Hoy jugamos

Hoy jugamos, hoy aprendemos… ¡Con trenes de madera!

Hoy no tenía pensado escribir sobre esto, pero por motivos personales, no me ha dado tiempo a preparar la entrada que tenía en mente y tenía en la recámara varias entradas posibles. Una de ellas, la de hoy finalmente, habla sobre los trenes de madera en la sección que os presenté hace unos días sobre “Hoy jugamos, hoy aprendemos”.

Y es que, para los niños, el aprendizaje natural es a través del juego, la manipulación, la creación… así que hoy te voy a enseñar cómo lo hacemos en casa para que nuestros hijos aprendan y se diviertan al mismo tiempo.
Los trenes de madera que tenemos en casa los hemos ido adquiriendo en un gran centro comercial que todos conocemos y que puede ponerse en contacto conmigo si quiere que diga su nombre y ser sponsor de “Mamá de día y de noche”. La cadena sueca (¿ya sí sabéis de quién hablo, verdad?) tiene, además de mobiliario, juegos y materiales muy didácticos para los niños.
La caja inicial es muy sencilla y trae un tren y un conjunto de vías de madera (perfectamente lijadas, no hay riesgo de que haya ninguna astilla) con algunas piezas rectas, otras curvas y un puente, que permiten hacer un circuito simple y que el niño juegue. No es un material caro ya que vienen 20 piezas de madera por 9.99€. Nosotros, además del conjunto inicial, nos lanzamos a coger también un pack con vías adicionales (7.99€/10 piezas) y el conjunto que permite hacer un puente (9.99€/12 piezas). Vamos, que en casa tenemos muchas piezas, varios trenes y la posibilidad de que los trenes se bifurquen y pasen por túneles y puentes. ¿Completo, verdad? (No se nota nada que al padre le encanta el juego, ¿no?)
Las posibilidades de juego que tienen estas piezas son infinitas. Puedes hacer infinidad de variaciones y nunca te quedará el mismo circuito (a no ser que lo tengas fotografiado y lo hagas siguiendo las pautas). Si no, lo normal es que cada vez que lo montéis salga un circuito diferente, haciendo que la creatividad del niño aumente al tener infinitas posibilidades y ninguna fijada.
A Álvaro, con dos años y medio, le gusta mucho jugar con el tren de madera. La verdad es que cómo no hay posibilidad de equivocarse hace que tenga confianza para poner piezas (siempre están bien), aunque aún necesita ayuda para cerrar el circuito. Si lo hacemos nosotros, solemos ponerle bifurcaciones para luego jugar con varios trenes y que se puedan cruzar sin chocar. Le gusta especialmente el túnel por esto de ver desaparecer ante sus ojos el tren durante algunos segundos, y luego verlo aparecer.
Además, los trenes son muy sencillos. Están hechos con madera y tienen un imán con dos polos magnéticos: positivo y negativo. Los polos opuestos se atraen y hacen que el tren tenga un vagón más. Si intentas acercar dos polos iguales, se repelen. Más adelante podremos trabajar este aspecto con él, pero por ahora nos vale con decirle que “si no se juntan, dale la vuelta a uno de los trenes” (sí, al principio le daba la vuelta a los dos, por lo que tuvimos que matizar… ¡La lógica de los niños es tan racional!).
Si queréis un juego barato, de calidad y que permita la diversión de padres e hijos (juntos o por separado, como queráis), este juego puede ser una gran opción. Reconozco que es un juego con el que todos lo pasamos bien al preparar el circuito y luego persiguiendo a los trenes. Os dejo unas fotos de la última sesión que tuvimos de trenes. Ya hemos empezado a animar a Diego para que nos ayude con los trenes. En nada los veo a los dos montando vías, puentes y túneles… ¿Será que alguno se hará ingeniero o maquinista? 

Os dejo los enlaces de Amazon Afiliados porque he encontrado algún modelo de tren de madera educativo. Como ya sabéis, soy afiliada de Amazon. Por cada compra que hagáis a través de mis enlaces, Amazon me da una pequeña compensación económica. ¡Gracias por apoyar este blog! Si no tenéis una tienda sueca cerca, ésta puede ser una buena opción. Gracias por todo y ¡Feliz lunes!

Previous Story
Next Story

You Might Also Like

2 Comentarios

  • Reply
    Vanesa Pérez Padilla
    24/03/2015 at 16:35

    Uala, qué chulos! No los había visto, pero son una opción chulísima y baratísima. Ya veo que al peque también le ha entrado el gusanillo ferroviario. Me encanta la idea de poder ampliar, el miedo es que estas cosas infantiles se queden para dos ratos, pero al contar con extensiones, puede dar lugar a muchos momentos de juego. Gracias por la info y un besote!

  • Reply
    Ely - Mamá de día y de noche
    09/04/2015 at 21:59

    Si, guapa, el peque admira a su hermano y quiere jugar con él así que nos viene muy bien tener muchas piezas! Un besazo!

  • Deja una respuesta

    Close