Hoy reflexionamos

¿Qué hacer si te cortan el gas?
Vivir sin agua caliente no es posible

DSC_1524

Hoy os cuento mi última aventura, que está relacionada con el gas, el agua caliente y los baños de mis hijos -bueno, ¡y nuestros! -. Os lo cuento porque, cuando a mí me pasó me hicieron mucho hincapié en que buscara profesionales porque si no, pagaría la novatada dos veces y me saldría por un pico. Pero empecemos por el principio.

Se levantan mis pequeños, desayunan y nos vamos al cole a llevar a Álvaro. Volvemos y, al ratito, me avisan por el telefonillo de que ha llegado el técnico de Madrileña Red de Gas para hacer la Revisión periódica (la que se hace cada 5 años) en la instalación de gas.

Yo sigo con mi día mientras el técnico -muy educado, por cierto-, está haciendo sus comprobaciones. Cuando acaba de mirarlo todo me dice que tengo una fuga y que debo repararla, pero que, mientras, me corta el gas a la espera de que les envíe un certificado de corrección de defectos.

Mi cara se va descomponiendo mientras pienso en que qué vamos a hacer esa noche con el baño de los niños y dando gracias de que las temperaturas son las que son y no haga frío. Pero claro, esto me pilla en pleno invierno y ¡morimos congelados!

El técnico me dice que me ponga en contacto con la asociación madrileña para que pueda contactar, directamente, con una empresa instaladora autorizada por la Dirección General de Industria.

DSC_1526

Y es que el problema es que, si metes en internet certificados de gas, los hay a precios muy económicos, pero claro, sin teléfonos, sin datos fiscales y sin ser oficiales. Vamos, que la piratería ha llegado también a algo tan serio como jugar con el dinero de las familias que solo queremos que llegue la noche y podamos bañar a nuestros hijos. Pero si el certificado no es legal, no habremos hecho nada por culpa de esa publicidad fraudulenta.

Me pongo en contacto con Agremia (antes llamada Asefosam – Asociación de Empresas del Sector de las Instalaciones y la Energía) y les solicito un listado de empresas adheridas de instaladores autorizados por la Dirección General de Industria (sí, me había apuntado el término 😉 ) y, rápidamente, me facilitaron un listado con las empresas autorizadas que hay en mi zona.

Después de hacer varias llamadas, conseguí que una de ellas me atendiera por teléfono. Le expliqué lo que había pasado un ratito antes en mi casa y mi problema urgente por esto de tener tres niños pequeños, que acumulamos ropa en cuestión de minutos y los baños van a la orden del día.

Me dijeron que no me preocupara, que en un ratito los tendría en casa porque, dada la situación que tenía, me ponían como urgente y tendría todo solucionado lo antes posible.

DSC_1528

Efectivamente, al rato vinieron, hicieron la corrección de defectos subsanando la anomalía, que fue repararme la fuga que tenía y me hicieron el certificado para enviárselo a Madrileña Red de Gas. Lo mejor es que esta empresa, Noroeste Lumogas, sin coste adicional, se encargaba también de este último paso, aunque, si yo quería, podía hacerlo yo.

Pero no, no estoy tan loca como para meterme en más tareas. Si puedo delegar, lo hago. A fin de cuentas, ellos saben cómo enviarlo, dónde y tienen sus contactos. Yo lo que quería era que vinieran personas profesionales, que repararan mi problema y volver a tener gas lo antes posible, cosa que fue posible porque el técnico inicial me avisó de la piratería y de la importancia de hacer las cosas bien desde el principio.

En fin, que una vez que volví a sentir que teníamos agua caliente, volví a respirar tranquila. Así que si alguna vez os ocurre que os cortan el gas, que entráis a vivir en un piso de alquiler y tienen que daros gas, buscad empresas serias, que os sellen el certificado profesionales autorizados, con sus números correctamente identificables porque, si no, pagaréis la estafa y luego tendréis que pagar al profesional, además de quedaros sin gas, ¡con lo necesario que es hoy en día y más teniendo niños pequeños!

En fin, que espero que no os haya tocado pagar la novatada en ningún aspecto, aunque seguro que tenéis alguna anécdota -ahora, pasado el tiempo, puede que os riais (o no)- sobre estafas domiciliarias. Si queréis contarme alguna, seguro que compartiéndolas vemos que tenemos que tener mil ojos y no solo fiarnos de páginas web bonitas.

Previous Story
Next Story

You Might Also Like

1 Comentario

  • Reply
    Taisa
    29/04/2017 at 16:33

    Qué morro tiene la gente. La verdad es que yo cada día flipo más, hay que andar con mil ojos con todo.
    Igualmente, no bañar a los niños algún día tampoco pasa nada… Aquí en Alemania no se estila el baño diario XD Y si tienes vitro, (o microhondas, que es más común) a malas puedes preparar la bañera :)

  • Deja una respuesta

    Close