Viajes

Patones en familia

img-20161126-wa0026

¡Buenos días, familia! ¿Cómo lleváis el día? Espero que bien, muy bien.

Hoy os traigo un post sobre una escapada que nos hemos marcado este fin de semana pasado y que, como nos ha gustado tanto, queremos compartir con vosotros.

Y es que hemos estado en Patones, una pequeña localidad de la sierra Norte de Madrid que abarca a Patones de Arriba, la parte turística que se caracteriza por estar situada en una montaña y tener arquitectura negra de pizarra.

img-20161126-wa0000

En nuestro caso fuimos un grupo de 21 personas -incluyendo a la pequeña Lucía, que no llegaba al mes- para disfrutar del paraje, de la zona y la gastronomía.

Y es que cuando la familia quiere ir a algún sitio nuevo a comer y a descubrir entornos nuevos, ¡vienen hasta los universitarios! 😉

img-20161126-wa0034

¿Qué se puede ver en Patones?

Patones tiene un tipo de arquitectura rural que se caracteriza por la pizarra como elemento principal. Es normal dado que es un material muy abundante en la zona, pero digamos que lo hace muy característico. Además, todo está muy cuidado e, incluso las reconstrucciones llevadas a cabo en el pasado siglo XX, se hicieron con el mismo material.

img-20161126-wa0017

Podemos ver la Iglesia de San José, situada a la entrada del pueblo y que hoy se dedica a exposiciones e información turística.

Y la cascada que se puede ver también es muy recomendable. Además, ahora en otoño tiene muchísima agua y los niños -y no tan niños- disfrutaréis un montón. El colorido ahora es muy chulo, las vistas, el pueblo, los rincones… merece la pena visitarlo, de verdad.

img-20161126-wa0020

*Nota importante: no llevéis carro si vais con niños pequeños. Es un pueblo con muchas cuestas, el suelo está adoquinado y se conducen fatal tanto si tienen ruedas grandes como pequeñas. Haced uso de la mochila, bandolera, fular… ¡porteo al poder!

¿Y dónde comemos?

Hay sitios para comer en Patones de Arriba y también hay alojamientos. Os dejo la web oficial para que le echéis un vistazo si queréis aprovechar un fin de semana completo.

En nuestro caso fuimos a pasar el día y llevábamos reserva en el Restaurante La Cabaña, que tiene Parking dentro del pueblo.

No conocíamos el restaurante y nos sorprendió por la calidad y cantidad de sus productos -todos comimos muy bien y ya, de hecho, no cenamos-.

Teníamos una sala reservada para poder estar los veinte -Lucía iba en el fular metida- y estuvimos muy bien.

Los camareros fueron muy atentos y amables, especialmente con los más pequeños, que ya sabemos que se cansan, corren, gritan… Los pequeños son los míos, que el resto de niños ya son más mayores y tuvieron paciencia infinita mientras Álvaro les miraba jugar a las cartas.

Para los vegetarianos deciros que no tenemos problema. Aunque hay muchísimos platos que tienen carne en sus múltiples variedades, también tenemos opciones.

Yo elegí una ensalada mixta de primero y de segundo un plato de puerro caramelizado con queso de cabra que estaba delicioso.

¡No os quedéis sin probar los postres!

En nuestro caso, repetiremos la visita a Patones para primavera, que debe estar también muy bonito.

img-20161126-wa0040

img-20161126-wa0027

img-20161126-wa0031

img-20161126-wa0023

img-20161126-wa0022

img-20161126-wa0024

img-20161126-wa0038

Y con la familia repetiremos cuando quieran, porque ya hemos comprobado que tener tres enanos no es impedimento para salir a disfrutar y, si necesitamos ayuda, tenemos muchas manos deseosas de cogernos a los niños 😀

img-20161126-wa0041

¿Conocéis Patones? ¿Cómo fue vuestra experiencia? ¿Os animáis a ir?

P.D. Las fotografías que he puesto no son mías. Yo andaba ocupada y recurrí a los fotógrafos geniales que nos acompañaron. ¡Gracias a todos por vuestra colaboración, familia!

Previous Story
Next Story

You Might Also Like

No hay comentarios

Deja una respuesta

Close