Hoy reflexionamos

Las vacaciones y el cuidado dental

toothbrush-571741_1920

El cuidado de los dientes es un tema que me preocupa con los niños desde que nacieron. De hecho, el primer regalo que les hacemos por su primer cumpleaños es un cepillo de dientes con el que comienzan a familiarizarse con la higiene dental.

Al principio es un juego en el que limpian su boca y sus pequeños dientecillos con agua básicamente.

Luego, poco a poco, vamos trabajando la limpieza más profunda y, a medida que van teniendo la dentadura completa y su alimentación va dejando de ser básica para ser como la nuestra, ponemos un tiempo marcado y la pasta de dientes, mínimo tres veces al día, aunque en cuanto se notan los dientes sucios suelen ir a lavárselos.

El problema es que las vacaciones suelen tener una ausencia casi total de ritmos y rutinas, lo que hace que todos estemos más libres en todos los sentidos.

Pero la limpieza de los dientes no me parece algo como para saltárnoslo a la ligera y seguro que a muchas mamás también os ocurre.

De hecho, os tengo que confesar que, antes de salir de vacaciones, suelo mirar en nuestro destino si tenemos centro de salud próximo, hospital y clínica dental.

Puede parecer una tontería, pero, cuando viajamos a Galicia hace un par de años, fuimos convencidos de que en cuatro días no nos podría pasar nada.

La sorpresa nos la llevamos cuando, al segundo día por la noche, el mayor se abrió la barbilla con el plato de ducha. Así que nos tocó salir corriendo para buscar un centro de salud y que le dieran un par de puntos (aún suena en mi cabeza el sonido de la aguja pasando su delicada piel).

Así que ya no nos la jugamos. En cada movimiento que vamos a hacer, y más desde que somos familia numerosa, hago un rastreo para mi tranquilidad y la de mi familia.

Y el tema del dentista es algo que hemos incorporado recientemente porque nos hemos llevado algún susto tanto con el mediano –adora saltar en los sofás y fruto de una caída tiene un diente partido- y con el mayor –hace poco tiempo tuve que acudir al hospital porque te dio un golpe en la boca y temía que se le cayera antes de tiempo el paleto-.

Si vamos a ir a Barcelona, yo hago mi búsqueda de hospitales y de clínicas dentales en Barcelona y, a partir de ahí, pues ya sé que en caso de urgencia, tengo una serie de clínicas y de profesionales que podrían atendernos. Porque luego, con las prisas, esa búsqueda genera mucho estrés.

Lo normal, también os lo digo, es que no pase nada y mi búsqueda se quede solo en un ratito que me senté frente al ordenador a localizar mi listado y mi tranquilidad. Pero mujer precavida vale por dos, o por tres.

Y, mientras que no pase nada, pues yo intentaré que los peques vean que nosotros seguimos lavando y cuidando nuestra dentadura día a día, que el ejemplo es fundamental en estos momentos 😉

Cuesta un poquito más, pero ver una sonrisa bonita y cuidada vale muchísimo.

Y vosotras, ¿cómo lo hacéis para mantener el cuidado de los dientes de vuestros pequeños en verano?

Previous Story
Next Story

You Might Also Like

No hay comentarios

Deja una respuesta

Close