Crianza Salud

A mi hijo le duelen las piernas, ¿qué le ocurre?

dolor piernas

Álvaro lleva unos días diciendo que le duelen las piernas. No es algo nuevo, ya lo he escuchado de su boca en alguna ocasión, pero claro, con un niño que no para quieto un minuto, lo normal es que algo le moleste, ¿no?

Le ocurre puntualmente, eso es cierto y suele coincidir con estirones que va pegando y que hace que a mí me duela el bolsillo por tener que hacer cambio de armario cada 2×3.

Normalmente no le doy mucha importancia y prefiero explicarle que, a veces, cuando crecemos, nos molestan un poquito los huesos pero que es algo pasajero, con el fin de tranquilizarlo.

A veces, le saco la crema que tengo para piernas cansadas y le doy un masaje. Es un momento placentero para él no solo por el masaje, sino porque paso a estar dedicada sólo a él y vuelve a ser mi único niño (pobre mío, se hizo mayor tan grande).

“Le duelen las piernas” en Google

Si miras en internet encuentras desde leucemia hasta artritis en niños y demás. Yo, como madre tranquila y calmada, prefiero pensar que las cosas son “normales” en un niño sano.

Cuando era pequeña también me dolían las piernas, lo recuerdo perfectamente, y nunca tuvo nada, afortunadamente.

Es verdad que es un dolor puntual, como os digo, que se le suele pasar y hace que lleve un ritmo de vida normal. Es decir, que va al cole y juega, corre y salta como el que más.

Si en el cole me dijeran que se queja y no se mueve, yo viera en casa que no puede levantarse o hacer su vida, evidentemente lo llevaría al médico.

Pero son momentos puntuales, acentuados por la noche, cuando deja de hacer actividad y comienza a relajarse.

Y claro, ahora que llevo unos meses haciendo running pienso que mis hijos no calientan nunca. Se ponen en marcha y, sin calentamiento previo ni nada, se lanzan a jugar.

Y lo de estirar lo dejamos para más adelante, claro. Así que es normal que le duelan las piernas, a mí me dolería hasta el alma.

A veces son solo agujetas

Hay momentos en los que en su descripción yo veo agujetas, estas típicas molestias después de haber hecho mucho ejercicio y coincide con la vuelta a las clases de futbol tras haber pasado unos días con laringitis, por ejemplo.

Así que mi método es observación, mimos y estirar bien las articulaciones. ¡Ah! Y beber mucha agua y tomar mucha fruta, como los deportistas 😉

Y, por supuesto, dar ejemplo cuando vuelvo de correr y estirar con ellos :)

¿A vuestros pequeños también les pasa?

El mediano ha pegado un estirón importante pero no ha dicho nada, sólo estuvo un día durmiendo 14 horas seguidas :)

Previous Story
Next Story

You Might Also Like

No hay comentarios

Deja una respuesta

Close