Hoy reflexionamos

No juzgues y no serás juzgado: una historia de lactancia

DSC_0282

Me dice mi amiga Laura que menudo encuentra blogs y páginas de maternidad en las que parece que se criminaliza a aquellas madres que dan el biberón a sus hijos y que le encantaría encontrar algún artículo en mi blog en el que hable de su caso, que es también el de muchas otras madres.

Una historia real

Mi amiga Laura tuvo a su pequeña en el mes de junio del año pasado.

Cuando yo hablaba con ella sobre lactancia materna me dijo que lo intentaría y así fue. Laura se puso a la pequeña desde el momento en el que nació y yo, las veces que la he visto, puedo asegurar que ha intentado darle el pecho a la pequeña activamente.

En su caso le molestaba mucho el pecho desde que comenzó. Vamos, prácticamente desde que salió del hospital comenzó a utilizar pezoneras y con un gran esfuerzo dio a su hija leche materna hasta, aproximadamente, los cuatro meses (aunque complementó prácticamente desde el principio).

Mi opinión

Realmente no importa el tiempo que se le dé de mamar a tu hijo. Mejor tres meses que ninguno. Mejor un día que ninguno. Pero si es ninguno, tampoco pasa nada porque dar de mamar, que es un acto natural, no es una obligación; es una opción para las madres y para las familias.

Yo, que soy muy pro lactancia y he dado de mamar a mis tres hijos hasta un destete respetuoso con ellos, creo que la mayor libertad está el poder elegir si queremos dar el pecho o un biberón.

La lactancia no siempre es fácil

No pasa nada por no querer dar de mamar o por intentarlo y no conseguirlo. Y es que parece fácil, pero no siempre dar de mamar es sencillo.

Es verdad que los niños vienen preparados y tienen el reflejo de succión, pero nosotras, las madres, no hemos tenido modelos de los que aprender sobre cuáles son las posiciones correctas para dar de mamar a nuestros hijos y, a veces, no estamos bien asesoradas ni siquiera por el personal sanitario que nos atiende en el propio hospital.

Dar de mamar no es difícil, pero necesitas mucho apoyo. Necesitas apoyo de tu familia, del personal sanitario, de tu pareja -necesitas un sostén- y, a veces, en este mundo acelerado, no es fácil encontrarlo.

Información y apoyo

Así que, si estás embarazada o te acabas de tener un bebé y has decidido dar de mamar a tu hijo: inténtalo, infórmate, asesórate, pide ayuda si la necesitas…

Y si has decidido dar biberón: disfruta, porque se puede dar un biberón de una forma muy consciente y estando muy presente para el bebé.

Puedes dar el pecho y estar completamente desconectada de él; he visto de todo. Así que, si vas a dar el pecho, móvil fuera y conexión con el pequeño lactante.

¿Y el famoso vínculo?

No desesperes, dar el pecho o un biberón no va a hacer que tu conexión o vínculo sea mayor o menor, una cosa no tiene que ver con otra. Así que paremos un poco el tiempo y, hagas lo que hagas, sé consciente de lo que estás haciendo, del momento que estás viviendo y disfrútalo. Disfrútalo porque todo pasa. Todo llega y todo pasa.

Hasta aquí el post de hoy, espero que os haya gustado.

Laura, gracias por hacerme ver que hay muchas mamás que tenéis dificultades a la hora de dar el pecho y no por eso no lo habéis intentado. Por supuesto no sois menos madres ni los criais de una forma menos consciente y estando presentes. Gracias por dejarme contar un poquito tu caso, gracias por dejarme acompañarte en tu maternidad, con tu forma de vivirla y por disfrutarla como lo estás haciendo

Un beso para todos y ¡feliz día!

Guardar

Previous Story
Next Story

You Might Also Like

1 Comentario

  • Reply
    Alexia
    28/02/2017 at 23:15

    Pues tu amiga Laura llevaba razón en que pocos son los posts que hablen de dar el biberón de forma positiva. Y sea o no opción desde el principio, es muy respetable. Al igual que ella yo lo intenté por activa por pasiva, y mucha gente me hizo sentir muy mal, como si yo fuera la culpable de que no se alimentara solo de pecho. Hasta que alguien me dijo…mira no escuches a nadie, haz lo que te salga.
    Mi hija soltó la teta sola hacia el segundo mes…no la quiso nunca más, porque ¿qué haces?, la dejas llorando de hambre porque no produces leche suficiente y tienes que darle ayuda de bibi.
    Es muy fácil criticar sin saber qué hay detrás de un biberón.
    Me parece estupendo que se hable de casos como el de Laura, y desde el respeto.

  • Deja una respuesta

    Close