Crianza Reflexión Viajes

Mis hijos ya viajan a contra marcha

portada

Pues sí, hoy os cuento una noticia importante para mí, para mi familia y, sobre todo, para mis hijos: ya viajan los dos a contra marcha en sillas especiales para que, en el caso de tener un golpe (o bordillazo), no tengamos que vivir la misma situación que los padres del Vikingo Gabriel (aprovecho para enviarles un abrazo y mucha gratitud por la fuerza que tienen y están demostrando difundiendo la importancia de que los niños viajen a contra marcha).

Las personas que me conocen saben que llevaba tiempo dándole vueltas a este asunto. Ya sabía que los niños viajaban más seguros si van en sentido contrario a la marcha y, de hecho, había pedido que para el bautizo de Diego (ese que nunca llega) el mejor regalo era una silla a contra marcha… En principio cogeríamos una para Álvaro que era el que iba ya a favor de la marcha para proteger su cuerpo y su cuello. Sin embargo, viendo cómo iba Diego en los viajes gracias a la posición de la maxi-cosi (demasiado inclinada), decidimos que serían dos las sillas. Una para cada uno.

Lo dicho, que llevábamos tiempo pensando en este asunto pero nunca llegaba el momento. Reconozco que siempre tenía reparo económico porque es una inversión muy fuerte. En diciembre, cuando leí una noticia en la que moría un niño de dos años cuando su madre aparcaba el coche y dio un bordillazo se me estremeció el corazón. ¿Cómo es posible que muera si iba en su silla homologada? Porque las sillas a favor de la marcha no protegen el cuello y, ante cualquier frenazo (no tiene que ser un golpe), el cuello del pequeño hace “clic” y tenemos el disgusto asegurado.
Intenté darle la vuelta al grupo 0/1 de Álvaro porque por peso podría seguir yendo como grupo 0 pero se movía mucho y no era seguro. La parte económica me podía, hasta que un día hablando con mi marido me dijo “gastamos dinero en muchas cosas, muchas de ellas superfluas. ¿Le vamos a poner precio a la seguridad de nuestros hijos?”. Fue entonces cuando comencé a buscar sillas por características para Álvaro. No os voy a negar que la noticia de Gabriel el Vikingo me volvió a dar una bofetada con la realidad. ¡¡Qué estas cosas pasan!!
Así que llegó julio y con él los viajes. A mi abuela nos dio un susto y la tuvieron que ingresar en el hospital de Cuenca, así que viaje para el pueblo, viaje para Cuenca, vuelta para el pueblo, vuelta para Madrid… Y sin saber si tendríamos que volver a viajar corriendo, así que, en mi grado de locura, nos fuimos a Nordic Baby, una tienda de puericultura especializada en maternidad respetuosa, para ver las sillas y, ese mismo día, salimos con ellas puestas. 

 

Alicia, la dependienta que me atendió, fue una chica muy agradable que sabía de lo que hablaba. Me dijo que se había corrido la voz entre muchos padres y que la difusión era importante porque todos metemos a nuestros hijos en el coche para hacer cualquier tipo de desplazamiento. Nunca sabes cuándo va a pasar. Evidentemente no queremos que nos pase nada, pero nunca sabes si te pasará.
Mi razonamiento ha sido el siguiente: una vez que tengo la información sobre cómo funcionan los cuerpos de los niños, su fragilidad y las consecuencias en caso de golpe o colisión, yo soy responsable de tomar decisiones que pongan a mis hijos en peligro o a salvo. Así que, es cierto, ha sido una inversión importante económicamente hablando. Si tenemos en cuenta que en casa sólo entra un sueldo, os podéis imaginar que el esfuerzo no es pequeño; pero tenemos dos hijos y deben viajar seguros. Y yo también estoy tranquila. 

 

 

 

 

 

 

De Nordic Baby os podría decir muchas cosas. Allí vi a Mónica Estarreado, la actriz española de televisión, con su pequeña y su madre (un amor de mujer, la verdad). Estaba más que informada de la importancia de que los niños viajen en contra de la marcha y fue muy amable, explicándome trucos y usos varios que le había dado a su silla (y que aún usaba, a pesar de que su niña iba a cumplir 4 añazos y es alta). Y es que resultó ser muy amiga de Cristina, dueña de la tienda y responsable de la página web A contra marcha. Gracias a Cristina y su divulgación, todos sabemos un poco más sobre la seguridad de nuestros hijos en el coche. Si queréis conocer más sobre Cristina, hace unos días Bei (Tigriteando) le hizo una entrevista y explica muchas cosas interesantes. Puedes descargar la entrevista en PDF para tener la información y pasársela a tus amigos y familiares aquí.
Yo salí encantada de la tienda y, mi marido cuando fue, alucinó con lo bien que nos trató Alicia. Nos dieron una clase práctica para saber cómo colocar las sillas, a qué altura tener los cinturones, cuándo cambiar la posición… Todo esto tocando todo con nuestras manos. ¡¡Y salimos con las sillas instaladas!!
Un equipo de trabajadores atentos, agradables, formados y educados. ¡¡Y con horario nórdico para conciliar!!Gracias a todos, de verdad. Espero que este post ayude a seguir difundiendo este mensaje. Es importantísimo que los niños viajen en contra de la marcha. Su seguridad está en juego.
Os dejo unas fotos para que veáis que pudimos practicar y aprender con Alicia. Ahora los pitufos viajan más seguros y nosotros más tranquilos.

 

 

Para que veáis que tiene sitio para las piernas
 

 

Para que podáis apreciar lo alta que es esta silla abriéndola del todo
 

 

 

Álvaro atento a las explicaciones para colocar la pata

 

 

 

Por cierto, contaros que durante unos días hemos estado moviéndonos ya con estas sillas y mis hijos ni se marean ni protestan ni nada. A Álvaro le dijimos que esta silla era más segura que la otra y que lo mejor era que viajara en sentido contrario a la marcha. El primer viaje le pregunté si iba cómodo en la silla y me dijo que sí. Desde entonces va contento en su nueva silla y le encanta poder mirarnos a través de un espejo. Yo con los espejos voy muy tranquila porque tengo contacto visual en todo momento sin girarme ni tocar el espejo retrovisor. Y de Diego deciros que es sentarlo y se queda frito ¡aunque sea en un trayecto de tres minutos! Creo que la silla debe de ser comodísima porque a él le encanta y descansa. También os digo que si hubieran protestado o Álvaro no hubiera aceptado el cambio, tiraría de algún tipo de dispositivo tecnológico para que protestaran menos, porque su seguridad está por encima de las protestas.

 

 

Y tú, ¿te unes a contra marcha?
Previous Story
Next Story

You Might Also Like

3 Comentarios

  • Reply
    Mamá de día y de noche - El té de los viernes (VII)
    13/11/2015 at 17:07

    […] mi resumen semanal.   Si me habéis ido siguiendo en el blog, el lunes escribí un post sobre la seguridad en el coche. Mis hijos, desde hace unos días, ya viajan a contra marcha y el resultado está siendo muy muy […]

  • Reply
    Sonrisa despeinada
    06/05/2016 at 10:14

    Estupendo! yo soy una convencida (también hice un post al respecto) y es que el caso de Gabriel me dio el último empujoncito ante las dudas. Compartimos modelo de silla, y Piticli es quedarse frito a los 10 minutos, ahora tenemos que cambiar el “huevo” de Pitufona y por supuesto será también a contramarcha.

  • Reply
    Alexia
    09/07/2017 at 11:35

    Muy buena decisión! Yo ya estoy mirando para cambiar en breve.

  • Deja una respuesta

    Close