Mascotas

Tres niños, una perra, un pájaro… ¡y hemos aumentado la familia!

IMG_3900

Este verano ha sido genial, sin duda. Pero para evitar caer en monotonías (modo ironía on) pensamos en tener otro perro en casa.

Desde que Noa murió hace ya tres años pensamos en tener otro perro y, de hecho, tuvimos a Grapa, una preciosa perra que se convirtió en un caballo pese a que, cuando fui buscando un cachorro a un refugio me dijeron que no crecía –unos 8 kg, pesará- dijeron. Pesará 25, por lo menos.

La aventura con Grapa tuvo que terminar porque se volvía loca en un piso pequeño y con el embarazo de Lucía comenzó con unos celos horribles, así que aprovechando que los abuelos tienen una finca enorme donde puede correr y expandirse, decidimos que su sitio estaría mejor allí.

Y fue un acierto, aunque reconozco que nos costó separarnos de ella. Siempre pensamos que cuando coges a un perro es para siempre, pero creo que ambas partes tienen que estar bien. De nada sirve tener un animal si no le das lo que necesita.

Mi padre, en este caso, le da lo que ella quiere: libertad, espacio y campo. Y así todos nos llevamos bien.

Tiza llevaba sola en casa más de un año cuando empezó a rondarnos en la cabeza la idea de tener otro perro, pero claro, con tres niños había cosas que no quería que ocurrieran.

El tema de los pelos en un piso con tres niños pequeños es bastante complicado. Tiza tira mucho, todo el año, no hay que llevarla a la peluquería porque ya lo tira ella sola, pero claro, tienes que estar con el aspirador todo el día.

Así que empecé a mirar razas de perro que no mudasen el pelo.

IMG_4201

Además, estaba el tema del tamaño. La historia de Grapa ya os la he contado, pero hace años nos pasó una cosa similar con otra perra, Mika, que terminó en casa de mis suegros porque, aunque tampoco pasaría de los 8-10 kg, se hizo un caballo.

Sé que los perros abandonados, cuando son cachorros, no siempre se puede saber el tamaño de los animales, pero creo que también es razonable que, en los refugios y protectoras, respeten cuando acudes a adoptar y eliges preferencias.

En mi caso el problema del tamaño se debe al espacio –o, mejor dicho, a la falta de espacio- y a que no tenemos espacio exterior.

Mirando las limitaciones que tenemos, buscaba perro de raza y el schnauzer, estéticamente hablando, nos encantaba. Además, los peques tienen un cuadro de un puzle de Astérix y Obélix y siempre han dicho que querían un Ideafix.

Ideafix es un perro de raza imaginaria, aunque en las películas han salido tanto un Westy (West Highland White Terrier) como un Schnauzer Miniatura Blanco.

Elegimos el Schnauzer y estamos muy contentos. Contacté con una criadora muy cariñosa y atenta y, aunque iba buscando una hembra, enseguida me hizo ver que los machos me podían dar aquello que buscaba. No era cuestión de sexo.

IMG_4399

Y llegó Lego a nuestra vida. Llevamos con él dos meses y es genial: cariñoso, atento, protector, divertido, juguetón, tranquilo y muy muy muy cuidadoso con los niños, especialmente con Lucía, que ahora tiene diez meses de edad.

No sé si es el perro que es ideal o nosotros que ya tenemos bagaje en esto de los perros, pero sabemos que va a ser un perro que va a acompañar a nuestros hijos a lo largo de su infancia y lo recordarán mucho.

Tiza, nuestra perra, con seis años lo ha aceptado perfectamente y juega con él a ratos. Hay momentos en los que deja que sean los chicos los que jueguen y lo agotan mientras ella descansa y ve la vida desde la barrera.

También tenemos dos canarios nuevos, aunque no estaban premeditados. Veréis, nuestro canario, Kike, se escapó de la jaula –Álvaro afirma que se fue con sus amigos- y el sonido del canto me faltaba en casa.

Esperamos unos días con la jaula abierta por si se cansaba de estar de fiesta, pero no volvió, así que fuimos a buscar a otro pájaro. Dusty vino a casa y, aunque lleva en casa más de tres semanas aún no se ha lanzado a cantar, así que cogimos otro que ya cantaba mucho, Buzz (sí, Buzz Lightyear) para que le enseñe. ¡Y en esas estamos!

Así que tenemos una familia muy numerosa, aunque no desgrave ninguna de las mascotas que tenemos.

IMG_4115

Por ahora creo que vamos a parar, aunque reconozco que el problema lo tengo yo porque me encantan los animales (salvo los reptiles que no termino de verles el punto como animales domésticos) y me encanta ver la imagen de los niños rodeados de mascotas, participando en sus cuidados, yendo al veterinario, poniéndoles comida, agua, la bañera para los pájaros y bañando a los perretes.

¿Vosotros tenéis mascotas? ¿Cómo llegaron a vuestra casa? ¿Cómo se llevan con los niños?

Os leo en los comentarios, un abrazo

Previous Story
Next Story

You Might Also Like

No hay comentarios

Deja una respuesta

Close