Viajes

Mi experiencia con Cabify baby

Cabify

Faltaba más de una semana para la charla de lactancia en la que iba a colaborar en la Universidad Complutense de Madrid, cuando Madresfera me comunicó que había sido seleccionada para probar el nuevo servicio de Cabify baby, así que podía contar con una ayuda a la hora de moverme por Madrid con Lucía sin coche ni transporte público.

La verdad es que cuando me enteré, me gustó mucho la idea de no depender de mi coche, los atascos, el aparcamiento y demás. Además, con este servicio, podía viajar con la peque sin preocuparme de nada más porque un coche me esperaría en la dirección que le dijera y me llevaría. Todo hecho a través de una aplicación que me descargué en el móvil. Todo parecía fácil y cómodo.

Total, que, con una semana de antelación, hice mi reserva seleccionando Cabify baby, para que supieran que iba a ir con un bebé, la hora a la que tendrían que recogerme y a dónde tendrían que llevarme.

Coincidió también que era el día en el que tenía entradas para ver Frozen on ice, así que mi marido y yo ajustamos agendas y vehículos para que pudiéramos vernos directamente allí y disfrutar del espectáculo.

La mañana del jueves, el día D marcado como complicado, empezó anunciándole a Álvaro que no iba a ir al cole porque mamá tenía que dar una charla y debía trabajar como una loca. Bajé a casa de mi hermano y mi cuñada con los tres niños, con un pen drive con imágenes seleccionadas y me dispuse a organizar la presentación con las ideas mentales que quería transmitir y que llevaba cuatro meses pensando, pero sin terminar de sentarme por falta de tiempo (típico de madres).

Total, que mientras yo hablaba en voz alta, con Lucía en la teta y mi cuñada alisándome el pelo, los mayores pintaban con mi hermano en el salón, pensaba en la suerte de no tener que estar pensando luego en viajar con Lucía en el coche hasta la universidad.

Llegó la hora en la que el móvil me avisó de que el conductor venía a buscarme y, unos minutos después, me volvió a sonar para decirme que tenía un coche esperándome en la puerta. Me asomé a la ventana y, efectivamente, allí estaba.

Me lavé los dientes, cogí a Lucía, me despedí de los mayores y bajé las escaleras hacia el coche. Cuando llego me encuentro con un chico que se presenta y me dice:

  • El bebé es pequeño
  • Sí, que tiene 4 meses
  • Ya, es que yo traigo silla con alzador.
  • Ya, pues es que en ningún momento en la aplicación me preguntan la edad o el peso del bebé
  • Espera, que llamo a la central

Se pasó al coche y, a los pocos minutos, baja la ventanilla y me dijo que querían hablar conmigo.

Doy las buenas tardes y la conversación es surrealista.

  • Buenas tardes, Ely, me comentan que viajas con un bebé
  • Sí, con una niña de cuatro meses
  • Ya, es que no lo has indicado y la silla es para más mayores
  • Ya, es que en ningún momento me dice que indique la edad o el peso de mi hija. Me extrañó porque dependiendo del peso llevan un dispositivo u otro, pero bueno, también pensé que podían tener una silla a contra marcha como la mía, que permite que los niños viajen desde el nacimiento hasta los 4 años o 25 kg, y luego una plegable para ir en sentido de la marcha desde los 25 kg hasta los 36 kg.
  • Ya… pues no, sólo disponemos de la silla que lleva el conductor y claro, al no haber avisado, pues no se puede realizar el trayecto.
  • A ver, a ver, que llevo con este servicio pedido desde hace una semana. Tengo reservado el Cabify baby desde hace una semana porque tengo que ir a trabajar a la universidad. Tengo que estar a las cuatro menos cuarto en Medicina, así que dime cómo vas a solucionar esto
  • Lo sentimos mucho, es que no podemos hacer nada.
  • Hombre, tienes una aplicación en la que en ningún momento indicáis que tenga que poner el peso, ni que Sistema de Retención Infantil deseo y me dices que lo sientes…
  • Ya, lo sentimos mucho
  • Con lo siento no me solucionas nada. Llevo una semana con esto reservado y faltan 50 minutos para que empiece mi trabajo.
  • Lo sentimos de veras

Personalmente fue una decepción horrible y una sensación de impotencia horrible porque si me hubieran dicho que el SRI lo tenía que haber aportado yo, pues hubiera sido estupendo porque yo tengo silla. Pero así y en ese momento, me pareció que el servicio dejaba mucho que desear.

El tema de la retención infantil es bastante serio en cuanto a normativa y a la gravedad en cuanto a los accidentes de tráfico.

La aplicación, a mi juicio, en este punto de seleccionar Cabify baby tiene déficit porque no es lo mismo un bebé de 3 meses que un niño de 4 años y el asiento tampoco. Está bien que se anuncien como que disponen de SRI, pero no avisan, en ningún momento, sobre el peso del bebé o la edad, que son los parámetros con los que nos movemos para tener a nuestros hijos seguros.

A mí en ningún momento me escribieron con el nombre del conductor ni la matrícula del coche que me esperaba, como se supone que hacen. No sé por qué. Igual es que el día D también se torció para ellos y su aplicación.

Y luego, otro aspecto que no me ha gustado de este servicio es que teniendo saldo en la cuenta de cabify, me han hecho el cargo en mi cuenta de paypal, así que he tenido que reclamarlo para que lo carguen con el saldo que tengo y no metan mano en mi cuenta. No sé cómo quedará el asunto, pero vamos, editaré el post cuando resuelva este “incidente”.

De todas formas, gracias Madresfera por contar conmigo para probar este servicio. Que mi experiencia no haya sido positiva quizá hace que modifiquen la aplicación y que sean más eficaces a la hora de marcar los diferentes dispositivos de retención infantil.

Si queréis probar este servicio, os dejo un código con el que os dan 6€ de descuento. Por si podéis aprovecharlo: ELYM33

Edito el post para comentaros que, finalmente, comprobaron que había habido un error en la carga del dinero y han efectuado la devolución, lo que me ha alegrado profundamente.

Además, han tomado nota de mis sugerencias y han puesto en la aplicación un mensaje para que todo sepamos que, en el caso de necesitar Maxi cosi, debemos reservarla antes y avisar al conductor con un mensaje que deberemos escribir en el espacio de “mensaje para el conductor”. Podéis poner tanto Maxo cosi como el peso y la altura (aproximada) de vuestro hijo para que se ajuste a lo que necesitáis. Mejor prevenir 😉

Guardar

Guardar

Previous Story
Next Story

You Might Also Like

1 Comentario

  • Reply
    Julia
    03/03/2017 at 16:30

    Estos servicios son un poco extraños, sobre todo teniendo servicio de taxis, que al final ofrecen los mismos pero con controles de calidad municipales, yo no usaría estas empresas.

  • Deja una respuesta

    Close