Hoy reflexionamos

¿Por qué Lucía no lleva pendientes?

pendientes

Aún a riesgo de ser criticada o cuestionada, me animo a compartir con vosotros los motivos por los que hemos decidido que Lucía no lleve, por ahora, pendientes.

Digo “por ahora” porque sabemos que es posible que ella misma, por decisión propia, en unos años, decida ponérselos con el fin de llevar la contraria a sus padres (cosa muy típica de los hijos) 😀

Cuando me quedé embarazada por primera vez ya me ofrecieron los pendientes de primera puesta si era una niña. Pero pronto nos dijeron que Álvaro traía “los pendientes” de serie y que era un niño. Nadie me volvió a ofrecer los pendientes porque “es cosa de chicas”.

La historia se repitió con el segundo embarazo pero volvimos a tener varón, así que el tema pendientes no era motivo de “discusión familiar” (entiéndase hablar largo y tendido sobre el tema, la perspectiva de los padres de la criatura, de la familia y la decisión final).

Y cuando en este tercer embarazo nos dijeron que era niña sabía que tenía que enfrentarme a una realidad que chocaría con la Ely de hace años. Porque, realmente, el cambio ha estado en mí y no en la gente de mi alrededor.

Yo he sido una chica de costumbres y tradiciones pero fue llegar la adolescencia y me revolucioné. Ya no me gustaban las mismas cosas que a mis padres, empecé a interesarme por otras cosas, a manifestar mi opinión sobre la violencia, las guerras, la alimentación… Digamos que fue un cambio progresivo pero se iban viendo los primeros pasos.

Esta Navidad, sin ir más lejos, mi padre se reía mientras me decía “pero, ¿cuándo has cambiado tanto?”.

Quizá siempre fuí así o quizá es que empecé a pensar por mí misma, sin dejar que la influencia del entorno directo, de las tradiciones o de la sociedad, en general, me hiciera moverme por sus hilos.

 

 

Total, que empecé a darle vueltas al tema pensando que por qué debíamos las mujeres, sólo por el hecho de ser chicas, estar marcadas ya desde el nacimiento con unos pendientes. ¿Dónde queda la libertad de elección si ya te los han puesto?

Sí, sé que los padres decidimos muchas cosas de nuestros hijos. Sí, sé elegimos si bautizarlos, si llevarlos al colegio o no, si que lleven chándal o vaquero… Pero por el tema de nacer mujer llevar pendientes era algo que me chirriaba mucho. Sobre todo porque es un tema cultural y, por esa misma razón, hay lugares en los que se practica la ablación.

¡No! No lo estoy equiparando, pero hacer agujeros en las orejas de un bebé es algo no natural, artificial, que ninguna necesitamos para vivir… Por lo tanto es algo no necesario. Entonces, ¿para qué ponérselos?

También está el tema estético pero, en nuestro caso pensamos que, “el que es guapo es guapo y hasta los mocos le hacen adorno”, como diría mi suegra. No, ahora de verdad. No quiero pensar que por no llevar pendientes Lucía va a ser más o menos guapa, ¿no? Además, que no deberíamos marcar ya a las niñas con si son bonitas, guapas y tienen que estar siempre perfectas si queremos cambiar este mundo y la utilización de la mujer, ¿no?

Bueno, que tampoco quería yo extenderme demasiado. Simplemente, hemos considerado que no queremos ponerle pendientes. Es posible que ella los pida en algún momento y, por supuesto, la acompañaremos a hacérselos si es su deseo.

Yo me hice uno más con 15 años porque mi padre me decía que si me ponía uno en la nariz, él se pondría otro. Total, que lo desafié y llegué a casa con el tercer agujero hecho (no me dolió nada, para todos los que decís que si no los hacen de pequeños duele mucho. El dolor en la primera infancia existe, conste en acta). Pero él, como era de esperar, nunca se lo hizo. Si se lo hubiera hecho, creo que me hubiera puesto otro en la nariz para ver cómo le hubiera quedado a él también… Este tipo de cosas sólo lo hacen los hijos, ¿verdad? 😀

¿Y vosotros, cómo habéis gestionado el tema de los pendientes y las niñas? Soy toda oídos 😉

Guardar

 

Guardar

Guardar

Previous Story
Next Story

You Might Also Like

No hay comentarios

Deja una respuesta

Close