Hoy leemos

Reseña del cuento infantil: “Mi Papá”

Mi papá

¿Qué tal has pasado el Día del Padre? ¿Me has hecho caso y te has ido de excursión con tu familia a Belmonte? Si no ha sido aprovechando este día festivo, puede ser en otro momento. Si hace mejor tiempo, seguro que disfrutáis mucho más. Hoy, con esto de que ayer celebramos el Día del Padre, te traigo la reseña de un cuento infantil que lleva por título “Mi papá”. Es una buena forma de ampliar nuestra biblioteca y, además, felicitar también desde aquí a mi compañero de viaje y padre de mis pitufines. Si me lees (que lo harás antes o después), ¡Felicidades! Ya te he dicho alguna vez que una que es muy lista, acertó a la primera. Gracias por ser el mejor padre para ellos. ¡No saben (aunque yo ya se lo digo) la suerte que tienen!
Vamos entonces con la reseña del cuento. Como te estaba contando, lleva por título “Mi papá”, está escrito por Coralie Saudo y Kris Di Giacomo (traducido por Esther Rubio); y está editado en 2012 por Kókinos (ISBN 978-84-92750-65-8).
Mi papá” se presenta en un formato de tapa dura que lo hace adecuado a las manos de los niños (las tapas blandas no aportan rigidez y esto dificulta su manejo). Tiene un tamaño bastante grande (aunque no es una “versión aula”); para que te hagas una idea, el cuento tiene unas medidas de 31×23.5 cm. En el interior, las paginas son mucho más gorditas que los folios, lo que facilita que los niños puedan pasar las páginas bien (y mi hijo de 2 años lo ha hecho).
Cuando leemos un título, éste nos da pistas sobre la temática que nos vamos a encontrar. En este caso, podemos ver en el título que el protagonista de este cuento, posiblemente, va a ser un padre. Sin embargo, el hecho de que lleve por nombre “mi papá” y no “mi padre”, nos habla también del público al que va dirigido: niños.
El receptor perfecto de este cuento es un niño, sin duda. Y la edad va a variar entre el año y medio (más o menos, como siempre te digo, dependerá del “estado madurativo” del niño) hasta el primer ciclo completo de primaria (7/8 años). Las actividades que podemos hacer con los niños van a depender de la edad que tengan y del lugar físico en el que nos encontremos. No es lo mismo leer este cuento en un aula de infantil (con motivo del Día del Padre, por ejemplo), que leérselo a nuestro hijo antes de dormir. Pero vamos, que esto además de lógico, es ir adaptándonos a las circunstancias que tengamos y hacer que disfrutemos con la lectura del cuento, sobre todo.
El emisor de un cuento es el autor, y también la maestra o el maestro que está en  el  aula  o el padre o madre que lee a sus hijos, y  que  se  encarga  de  contárselo.  Sin  embargo,  éste  no  es  el emisor  que  nos  interesa.  Vamos  a  definir  el  emisor  como  aquel  personaje  del cuento  con  el  que  los  niños  se  pueden  sentir  identificados  y  que  les  transmite cosas. En este caso, el emisor de este cuento es el hijo, que es el que cuenta lo que le pasa a su padre cada noche y cómo reacciona él. El hecho de que, además, este personaje sea un niño hace que nuestros niños se sientan identificados con él desde el principio.
El tema que trata este cuento es la película que muchos padres vivimos cada noche con los niños, que no quieren irse a dormir. Y, claro, cada día tenemos las mismas escenas (o muy parecidas) hablando dulcemente con ellos, momentos de carreras por la casa, momentos de lectura para calmar al pequeño, la petición de leer otro cuento más, el agotamiento que provocan, e incluso cuando vienen a dormir con nosotros y quieren tener la luz encendida… Sin embargo, esta historia está contada por un niño que tiene un papá “muy grande, muy fuerte, pero… Todas las noches con el mismo cuento”.
El tema se ajusta perfectamente a las edades de los niños que he mencionado un poco más arriba. Son edades en las que todos los niños intentan no irse a dormir para seguir con la actividad. Su nivel de energía es muy alto y quieren que los días sean eternos. Al menos a mi hijo le pasa. Luego cae dormido en cuestión de segundos pero hasta que cae nos tocan un montón de cosas que en el cuento también pasan.
La estructura del cuento es la normal en los cuentos infantiles (aunque hay otra) de planteamiento-nudo-desenlace.
La acción del cuento se plantea en una casa con diferentes estancias: salón, dormitorio, habitación principal. El tiempo es indefinido porque no sabemos si se da en el pasado, en el presente o en el futuro; aunque deja ver que es una situación que se da cada día al caer el sol y llegar el momento de ir a dormir.
Las ilustraciones están secuenciadas, lo que permite que el niño pueda seguir la historia observando las imágenes una vez que ya ha sido contada. La imágenes no son para nada estereotipadas, y se mezclan objetos dibujados con imágenes reales que han sido colocados a través de la técnica de collage.
Si analizamos el lenguaje podemos ver que se trata de un lenguaje sencillo pero no reduccionista en el que hay diálogos entre padre e hijo, y también hay explicaciones de la realidad que vive el hijo mientras intenta, a veces desesperadamente, acostar al padre. El hecho de que las frases sean cortas y no haya subordinación excesiva nos hace ver que es un texto para el disfrute de los niños y para que lo puedan comprender sin problemas.
El protagonista, el niño, parte de una actitud positiva porque, simplemente, cuenta de forma objetiva que su padre es muy grande, muy fuerte pero que todos los días tiene el mismo cuento. Y es entonces cuando tiene que realizar una serie de prácticas (dialogar con él, leerle cuento, dejar que corra por la casa, acompañarlo hasta su cama) para conseguir su objetivo. Y es que el papá tiene miedo a la oscuridad a pesar de ser tan grande y tan fuerte. Y termina con una actitud positiva porque comprende el estado del padre y lo acompaña en todos los momentos hasta que se le cierran los ojos, aunque deba dejar la luz encendida. ¿No es genial que acompañemos a nuestros hijos en cada momento aunque tengan miedo?
En mi opinión este cuento se adecúa a la edad de los niños y a la psicología de los mismos. Lo único que hace es cambiar a los personajes y hacerles ver a los niños que los padres siempre acompañamos y, aunque nos vean tan grandes y fuertes, también tenemos miedos (aunque no siempre los mostremos). Es un buen cuento para leerlo con ellos y para echarnos alguna risa con ellos.
Este ha sido mi análisis del cuento, ¿qué te ha parecido? (Puedes dejar tu opinión en los comentarios). Si quieres aprender a hacer análisis de textos para valorar por ti mism@ los cuentos para tu clase o para tus hijos, he preparado un curso de literatura infantil en el que aprenderemos esto y más. Puedes hacerlo a tu ritmo o bien conmigo a través de diferentes clases online. ¡Tú eliges!
Te dejo enlaces de varios cuentos con la temática de Papá. Recuerda que estos enlaces son productos que comprarías a través de mi cuenta de afiliada, por lo que, por cada cuento que compres, Amazon me gratifica con una pequeña comisión para que pueda seguir llevando el blog adelante. Si necesitas algún enlace de libro que no aparezca, escríbeme y te lo busco. ¡Y con esto me despido! Te leo en los comentarios ¡Feliz fin de semana y hasta el lunes!

Previous Story
Next Story

You Might Also Like

No hay comentarios

Deja una respuesta

Close