Hoy reflexionamos

Nervios cuando se acerca el parto

pregnant-244662_1920

¡Buenos días! Como todas las que habéis sido ya madres, yo también comienzo a ponerme nerviosa según siento que se va acercando el momento de tener a Lucía en brazos.

El parto es una experiencia por la que ya he pasado en dos ocasiones y no le tengo miedo, aunque reconozco que hasta que no pase y las dos estemos bien, sí siento un respeto profundo por ese momento.

Será porque cuando Diego, al no tener epidural, hubo un momento en el que creí que iba a morir, o será que el dolor a mí también me da miedo, pero sea como sea los peores nervios que llevo son los que tengo a mi alrededor.

Sí, ya hemos empezado con llamadas y mensajes para saber cómo estoy. A ver, entendedme, que yo sé que todos lo hacen porque están pendientes de nosotras, de que todo salga bien y demás… Pero es que, hay momento, en los que necesitas espacio. Al menos a mí me pasa.

Se acerca un momento importante, es verdad, pero hasta que ese momento no llegue, tengo una vida normal por delante que hacer: tengo dos hijos, tengo el blog y la web de Educar en calma con un curso abierto y un reto en el que estamos disfrutando mucho, tengo actividades con los chicos, tardes de parques, comidas, cenas, compras…

Vamos, lo que viene siendo una vida normal. No me puedo bajar del carro antes de nada porque la vida sigue funcionando.

Y no quiero que nadie esté preocupado por mí cuando no pasa nada.

Habrá quien lea esto y piense “qué exagerada”. No, es que en nuestras familias es normal, sobre todo llegando estas semanas, que si no coges el teléfono o contestas a un mensaje ya esté de parto. ¿Por qué iban a pensar que puedo estar comprando pan, sacando a la perra o con el móvil sin baterial, por ejemplo?

Y, claro, yo pienso en mi madre -porque soy madre y porque es la mía, claro-, y no quiero que esté “sufriendo” por algo que igual ni está pasando. Pero que si está pasando tampoco puedo atenderla ni puede hacer nada para ayudarme… ¿Ahora me comprendéis mejor?

El otro día, sin ir más lejos, mi abuela -la mujer que tiene ya sus años- estaba preocupada porque mis padres se fueron a un curso formativo del trabajo y ella ya pensaba que yo estaba de parto y nadie le decía nada… ¿Pensáis que eso es sano para su corazón? ¿Y para su mente? ¡Imagináos cómo tenía la tensión cuando llegaron!

Así que yo ya he empezado a desconectar el móvil. Llamadas las justas, mensajes los justos y, cuando llegue todo, se sabrá.

Mientras tanto, una recomendación: no os preocupéis por mí. Es un momento que será maravilloso porque vamos a conocer a nuestra hija. Vamos a estar mi chico y yo juntos para recibirla, con cariño, con amor y solo necesito que él esté a mi lado para enfrentarma a la situación. Es un paso por el que tengo que pasar y nadie puede hacer nada.

Así que paz y amor. Tranquilidad y calma. Para todos -y también para mí, por favor-.  <3

¡Feliz día, familia!

Guardar

Guardar

Previous Story
Next Story

You Might Also Like

No hay comentarios

Deja una respuesta

Close