Hoy reflexionamos

¿Por qué me miras con cara de pena?

eye-428390_1920

Este tercer embarazo está siendo diferente, muy diferente. Es verdad que ya no soy “novata” y me he quitado el cartel de L en esto de la maternidad, pero sí soy novata en ser trimadre. Y, claro, desde que se me ha notado la tripa, he notado que la gente me mira distinto.

De repente me encuentro con miradas de lástima, con caras de “esta chica está loca”, con gestos de asombro cuando voy paseando con dos niños y una tripa…  ¡Y lo de los comentarios es un no parar!

Hay gente que me dice “¡ay, qué bien! ¡una niña! ¡y ya paráis!” que, de verdad, me callo y sonrío, pero hay veces que me dan ganas de contestar a la gente con un “¿quién eres tú para decidir cuántos hijos vamos a tener?”

Y mira, que te diga algo la familia, pues como que te tienes que callar porque los quieres. Pero cuando hasta desconocidos te miran raro…

El otro día fui a comprar con mis hijos y el chico que estaba pidiendo en la puerta del supermercado me dijo “tiene pinta de niña, así que ya paras”… Y, claro, se te queda una cara de póquer, que os podéis imaginar.

No, no quiero miradas de pena. No ha sido un embarazo no deseado ni un hijo no buscado.

Pero es que aunque lo fuera, no me gustan esas miradas en las que hay juicio sobre si debes o no tener hijos. ¡Cada uno tiene los que puede o quiere tener!

Ely 3

Cuando tuvimos a Álvaro enseguida -cuando digo enseguida me refiero al mismo día en el que nació- ya nos dijeron “y ahora enseguida a por el hermano o hermana”. Como si recién parida estuvieras con ganas de “jarana”

Cuando nació Diego ya hubo quien nos dió el “pésame” porque nos quedábamos sin la niña… “Claro, como ya no vais a tener más”. A mí me alucina la capacidad que tiene la gente para leer el futuro y saber cuántos hijos tendremos -algo que, por cierto, ni nosotros sabemos 😀 -.

Y con el anuncio del embarazo de Lucía ha sido de órdago. Hay quien te felicita y te dice que “ya era hora de tener a la niña” -yo me río y le echo la culpa al padre y a sus cromosomas XY-. Hay quién te da el pésame y te dice “vaya, no lo teníais pensado, ¿verdad?”. Y hay quién, directamente, te dice cosas comos “demasiado valientes sois, no está la vida para tener tantos hijos”.

¿Tantos? ¡Dios mío, sólo son tres! ¿Qué pensarán cuando conozcan a Paloma de “7 pares de katiuskas” -que no tiene 7 sino 8-.

En fin, que después de soltaros todo este discurso que me tenía un poco inquieta tengo que confesaros que no me gustan nada esas miradas, que preferiría que cada cuál mirase más su vida y analizara si es feliz, en lugar de andar hablando y cuchicheando sobre si tengo muchos o pocos hijos.

Que vamos a tener los hijos que decidamos mi marido y yo, que para eso somos los padres y tenemos la fábrica nosotros y la patente :)

Y no, no me mires con pena, que yo ni estoy triste ni infeliz por tener hijos. Más bien, todo lo contrario 😀

¡Feliz lunes, familia!

Previous Story
Next Story

You Might Also Like

1 Comentario

  • Reply
    Maite
    10/10/2016 at 18:39

    Qué hartura de sociedad en la que todos tenemos que ir con el “mismo uniforme” si no queremos que nos miren de mala manera por salirnos de la foto…Está claro que “por norma” lo comúnmente aceptado es “la parejita”. Lo que se salga de ahí, por exceso o por defecto, será sujeto a críticas. Como si las vidas de cada familia pudieran encorsetarse en unas reglas de igualación. A pesar de ello, creo que el mejor mensaje que podemos mandar a esas miradas indiscretas, haciendo un ejercicio de libertad, es salir a la calle con una sonrisa y la cabeza bien alta demostrando al mundo que se puede ser muy feliz saliéndose de los cánones establecidos siempre y cuando la magnitud de nuestra familia obedezca a una decisión libre y responsable de un matrimonio que se profesa amor del bueno. Un besazo y a disfrutar de tu familia!!

  • Deja una respuesta

    Close