Crianza Reflexión

Regalo para el Día del Padre: Sesión de fotos con Eva Gascón

Rodeada de amor

No os he podido contar antes cuál fue nuestro regalo del día del Padre porque si no, mi chico se hubiera enterado y llevaba organizándolo cerca de un mes, así que teníamos que mantener la sorpresa y el blog nos lo tiene muy fichado 😉

Cuando recordé las fechas importantes de marzo, allá por mediados de febrero, pensé en hablar con Eva Gascón para que hiciera una sesión con los tres peques y regalarle una composición bonita al padre de las criaturas que, en muchas ocasiones, es ninguneado por la sociedad como padre (los pediatras me hablan a mí, la familia me habla a mí sobre los niños, sus cuidados y demás, etc.) pero si alguien se merecía un buen regalo por el día del padre es él que está al pie del cañón cada día.

Llamé a Eva ese mismo día porque sé que su agenda se va llenando con gente previsora y yo no quería quedarme sin la sesión, ya que había tenido la idea, pues quería llevarla adelante.

Iron Man

La conversación con ella ya me tranquilizó porque me ofreció muchísimos lugares para poder ir con los niños y que salieran unas fotos muy bonitas. Tras valorar varios sitios, las edades de los niños, las actividades que podíamos hacer y demás, decidimos que lo mejor sería hacer la sesión en casa porque los días aún eran fríos y no queríamos arriesgarnos a que la pequeña cogiera frío. La bronquiolitis la sigo teniendo muy muy presente.

Antes de colgar, Eva me pidió que fuera buscando un marco que me gustara para pensar en la composición y que ella pudiera orientarme también. Me dijo que era un tema que normalmente se quedaba para el final pero que era importante para saber cómo hacer las fotos si en vertical u horizontal, si había que poner alguna disposición especial en cuanto al color, el número de fotos que serían necesarias, etc.

Me puse manos a la obra y en unos días tenía el cuadro en casa esperándome para comenzar a montar el regalo. ¡Menos mal que lo pensé con tiempo! Porque, aunque parezca que una no hace nada, sólo estar pendiente de fechas, de detalles como buscar el cuadro, de encargarlo, esconderlo (esto, en mi casa -caja de cerillas- debería ser para ponerme un pin) y luego imprimir las imágenes en el tamaño deseado, colocarlas, envolver el paquete y concienciar al mayor de que esto es una sorpresa y que no debemos desvelarla antes de tiempo (cosa que yo nunca me aplico)

Extra-112

Llegó el día de la sesión y parece que el tiempo estuvo de nuestra parte. Comimos pronto y recibimos a Eva para comenzar con la sesión.

Lo que más me gusta de Eva es que ella deja su mochila y se gana a los niños a través del juego, de la mirada, de la palabra… Pasa un rato con ellos, observa con atención sus juguetes, sus gustos y luego, cuando ve que ya tienen confianza con ella, empieza a sacar la cámara y, poco a poco, va haciéndoles fotografías.

Extra-114

Y claro, captura momentos muy bonitos entre los hermanos de juegos, de compartir miradas, de disfrutar haciendo el “cucú-tras” con una almohada, una manta o con sus manos.

RegaloPapa-110

Respeta sus tiempos, sus espacios, sus juegos y eso los niños lo notan, lo captan y comienzan a relajarse dando lo mejor de ellos mismos.

Álvaro y Lucía en la cama

Nuestra experiencia con Eva siempre es genial, aunque tengo que reconocer que llegó mi chico y me pilló totalmente descuadrada, pero ella también comenzó a hablar como si no pasara nada y dijo que era una amiga que estaba por aquí y que pasó a saludar y a conocer a Lucía. Ahora cuando lea estas palabras sabrá quién era esa chica alta y morena. Sí, era Eva -la fotógrafa-.

Álvaro y Lucía

El regalo quedó estupendo. Me pasó fotografías para elegir y, aunque intentó hacérmelo fácil, la verdad es que cuesta mucho porque en cada foto ves caras de tus hijos que te alucinan y decidir las que te quedarás es un proceso que me costó, lo reconozco.

Si os apetece tener un recuerdo para toda la vida, hablad con Eva. Ella os asesorará y os dará las mejores opciones para lo que queréis. Se adapta muchísimo a cada familia y, sobre todo, a los niños.

Diego y Lucía

Gracias Eva por ponérnoslo fácil, el resultado fue maravilloso y el padre quedó muy contento con él. Ahora lo tenemos colocado en el salón, aunque nos falta una foto chula de los dos, a solas, para completar uno de los huecos -que la familia la comenzamos nosotros, ¿verdad?

Por cierto, por aquí no lo he dicho, aprovecho la entrada para deciros que el próximo sábado voy a Las Rozas con el taller Educar en Positivo. Aún queda alguna plaza, así que, si os interesa, os dejo la imagen y el enlace directo para reservar. Las plazas son limitadas y vamos a hablar de educación, vamos a compartir y a tomarnos unas pastitas y un té 😉 ¡Planazo de sábado! 😉

Instagram Talleres

Previous Story
Next Story

You Might Also Like

No hay comentarios

Deja una respuesta

Close