Reflexión

Los niños son los que más sufren ante los problemas de conciliación

hijos conciliación

Ayer se celebró el Día de la Mujer Trabajadora y la red, como siempre, se llenó de mensaje, a veces contradictorios, sobre si debemos o no celebrar este día. Por mi parte tengo sentimientos encontrados: por un lado, recordar a las mujeres que murieron calcinadas tras solicitar tener los mismo derechos que los hombres (y tiempo para amamantar a sus hijos) me hace pensar que son episodios de la historia que debemos recordar, tener presentes, para que no pase (porque aun aún muchos sitios donde pasa). Por otro lado, creo que deberíamos dejarnos de regalar bombones o flores en este día y actuar. Porque la conciliación nos afecta a todos, aunque a muchas personas hoy no les preocupe.

Pero, ¿sabéis a quienes les afecta más que a nadie el problema de la conciliación? A los niños. Siempre pasa lo mismo y es que los más débiles y los que no pueden hablar porque no se les escucha son los grandes perdedores.

El Club de las Malas Madres lanzó ayer un vídeo que, si no lo has visto, deberías verlo cuanto antes

¿Son dos horas y cuatro minutos el tiempo suficiente para un hijo con sus padres? Esa es la media entre semana así que habrá extremos por ambos lados. Y creo que muchos casos todo está justificado porque se necesitan los dos sueldos para poder llegar a fin de mes. En mucho casos sí; en otros, no. En otros, también con causas legítimas, está el hecho de querer llevar un tren de vida, aunque eso signifique no pasar tiempo con nuestra familia. Y como digo, todo es legítimo y cada uno, en su casa, hace lo que quiere o puede.

Y es que en medio de toda esta vorágine de luchas de mujeres que quieren ser profesionales sin renunciar a la maternidad, mujeres que quieren ser madres sin renunciar a ser profesionales y hombres que pagan el pato en muchas ocasiones, los niños son los que pasan más horas que sus padres fuera de sus casas, con un nivel de exigencia que va aumentando según la edad y los deberes que tengan, llenos de actividades para cubrir ese “listón” que los padres nos marcamos y agotados de llevar una vida que no tiene nada que ver con la infancia.

Yo he firmado y he difundido en muchas ocasiones la propuesta de Malas Madres sobre conciliación. Pero sigo preguntándome dónde está la conciliación para los niños. Donde encuentran el tiempo y el espacio para estar con sus padres, los primeros agentes educativos, para comprender cómo funciona el mundo, cómo son las normas de convivencia que rigen la sociedad, cómo nos debemos relacionar con unos y con otros, y con un largo etcétera de preguntas sin respuesta.hijos concilia

Y es que me parece difícil que pasando más horas que tus padres fuera de tu hogar, en manos de profesionales que van variando y cambiando la vara con la que se mide todo, desde los 3 meses y 20 días (16 semanas de maternidad actuales), no terminemos todos un poco locos. Pero es que los acostumbramos a eso: muchas horas en un sitio porque es necesario (para aprender, para estar, para trabajar). ¿De verdad queremos que de mayores vean la conciliación como algo natural? Si desde pequeños les decimos que deben estar en un colegio en el que hay dos horas para comer, ¿cómo vamos a contar con flexibilidad laboral en los horarios quitando ese mismo tiempo de comida? A veces pienso que va con nuestra cultura “tipical spanish”.

Habrá que seguir buscando opciones que nos gusten y nos conquisten a todos. A mí el tema de la conciliación me ha llevado a buscar colegios, por mi zona, en el que el horario sea continuo, por eso de no calentar la silla con el presencialismo barato. Si no lo quiero para mí, no lo quiero para mis hijos. Pero sé que no es una medida popular y hay mucha gente que no está de acuerdo con ella. Opiniones, como siempre, hay para todos los gustos.

¡Feliz miércoles!

Previous Story
Next Story

You Might Also Like

No hay comentarios

Deja una respuesta

Close