Mascotas

¡Mascotas bienvenidas! Ellas también son parte de nuestra familia

DSC_1451

Hace unos días acudía a una papelería para recoger unos documentos y aproveché que hacía buen tiempo para ir dando un paseo. Esto teniendo tres niños no es sencillo como podréis comprender: entre la mochila con la pequeña, el carro de apoyo para el mediano -que se cansa de andar y me pide brazos – y el mayor que, a veces, también se cansa de pasear o no quiere llevar todas las cosas que ha cogido de casa para dar una vuelta -creo que piensa que nos mudamos o algo, porque el nivel de juguetes, a veces, no es normal-. Fácil, fácil no es.

Pero una, que es osada, ingenua o que intenta abarcar mucho, además se lleva a la perra de paseo para aprovechar e intentar matar dos pájaros de un tiro. Así que allí me vi, en la puerta de la papelería intentando atar a la perra con la pequeña en la mochila pidiendo teti y el mediano con una rabieta del tamaño de un elefante.

En esto me abrió la puerta la dependienta y me dijo: “Pasad todos que aquí tenemos el cartel de mascotas bienvenidas”. Así que allí nos metimos los cinco y pude hacer mi compra decentemente -bueno, con la rabieta del mediano, que le costó un poco entender que no podía comer más chicles-.

Total, que este hecho me hizo reflexionar sobre el tema de las mascotas y de los lugares que son amigos de los animales y de sus dueños. Sí, sé que no en todos los sitios podrán pasar -quizá un hospital, aunque seguro que los pacientes que están ingresados también echen de menos a sus amigos de cuatro patas, al igual que ellos a sus amos-, pero en los que sí se permite, es un alivio para todos.

En el pueblo en el que vivimos hay una cafetería que permite el libre acceso de animales domésticos, siempre que sean educados -como las personas- y no monten “bronca”, pero, nosotros las veces que hemos acudido con nuestra perrita, ha sido genial porque están en un ambiente tranquilo en el que los dueños podemos tomarnos un té y los perros nos acompañan sin molestar al de al lado. Además, les tienen puesto un cuenco con agua fresca para que ellos puedan también beber. ¡Ah! Y no por eso es una cafetería más cara o elitista. Sólo nos facilita la vida a la hora de salir con un miembro más de la familia.

DSC_0485

Y ya si pensamos en las vacaciones con nuestras mascotas, la cosa se complica. Y nosotros tenemos perro que siempre parece que vas a salir con él y demás, pero el que tiene gato yo creo que lo tiene más complicado. Siempre puedes buscar hoteles que admiten gatos en portales como el de Mascotas Bienvenidas, ver qué te ofrecen, y cuadrar así tus expectativas.

A mí, personalmente, que me parece que la combinación entre perros y niños es ideal para crecer teniendo un animal, aprender a responsabilizarte de sus cuidados y atenciones y disfrutar de una mascota con la que interactuar durante tu infancia, me encanta encontrarme con lugares en los que haya cartelitos de mascotas bienvenidas, porque ellas también forman parte de nuestras familias y nos gusta acudir a lugares en los que todos podamos sentirnos a gusto, ¿verdad?

¿Vosotros cómo lo hacéis para conjugar las vacaciones y las mascotas?

Os espero en los comentarios :)

Previous Story
Next Story

You Might Also Like

1 Comentario

  • Reply
    Carolina
    04/04/2017 at 11:21

    ¡Pues en esas estamos en casa! Nosotros tenemos gato, y siempre optábamos por dejarla en casa porque los gatos son muy territoriales y se estresan mucho de viaje, así que cada vez que viajábamos todos los días iban mis suegros a verla y a cambiarle el agua y la comida, para luego comentarnos que tal estaba. El problema surgió hace casi un año, cuando de repente se puso muy malita, y le diagnosticaron una enfermedad renal. Desde entonces no hemos viajado más de una noche fuera, porque necesita su medicación diaria y al menos una vez en semana que le pinchemos suero, y eso es algo que no podemos ni queremos delegar. Nosotros la conocemos perfectamente y sabemos cuando le comienza a dar un bajón para actuar rápido y poder pincharle. A veces no ha bastado con eso y ha necesitado antibiótico, es algo de lo que hay que estar muy pendiente aunque por suerte desde navidades no nos ha dado ningún susto gordo, parece que dentro de la gravedad está estable, aunque esto es algo que puede cambiar en cuestión de horas y que jamás podría endosarle a otra persona…

    Total, que como yo no puedo más sin playa, porque me encanta, estamos pensando en alquilar algún apartamento este año donde admitan mascotas para poder llevárnosla. Evidentemente a la playa más cercana a casa, que ya serían más de 3 horas de viaje, y no queremos alterarla mucho más. Además iremos con nuestra pequeña que nacerá en breve, nuestra primera hija, así que el viaje ha de ser leve para las dos (gata y bebé). Sólo me atrevo a mirar apartamentos porque aunque en algún hotel admitan gatos, no me fio de que otras personas ajenas a nosotros entren con ella dentro en la habitación. Mejor un apartamento donde nadie nos moleste y yo sepa mientras estoy fuera que mi gata está segura y tranquila… A ver si lo conseguimos.

    Después de darte esta chapa te mando un abrazo 😉 Gracias por visibilizar a las mascotas como miembros de la familia, porque realmente lo son. Yo también pienso que los niños con ellos crecen mejor. ¡Muchos besos!

  • Deja una respuesta

    Close