsstress-870x435

Suena el despertador, no sabes bien cuántas horas habrás dormido. Pones a calentar el agua para el té y la leche de los niños. Haces el zumo, preparas el almuerzo para el cole…

Empiezas a levantarlos, alguno remolonea, otro que no quiere desayunar, la pequeña que quiere teti… estás agotada y sólo hace 15 minutos que saliste de la cama. Vamos, ¡que el día promete!

Con algún que otro debate sobre el número de cereales a poner en la taza de leche y si hoy tocaba fruta o bocadillo, sigues con limpieza de dientes, elección y discusión por la ropa de hoy, pones la primera lavadora, sacas unos filetes para que a mediodía estén descongelados…

Vamos camino al cole después de otra pequeña discusión con el mediano sobre si es obligatorio o no el uso del cinturón de seguridad…

Son las 9:00 de la mañana; ahora tienes al mayor en el cole y hay que volver a casa. Sacas a la perra, tiendes esa lavadora y pones otra, la pequeña quiere nuevamente teti y quiere dormir pero el mediano interrumpe varias veces en la habitación chillando y se despierta asustada, por lo que tienes que volver a dormirla…

Cuando has conseguido que la pequeña se vuelva dormir, comienzas un puzzle con el mediano. Recuerdas que deberías llamar al gestor y preparar esa factura pendiente que lleva esperándote 15 días y que, a este paso, no vas a cobrar nunca…

Y, cuando te quieras dar cuenta, hay que preparar la comida y salir corriendo para buscar al mayor. Y piensas en qué se te ha ido el día, porque no entiendes cómo es posible si tú aún tienes cosas de la casa por recoger, hay ropa por todos sitios, juguetes en el cuarto de baño… ¿Cómo lo hace el resto?

Y sientes que no puedes más, que eres mala haciendo cualquier cosa, que fracasas, que no eres una buena madre, ni eres buena esposa, ni eres buena amiga, ni eres buena hija y sabes que no es procastinación porque no has parado ¡pero no llegas! ¡No llegas a nada!

¿Dónde se fue tu eficacia? Si sólo estás con los niños, ¿cómo es posible?

Y recuerdas infancia y recuerdas a tu madre corriendo de un sitio para otro con una casa ordenada, limpia, cuidada… Con la ropa planchada… Si yo no plancho, ¿cómo lo hacía? Yo estoy tan cansada

Y mirar Pinterest o Instagram debería de estar prohibido en días como éste porque te hace sentir peor, vamos que aún te hace sentir más fracasada

Estás agotada psicológicamente, ¿cuánto tiempo llevas sin desconectar, sin darte un paseo contigo mismo? Quizá demasiado…

mamadesesperada

Si eres madre entenderás todo esto, porque yo creo que todas, en algún momento, lo hemos vivido.

Hemos sentido que llevábamos puesta una capa de superwoman y que, sin darnos cuenta, estábamos pisandonos el bajo que, por cierto, nunca supimos coser.

Así que, libérate. Asume que no es perfecta. Aprende a decir que no. No es que no llegues a nada: llegas a lo importante. Relativiza.

¿Crees que tus hijos se van a acordar de si la casa estaba impoluta? No seas ilusa. Se acordarán de tu sonrisa, de tu nivel de estrés.

Así que hoy es un buen día para salir a dar un paseo, incluso para llorar, para liberar el alma y para limpiarla, para conectar y reconectar contigo misma, para recuperar tu energía y tu seguridad.

El síndrome de burnout está diagnosticado, es real. Está relacionado con profesiones con un índice de estrés bastante elevado como los médicos de UCI neonatal, o los policias que se encargan de vigilar a los arrestos domiciliarios.

También está asociado a las mujeres madres que nunca paran. Son mujeres que siempre están en guardia. 24 horas al día, siete días a la semana, 365 días al año.

Hay días en los que yo también estoy quemada, lo reconozco. Días en los que me iría al Caribe con billete de ida.

Hoy es un buen día para decirle adiós a mi capa de superwoman y continuar con la tarea más fascinante e intensa que he elegido: ser madre.

Feliz día mujeres. Cuidaos mucho. Dejad que os cuiden y pedid ayuda si es necesario.

¿Alguna ha pasado por momentos así?

Guardar

Previous Story
Next Story

You Might Also Like

3 Comentarios

  • Reply
    Dacil
    22/05/2017 at 07:36

    Tienes toda la razón. Hace mucho tiempo que decidí ser realista y que le doy prioridad absoluta a que mis hijos se sientan queridos, aunque les riña, aunque lrs grite… siempre les digo: que este enfadadisima contigo no quita que te siga queriendo con locura…

  • Reply
    Planeando ser padres
    22/05/2017 at 11:02

    Aquí llevamos una racha de enfados a diario que me tiene desquiciada del todo. Ya no es que no llegue a todo (que la verdad es que no llego), sino que incluso cuando no tengo nada que hacer, en alguno de esos raros minutos en los que parece que todo está ya encauzado, me noto aún enfadada y de mala leche. ¡No descanso nunca mentalmente!

  • Reply
    Rebeca
    22/05/2017 at 12:22

    Totalmente de acuerdo contigo Ely, creí que era la única a la que no le daba tiempo a hacer todo lo de la casa, me siento totalmente identificada con tus palabras

  • Deja una respuesta

    Close