hoy aprendemos Montessori

Nuestro rincón de limpieza – Montessori

DSC_0039

¿Sabíais que a los niños las actividades del día a día les resultan muy atractivas? Seguro que os ha pasado alguna vez, estáis limpiando los cristales o la mesa y, de repente, veis a vuestro pequeño con una bayeta limpiando otra zona de la casa.

Al menos, a mí me ha ocurrido con mis dos hijos. Llega un momento en su desarrollo en el que les apetece sentirse útiles, hacer cosas normales como pasar el aspirador o limpiar la mesa o fregar el suelo.

Nosotros, desde hace un tiempo tenemos un rincón de limpieza Montessori en la cocina con útiles de limpieza. ¿Para qué? Para que todos sepamos dónde están las cosas que se necesitan para mantener la casa limpia. De esta forma, si se nos cae el zumo o algo de la comida, es muy sencillo para los niños encontrar lo que necesitan. Yo, por lo menos, intento animarlos a que recojan lo que se les ha caído, animándoles a ser responsables con la casa y manteniendo un orden (dentro de las posibilidades reales de las edades de mis hijos, claro).

Cuando paso el aspirador es rara la vez que Diego, mi pequeño de 16 meses, no quiere pasarlo por mí, aunque eso implica que la actividad es más lenta y me lleva más tiempo. Sin embargo, creo que la inversión de tiempo tendrá cosas muy positivas de aquí a un tiempo, porque podrán sentirse miembros útiles de la familia, que colaboran y que realizan tareas domésticas, al igual que hacemos su padre o yo.

Porque creo que así se educa en la igualdad, haciendo tareas y adquiriendo todos la corresponsabilidad. Si todos vivimos en la casa, lo suyo es que todos seamos responsables de su mantenimiento.

Unos consejos para terminar:

  • Pensad que los ritmos de los niños tienen poco que ver con los nuestros, para ellos todo debe ser más sencillo y llevado a cabo según la dificultad que puede asumir.
  • No esperéis que lo dejen todo limpísimo si es la primera vez que cogen un pañito, pero poco a poco, a través de la práctica, irán perfeccionando la técnica y cada vez les saldrá mejor.
  • Intentad que las tareas no sean obligadas, sino que a ellos mismos les interese. A mi hijo pequeño le encanta el aspirador y a Álvaro le gusta más limpiar la mesa. Lo importante es colaborar.
  • Si lo tenéis todo organizado, será más fácil para ellos saber lo que necesitan y dónde deben dejarlo después. Una pequeña repisa será suficiente para mantener el orden.
  • Cuidado con los productos de limpieza, hay algunos que son muy tóxicos. A veces con un spray con agua y jabón y otro con agua y vinagre, la casa queda estupenda (y por muy poco dinero)
  • Si queréis que al barrer vuestros hijos no vayan repartiendo el polvo por toda la casa, poned alguna marca en el suelo para enseñadles a llevarlo todo ahí. Así aprenderán que deben amontonar el polvo y la pelusa :)
  • Intentad que el material que tengan los niños sea para niños. Eso no quiere decir que sea de juguete, quiere decir que sea adecuado para su tamaño. Nosotros hemos conseguido palos para la escoba y la fregona que son telescópicos, por lo que son prácticos para ellos y también para nosotros cuando los abrimos. Puede ser una buena opción para familias con poco espacio 😉

Espero que os haya gustado. ¿Vosotros tenéis también un rinconcito de limpieza para que vuestros niños se puedan implicar en las tareas de limpieza de la casa? ¿Cuál es vuestra experiencia?

¡Feliz día, familia!

Previous Story
Next Story

You Might Also Like

No hay comentarios

Deja una respuesta

Close