7 mitos sobre la lejía desterrados
{con sorteo}

La limpieza de la casa nunca ha sido mi fuerte, lo reconozco. Mi madre sabe que, a pesar de sus esfuerzos para que aprendiera trucos para ser una buena ama de casa, a mí me gustaba estudiar y, además, se me daba bien, así que la limpieza siempre ha estado en un discreto -discretísimo- segundo -o tercer- plano.

Como sabéis por las redes sociales, el otro día estuve en un evento para aprender sobre este producto de limpieza que nos lleva acompañando tantos años, pero sobre los que hay mucho prejuicio.

IMG_1512

Sí, yo también he leído que la lejía es muy tóxica y nada recomendable cuando se tienen niños en casa. Por eso quería ir y aprender sobre realidades y mitos de la lejía.

Salí muy contenta porque nos habló Lidia Jiménez, química, madre de mellizas y responsable de I+D de Henkel. Ella fue, sin duda, la que me quitó muchos mitos de la cabeza porque, siendo científica y la que hace pruebas para conseguir sellos y mejoras en sus productos, hablaba con una seguridad que me dio confianza.

Así que hoy os quiero ayudar a desterrar esos mitos y a tener claro cuándo y cómo podemos usar lejía.

  • La lejía es muy contaminante y no debe usarse en casa. La lejía es hipoclorito sódico, un compuesto que se obtiene a partir de la sal y, una vez usado, en solo pocos minutos vuelve a convertirse en sal. Así que es un producto seguro para el medio ambiente.
  • La lejía es un producto novedoso. La lejía comenzó a usarse allá por 1889. Vamos, que lleva más de 125 años en uso. Por cierto, sobre todo se usaba para la desinfección de agua de bebida (sólo se necesitan 16 gotas de lejía Conejo en 10 litros de agua para poder beberla 😉 ), lo que significaba la diferencia entre la vida y la muerte.

IMG_1592

  • Limpiar con lejía no implica desinfección. De hecho, es todo lo contrario. La lejía es de los pocos productos de limpieza que además de limpiar, desinfecta. Esto significa que, con muy poca dosis y dinero, seremos capaces de eliminar bacterias, hongos, esporas y virus.
  • La lejía no puede hacer nada con las alergias. Sorprendentemente sí. La lejía elimina y neutraliza los principales agentes que causan alergias, así que por muy poco dinero podéis ayudar a los miembros de la familia que padecen de alergias. Tiene un sello de calidad específico 😉

IMG_1527

  • No hace falta usar lejía porque no hay bacterias en las casas. Eso es lo que nos gustaría, pero lo cierto es que tenemos hongos, bacterias, esporas y virus que nos rodean y es normal. Son microorganismos que nos acompañan y necesitamos tener cierta higiene para no enfermar. El lugar de la casa que más microorganismos tiene, para mi sorpresa, es la cocina y no el baño.
  • No se puede usar con ropa de color. Esta afirmación no es del todo cierta. De hecho, yo vi en directo como metían calcetines de colores nuevos en agua con lejía y salían intactos. Peeeero eso no significa que no le vaya a pasar nada a toda nuestra ropa. Hay que ser prudentes y no meter en lejía cualquier cosa. No hagáis la prueba con un traje bueno o con alguna prenda que os guste mucho, hay que tener cuidado, pero muchas cosas se pueden poner. Por supuesto, la lejía no puede ser pura, sino diluida en agua y con bajas dosis… yo he metido ropa de la pequeña en la lavadora con lejía para desinfectarla porque tenía caca y ha salido, para mi sorpresa, muy bien.

IMG_1584

  • No se puede usar en cualquier tipo de suelo. Pues no se puede usar en moqueta o aluminio, pero en mármol, granito, madera o parquet, siempre que esté bien diluida, no hay problema. Y, directamente, se puede usar en plástico, azulejo, terrazo, cerámica-gres, melanina o fórmica. Por supuesto, cuidado con las salpicaduras en la ropa. Y recordad que el parquet lo que no quiere es agua, así que el mocho bien escurrido.

Así que, como veis, la lejía tiene muchas ventajas. En casa, sobre todo, con bebés, usamos lejía diluida en el cubo de la fregona para desinfectar el suelo. Y las encimeras también las limpiamos con un poquito de lejía. Los trapos de cocina y la cuna de la perra siempre van con un chorrito de lejía en la lavadora y nunca he tenido ningún susto con los colores. Ésta es mi experiencia y seguiré usando lejía en determinados lavados y en desinfectar la casa.

¡¡Nos os vayáis todavía!! Llega un sorteo para vosotras :)

Aprovecho para agradecer a Henkel que me invitara a este evento y que hayan querido sortear para vosotras un lote de productos Henkel que incluye una botella de Conejo, Estrella y Neutrex. ¿Qué tenéis que hacer? Dejar un comentario en esta entrada, sólo eso.

Tenéis de plazo desde hoy 11 de mayo hasta el próximo domingo 21 de mayo a las 23.59 horas. El lunes 22 -Dios mediante- sacaré al ganador y me pondré en contacto con el/la afortunado/a.

Además, os cuento que tienen una promoción muy chula en #MASTERPAPAS y si os apuntáis, podéis ganar más lotes de productos gratis. Vamos, ¡qué podéis tener la casa y la ropa más limpia que una patena!

Os dejo con el vídeo que han sacado, que me ha hecho sonreír y darle la razón: Nadie te enseña a ser madre, ¿o no?

¿Vosotros usáis lejía? ¿Conocéis algún mito más sobre su uso?

Espero que os sea útil este artículo y ¡mucha suerte a las participantes!


¡¡¡Tenemos ganadora!!!

  • Marisol Ríos
Ely

Ely

El post de hoy ha llegado hasta aquí, pero puedes dejar tu comentario para ayudarme a crecer y a aprender contigo. Recuerda que un blog se nutre de ellos :) Espero volver a verte por aquí y ¡feliz día! Nos vemos en las Redes Sociales

12 thoughts on “7 mitos sobre la lejía desterrados
{con sorteo}

  • 11/05/2017 en 07:35
    Permalink

    No sabías que existían tantas leyendas negras alrededor de la lejía. Yo la uso muchísimo jajaja
    Participo en el sorteo. Mil gracias por organizarlo!

    Responder
  • 11/05/2017 en 07:41
    Permalink

    Yo recuerdo, desde siempre, a mi abuela usando lejía y mis padres igual. Reconozco que yo en casa la he usado poco porque con las niñas tan pequeñas me daba cosilla pero leyéndote me voy a animar!!!gracias por el post y por el sorteo

    Responder
  • 11/05/2017 en 09:00
    Permalink

    Pues uo usaba poco la lejía por los mitos y leyendas con los niños, pero ahora la usaré mas, gracias por el sorteo y suerte

    Responder
  • 11/05/2017 en 09:54
    Permalink

    Pues habrá que probarlo. Yo siempre le tenía un poco de miedo, por el olor y por que destiñera la ropa. Me apunto al sorteo!

    Responder
  • 11/05/2017 en 10:47
    Permalink

    yo no la uso mucho,pero para desinfectar las bayetas de cocina,estropajos ,etc si me gusta.y a veces para alguna mancha tambien la he usado…

    Responder
  • 11/05/2017 en 12:35
    Permalink

    Yo, siempre la he usado me daba mucha confianza, sobre todo en las sabanas blancas y toallas, quedaba con un olor a limpio que me encanta y cuando hay alguna mancha de las amarillas que se hacen al estar guardada la ropa es con lo único que queda resplandeciente y en los baños la lejia estrella. Me apunto al sorteo

    Responder
  • 11/05/2017 en 13:27
    Permalink

    Que curioso, la mayoría de estos mitos yo los creía ciertos. Un post muy interesante.Y¡ gracias por el sorteo!

    Responder
  • 11/05/2017 en 13:46
    Permalink

    A mí para el baño es lo único que me gusta, de siempre

    Responder
  • 11/05/2017 en 23:45
    Permalink

    Pues después de todo lo leído me voy a aficionar más a utilizarla, porque la verdad es que siempre me ha dado respeto.

    Responder
  • 12/05/2017 en 01:05
    Permalink

    Yo la suelo usar para limpiar balletas de cocina, almohadones porque el padre de la petardilla suda una barbaridad y para alguna mancha que no hay manera de que se marche aunque frote frote y frote

    Responder
  • 14/05/2017 en 15:28
    Permalink

    La verdad que la lejía la.uso para la limpieza de la casa, pero para ropa ni, porque siempre me da miedo, pero está bien saber todo lo que compartes.

    Gracias por el sorteo

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Close