Hoy reflexionamos

Motivos por los que me gusta Montessori

Motivos por los que me gusta Montessori

A lo largo de mi formación como maestra de educación infantil pude estudiar las diferentes metodologías que están a día de hoy en escuelas y colegios de nuestro país. Fuimos viendo cómo ha ido evolucionando el concepto de la educación, de dónde partía esta palabra y cómo la entendían en la antigüedad, cómo ha ido evolucionando y cómo deberíamos verlo ahora que la ciencia ha evolucionado tanto y que es capaz de decirnos (en parte) cómo funciona nuestro cerebro.

Reconozco que las pedagogías activas me encantaron. Eso de devolverles a los niños el protagonismo y observar cómo van descubriendo las cosas por ellos mismos, a mí me alucinaba. Por supuesto, la mayoría de imágenes alucinantes que podíamos ver eran, sobre todo, de países nórdicos. Sí, esos a los que admiramos y que nos encantan ver porque están los primeros en los informes PISA en educación, esos que valorar a sus profesores formándolos desde el inicio y teniendo más categoría y sueldo que los políticos; esos países en los que la conciliación es una realidad y no un sueño; esos países que dedican mucho dinero a sus niños y en los que la discapacidad no es un problema aislado de una familia, sino una oportunidad para todo el país de integrar y sacar adelante, entre todos, a ese niño, sea cual sea su problema…

http://naranjasyzapatos.blogspot.com.es/

http://naranjasyzapatos.blogspot.com.es/

Y, como no, también vi a María Montessori. Leímos cosas sobre ella, sobre su forma de entender la educación y aprendimos cosas para llevar al aula partiendo de su pedagogía. Luego llegó la realidad, las prácticas en aula y los libros de texto con miles de fichas donde lo que digan los niños nunca vendrá bien porque las programaciones van por un lado y los intereses de ellos por otro. Conocí un colegio en el que el trabajo por proyectos era real, los niños decidían qué aprender y, a partir de ahí, los profesores y los padres ideaban todo lo que trabajarían (porque se puede aprender matemáticas, lengua o música mientras construimos un castillo o estudiamos a los faraones).

En la escuela infantil en la que trabajaba podía aplicar algo de lo estudiado sobre pedagogías activas pero los horarios y el reloj siempre hacen que sea el niño el que se adapte al ritmo y no al revés. Además, todos tenían que comer y dormir en determinados momentos y de ahí no se podía salir salvo excepciones (que estuviera malito o que vieras que no podías hacer que se despertara).

Con mi despido embarazada llegó mi oportunidad para disfrutar de la maternidad, de aprender con mi hijo desde su altura, volver a recordar cosas que aprendí en la universidad y que me fascinaban. Ahora podía vivir cómo aprende un niño con mi propia experiencia y, poco a poco, fuimos organizando nuestra vida “siguiendo al niño”.

1396

Por si no lo sabéis ese es uno de los pilares en los que se fundamenta la filosofía Montessori, porque más allá de una pedagogía activa, es una filosofía de vida en la que el niño tiene un papel fundamental, ya que se le da la oportunidad de desarrollar su máximo potencial, teniendo siempre presente que para Maria Montessori el objetivo principal era educar para la paz. Este objetivo puede parecer un poco idílico pero es cierto; María Montessori vivió dos Guerras Mundiales y sufrió parte de la Guerra Civil Española. No es casualidad que ella, como médica y maestra viera que la única forma de salvar al hombre y reconstruir el mundo fuera a través de la educación y de los niños.

Creo que esa es una parte que me ha conquistado. Ahora estoy leyendo mucho, aprendiendo, compartiendo y viendo que lo importante de Montessori no son los materiales sino la mirada que depositamos en el niño. Veo muchos padres que piensan que sus hijos les torean o les manipulan… Si cambiamos esa concepción, habremos cambiado algo importante porque no estaremos en el plano de juzgar, sino en el plano de empatizar con ellos, intentando mirar desde sus ojos, con su ilusión y dificultades; intentando adaptarse a un mundo que, quiere hacerlos grandes a pasos gigantes…montessori

Poco a poco os iré contando cosillas que me han enamorado de este método y pronto habrá sorpresas en el blog y en la Escuela de Padres.

¡Feliz martes, familia!

Previous Story
Next Story

You Might Also Like

No hay comentarios

Deja una respuesta

Close