Reflexión

La “suerte” de trabajar desde casa

trabajar desde casa

¡Ay, cuántas veces escucho esta frase! “¡Qué suerte tienes de trabajar desde casa!” Y no seré yo quien diga que no, que sé y soy consciente de que trabajar dentro y fuera de casa es algo complicado, que las medidas para conciliar y que nuestros hijos no se pasen el día entero fuera del hogar rodeados de clases y actividades extraescolares, es dificilísimo… pero de ahí a pensar que trabajar en casa es jauja, no.

Trabajar desde casa es difícil, muy difícil. A veces, dificilísimo. Porque tendemos a pensar que la persona que está en casa, trabajando, puede -ya que está en casa- ir poniendo alguna lavadora, salir a comprar el pan, pasarse por el banco a resolver esa gestión que teníamos pendiente… y claro, así no se trabaja.

Para sacar el trabajo adelante se necesita tiempo. En mi caso necesito tiempo de preparación, tiempo de elaboración, tiempo de corrección, tiempo de edición, fotografía… Y siempre hay que contestar a algún mail importante, acudir a una cita o gestionarla con los avances tecnológicos de los que disponemos…

Es cierto que, si mis hijos se ponen enfermos, yo estoy aquí para atenderlos, pero claro, suele ser a costa de escribir, contestar y gestionar cosas desde el móvil, la Tablet o trabando cuando llega mi marido, porque con tres enanos en casa, la cosa se complica un poco.

Y todo esto lo digo porque en muchas ocasiones me repiten lo mismo, que es una suerte y que si pudieran ni se lo pensaban. El teletrabajo está genial si no pajareas, no te distraes con nada y no tienes que gestionar las comidas de tus pequeños, … Si no, la verdad es que vas haciendo cosas, vas contestando y vas agendando tareas, pero escribes mientras le cortas las uñas al mediano, por ejemplo. No penséis que es lo que estoy haciendo mientras escribo estas líneas 😉

Por no hablar de la ausencia de compañeros de trabajo y períodos de descanso compartido con otros adultos para tomarte un té en calma, por ejemplo. Yo el té me lo echo por la cabeza antes de llevar al mayor al colegio y luego cuando vuelvo si me da tiempo me tomo otro…

A pesar de las desventajas que tiene el emprendimiento en cuanto a tiempos y a asociación de tareas, es verdad que soy dueña de mi tiempo y mi organización depende solo de mí -bueno, y de mi núcleo familiar-, pero, a día de hoy, es el sistema que se ajusta a nuestras necesidades para que podamos conciliar y nuestra familia sea un auténtico equipo. Que, al final, es de lo que se trata

¿Y vosotros cómo conciliáis? ¿Alguno/a tiene la “suerte” de trabajar desde casa?

Previous Story
Next Story

You Might Also Like

3 Comentarios

  • Reply
    Ana | Engumama
    20/02/2017 at 17:04

    Cuanta razón Ely! Si al emprendimiento desde casa le añades otro trabajo fuera de casa la cosa se complica aún más…Pero bueno, yo aprendí a aceptar que por ahora tengo que llevar un ritmo más lento con el proyecto e ir haciendo las cosas según mi disponibilidad. Gracias por compartir tu experiencia eres un ejemplo! Bess

  • Reply
    marta
    20/02/2017 at 17:07

    Quizás te dije en el ‘post” anterior que qué suerte…pero yo no podría. Si me costaba estudiar en casa, en una biblioteca…y cuando me dejan sin familia en casa para que descanse (cuando llevo una semana durmiendo de pena) me encuentran limpiando el baño o poniendo lavadoras. Creo que la única manera factible de trabajar desde casa es no teniendo hijos o bien que haya alguien que te ayude a las tareas domésticas o con los niños. Si no, lo veo una utopía.

  • Reply
    Papás casi primerizos (Lidia)
    23/02/2017 at 15:34

    Pues yo acabo de empezar con el blog como aquel que dice, y estando todo el día en casa tengo horarios nocturnos para dedicarle de momento, porque el peque tiene 18 meses y ahora lleva una rachita de tera que parece un bebé recién nacido. Pero bueno, ya se sabe… También aprovecho cuando papá hace turno de mañana, que de quede con él por la tarde y ahí si tengo algo más de tiempo, pero me faltan horas al día… Aún así si me preguntas, me quedo con el teletrabajo, me tiran más los pros que los contras… Ahora falta ver si consigo tener más tiempo y puedo cumplir el sueño de trabajar desde casa.

  • Deja una respuesta

    Close