Salud

La revisión del primer mes de Diego

Llevo mucho tiempo queriendo publicar este post, pero nunca encuentro el momento de escribir cómo fue la primera revisión que le hicieron a Diego en nuestro centro de salud y, al final, se me va a juntar con la del segundo mes.

Después de nuestra huida del hospital al día siguiente de nacer Diego, volvimos al hospital cuando cumplió las 48 horas para hacerle la prueba del talón. Después tuvimos que volver porque al tirar el cordón umbilical comenzó a sangrar y tenían que curarlo allí. Y, cuando me dieron cita en el centro de salud del pueblo en el que vivo, fui para conocer a la pediatra.

A pesar de tener a Álvaro, la pediatra es nueva porque hemos cambiado a la mañana. Hay menos gente, menos retraso y, además, las horas de la revisión me vienen mejor. Así pueden dormir tranquilos la siesta sin interrumpirlas por un pinchazo.

Como era la primera vez que veía a esta pediatra, me dijo que me trataría como a una primeriza y me contaría todo como si nunca hubiera sido madre. Entonces empezó a preguntarme sobre cómo había sido el parto, natural o cesárea; el comienzo de la lactancia y mi estado anímico (imagino que por valorar una posible depresión post-parto y cómo podía estar afectando al bebé).

En ese momento, Diego empezó a moverse buscando algo, ¿imagináis qué, no? ¡Teta! Le pregunté si aún tenía muchas preguntas más, por darle o esperarme. Entonces me dijo que iba a hacerle la exploración con la tripa vacía para no hacerle daño en ningún movimiento y que no vomitara.

Le quité la ropa y le miró el color de piel (que no estuviera amarillo), los ojos, los oídos, palmó la garganta, axilas, pechos, abdomen, caderas, piernas, pies y fontanelas. Lo pesó, lo midió y midió también el perímetro craneal. Lo manipuló para valorar los diferentes reflejos: del mono, plantar y la fuerza que tenía al facilitarle un dedo para agarrarse y levantarlo; así como el tono muscular.

Todo estaba perfecto por lo que continuó con la parte burocrática. Me dijo que hasta cuando estaría de baja por maternidad para organizar la lactancia y le conté que estaba en el paro y, viendo las ofertas de empleo que había en el mercado, haría como con Álvaro: lactancia materna exclusiva durante los seis primeros meses y, a continuación, lactancia a demanda introduciendo, poco a poco, la alimentación complementaria, manteniéndola hasta los dos años o hasta que Diego y/o yo queramos, tal y como establece la OMS.

Me preguntó la edad de Álvaro y me dijo que en caso de que él me pidiera teta, no debía darle puesto que él podía comer otras cosas y le estaría quitando leche a Diego. La corté enseguida: estaba informada de lo que era la lactancia en tándem y, si Álvaro me pedía teta, no iba a negásela porque era decisión era única y exclusivamente nuestra, pero que agradecía su información. Rectificó y me pidió disculpas, admitiendo que era una cuestión personal y que no debía de haberme dicho nada, pues había demostrado estar informada y con las ideas claras.

Me dió el calendario de desarrollo del niño de 0 a 18 meses para que fuera marcando lo que va consiguiendo hacer y acuda con él al centro de salud si pasado un mes más no consiguiera alguno de los ítems.

Os lo coloco por si os viene bien tenerlo. Espero que la información también os resulte útil si vais a acudir a hacer la primera revisión del mes de vuestros pequeños.

Previous Story
Next Story

You Might Also Like

3 Comentarios

  • Reply
    madreaprueba
    04/11/2014 at 21:15

    Hola Ely! Tienes suerte de haber obtenido tanta info. Mi pediatra ha sido mucho más escueta.
    Me parece genial que le hayas hecho saber tu opinión sobre la lactancia en tandem.
    Viene genial lo de la tabla, Rosa Jové tiene una parecida, pero no tan animada.
    Un abrazo

  • Reply
    Mamá de día y de noche
    04/11/2014 at 23:21

    Hola! Si, fue una primera visita completa y salí contenta, la verdad. Estaba informada de la lactancia en tándem y estaba dispuesta a ello viendo que el embarazo se me acababa y Álvaro seguía mamando, pero bueno… Es cosa nuestra y nadie, ni siquiera ella como pediatra tiene derecho a cuestionarlo. Gracias por pasarte y comentar, guapa! Un abrazo

  • Reply
    Mamá de día y de noche - Revisión de los seis meses, vacunas de pago gratuitas y la campaña electoral
    13/11/2015 at 17:03

    […] momento en el que suele haber menos niños, menos virus y todo está más tranquilo. Además, cuando conocí a la pediatra me pareció que era muy pro-lactancia, aunque claro no tiene que coincidir con el criterio del enfermero asociado a su consulta. La […]

  • Deja una respuesta

    Close