Hoy viajamos

Ópera ecuestre con niños

Durante las vacaciones de Navidad hubo en el pueblo en el que vivimos un espectáculo en el que se combinaba la ópera y los caballos. Como podéis imaginar, era una auténtica delicia tener la Ópera Carmen al lado y no quisimos perdérnoslo.

El precio era de 15€ cada adulto y niños gratis hasta los diez años, pero con la venta anticipada te ahorrabas 5€, así que merecía la pena. Hubo dos sesiones: una el sábado por la tarde y otra el domingo por la mañana. 
 
Nosotros elegimos la sesión del domingo y, como una familia más, allí que nos plantamos con nuestros enanos y nuestra cámara para no perdernos nada del asunto. Yo vi en el cine hace ya unos años Carmen de Vicente Aranda (y, posteriormente, la he visto en varias ocasiones en televisión) y quedé enamorada de la versión de este director de cine español. Carmen, interpretada por Paz Vega, enamora perdidamente al Sargento José, interpretado por Leonardo Sbaraglia y, a partir de ahí, veremos una complicada historia en la que se combinan el amor, la libertad, la pasión y la delincuencia. Si no la habéis visto es una película recomendable para ver (sin niños). 
La ópera de Carmen que vimos tenía la misma historia pero adaptándose a las diferentes canciones que acompañan. Al ser espectáculo ecuestre pudimos ver a diferentes caballos que bailaban, corrían, y, a fin de cuentas, interpretaban otro papel. 
 
La duración del espectáculo no llegó a una hora por lo que a los niños no se les hizo pesado. Álvaro se pasó todo el tiempo observando a los actores y actrices, y disfrutando viendo actuar a los caballos. Aplaudía sin parar cuando terminaba la presentación de los diferentes actos y, al finalizar la obra, estuvo un buen rato acompañando al resto del público que aplaudía sin descanso. 
 Para nosotros mereció la pena. Significó hacer una salida en familia diferente, aprovechando las diferentes actividades que se proponen desde el pueblo en el que vivimos y, que si no apoyamos, dejarán de hacer. A veces me da la sensación de que tenemos a nuestro alrededor muchas posibilidades y opciones, pero que preferimos irnos a otros lugares más lejanos de nuestra casa pensando que vamos a disfrutar más cuando no siempre tiene por qué ser así. 
Si tenéis la oportunidad de acudir a ver espectáculos de ópera, teatros con niños, no lo dudéis. Podréis pasar un rato muy divertido y, sobre todo, al observar en sus caras la ilusión, disfrutareis como padres aún más. Apoyar la cultura y animar a los niños a acudir a estos eventos nos enriquece a todos, y más a ellos.
¿Vosotros también lleváis a los niños a diferentes eventos culturales? ¿Habéis ido a la ópera con niños? ¡Gracias por comentar!

Previous Story
Next Story

You Might Also Like

No hay comentarios

Deja una respuesta

Close