Reflexión

Hablemos de conciliación


Que la conciliaciónen España es una broma creo que es algo que todos sabemos. Por más que leo y busco cómo lo hacen en otros países y qué es lo que hacemos aquí, no consigo entender por qué no lo conseguimos. En muchas ocasiones veo que el Estado Español no hace grandes cosas por tomar cartas en el asunto. Por otras, las empresas no pueden cargar sobre sus espaldas todo ese peso. Y, por supuesto, los trabajadores tampoco. Y digo yo, si nos levantamos a la misma hora que en otros países, ¿por qué ellos pasan más tiempo con sus hijos y nosotros no? Imagino que será un conjunto de cosas que nos impiden entender que realizarnos profesional y familiarmente debería ser objetivo de todosy no sólo de unos cuantos.

Entiendo que haya personas que piensen que las empresas están para ganar dinero. Dinero queremos todos, eso es verdad. Necesitamos el dinero para comer, para vestirnos, para pañales y para la hipoteca. Y si además tenemos para darnos un capricho, mejor que mejor. Pero, ¿a costa de todo?
Veo familias en las que los dos son profesionales con formación y años de estudio a sus espaldas, con puestos importantes y con sueldos importantes. Necesitan guarderías para sus hijos y también tiran de abuelos o tíos cuando “surgen” reuniones inesperadas, pero que, por lo general, suelen complementarse en los horarios para que uno lleve a los niños y la otra los recoja cuando finalizan el cole.
Otras familias no tienen tanta suerte y, aunque los dos trabajen, necesitan tiran habitualmente de abuelos y tíos para poder “llegar” a buscar a sus hijos, jugar un poco con ellos, bañarlos, darles la cena y a dormir que mañana volvemos a madrugar.
Otras parejas se organizan mucho peor y casi no ven a sus hijos, que los crían entre la guardería, los abuelos y los tíos. Y, además, necesitan descansar durante el fin de semana porque con los niños no hay quien duerma.
Y tengo más familias. Las hay que por diferentes circunstancias la incorporación tras el embarazo, la maternidad, lactancia y vacaciones vino acompañada de un “gracias por su colaboración” y una carta de recomendación bajo el brazo. ¡Y eso que los niños venían con un pan! Y llega el momento de reinventarse y disfrutar de la maternidad, aunque haya agobios económicos y momentos de saturación marujil.
Y hay otras, aunque espero y deseo que sean las minoritarias, en las que los niños se los come la mujer, las tareas de casa también, tiene un trabajo con ciertas responsabilidades y, evidentemente, muy mal ojo a la hora de encontrar a su compañero de viaje, ya que ni acompaña ni viaja. Y llegan las broncas, los agobios y la temida pregunta “¿y yo cómo concilio?
El día que en España nos demos cuenta de que tener un hijo no es un capricho, sino una necesidad, igual cambian las cosas. Las políticas no favorecen que se tengan hijos aunque se vea en la pirámide que tenemos un país envejecido, sin niños y que en unos años no habrá Dios que mantenga las pensiones y las prestaciones que tenemos. ¡Señores! Que los niños de hoy serán los que paguen su jubilación. Sí, sí, ellos son el futuro. Pero también el presente. Un presente que pasa poco tiempo con sus padres, mucho tiempo en actividades dirigidas(colegios, extraescolares, deberes) y demasiado tiempo sintiéndose “poco productivo” en España.
Creo que los españoles tenemos capacidad de cambio. Sé que el cambio tiene que ser entre todos, pero es posible. No consiste en que desde arriba nos metan “a capón” las políticas de otros países en los que la conciliación es factible o en las que, un niño con cualquier problema (motor, psicológico o cognitivo) no es un problema para los padres sino que es un niño del país entero al que sacan adelante con centros, terapias y demás logística. Aquí aún nos falta mucho para llegar a eso, pero espero verlo con mis ojos.
Espero que pronto nos demos cuenta de que los niños necesitan a sus padres. Y que los padres necesitamos a los niños. Necesitamos trabajar, es cierto. Pero los años pasan y la infancia de tus hijos sólo pasará una vez. Si te pierdes esos primeros años en los que te necesitan, luego no te necesitarán. Por evolución normal y por costumbre (que duele más).
Y si eres un hombre que piensas que el problema de la conciliación lo tiene tu mujer, háztelo mirar. Los niños son de dos; bastante hacemos ya con tener los embarazos nosotras y parir. Si crees que cuidar a tu bebé no es una tarea para ti, igual no eres lo suficientemente hombre (e inteligente) para darte cuenta de que recibirás lo que estás dando; que los niños son muy listos y crecen muy deprisa; y que algún día te dirá a la cara “tú no me quisiste” y llevará razón.
Conciliar es tarea de todos, no solo de las mujeres. ¿Por qué las reducciones suelen ser cogidas por las mujeres? ¿Por qué no se cogen los hombres las excedencias? Afortunadamente cada vez hay más hombres involucrados en la crianza responsable de los hijos. Hombres que llevan traje por la mañana y chándal por la tarde para jugar con sus hijos en el parque. Hombres interesados en la salud de sus hijos que acuden al centro de salud y a las tutorías con los profesores. Hombres que cuidan a sus hijos. Hombres que cuidan a sus mujeres. Hombres que cuidan a sus familias. Hombres que han entendido que conciliar es trabajo de todos, no solo de mujeres.
¿Y tú concilias? Mejor dicho, ¿vosotros conciliáis?
Previous Story
Next Story

You Might Also Like

7 Comentarios

  • Reply
    Nueve meses Y un día después
    27/03/2015 at 07:08

    Se hace lo que se puede, pero sí. Por suerte trabajo en educación con lo que implica de buenos horarios y días libres. Además de que mis suegros viven al lado de casa y están muy pendientes del niño. Vamos, que podría decirse que soy la marquesa de la conciliación, pero porque he tenido la suerte de contar con los abuelos paternos. Si no, un par de tardes a la semana y de semanas al trimestre habría tenido que tirar de ludoteca o buscar a una persona que se quedara con el enano.
    Por otro lado el padre de la criatura le adora y compartimos su crianza si bien el tema logístico necesario para la supervivencia (jeje) lo llevo casi todo yo aunque cada vez menos.
    Me ha gustado mucho el post. Además mencionas a los niños con discapacidad. Ellos y sus familias son los auténticos olvidados en un país en el que se viene tirando del búscate la vida y del apoyo familiar y de amigos.
    Un abrazo y gracias.

  • Reply
    Vanesa Pérez Padilla
    27/03/2015 at 18:10

    Excelente reflexión. Yo soy una profesional muy cualificada y con experiencia que no ha visto la manera de conciliar familia, trabajo y discapacidad. A un mes y medio de entrar en los 40 es increible que no parezca posible salir de este círculo desconciliador que la sociedad me ha impuesto. Y como yo, tantas…Una auténtica pena la cantidad de personal valioso que las empresas se están perdiendo por carecer de políticas de responsabilidad social adecuadas…Muy bueno Ely. Muac!

  • Reply
    Ely - Mamá de día y de noche
    09/04/2015 at 21:54

    Cuando estudiaba en la universidad escuché a un profesor de magisterio decir que en los países nórdicos un niño con discapacidad no era una carga para los padres; era un niño de su país y el país le proporcionaba lo que necesitaba! Cuanto nos queda aún por aprender! Gracias por pasarte y por contar lo bien que concilias, aunque como tú dices, gracias a ayuda familiar! Un besazo

  • Reply
    Ely - Mamá de día y de noche
    09/04/2015 at 21:57

    Vanesa, tú eres un ejemplo de valentía y de trabajo constante! Eres una crack y es una pena que las empresas no te valoren porque vales mucho! No es fácil tener una familia numerosa, un niño con discapacidad y seguir aportando a la sociedad, pero espero que encuentres tu sitio! Besos y gracias!

  • Reply
    paula sd
    29/06/2015 at 09:11

    Efectivamente la familia es un trabajo de equipo. Pero no sólo la conciliación es un tema que afecta a más personas cuando tienen hijos (ahí se agudiza) si no que TODOS debemos tener un equilibrio entre la vida social y laboral, sea para cuidar a los hijos o para ver la tele. Es cierto que en nuestro País los horarios son terribles, y el presencialismo es un absurdo. Debería medirse la productividad de todos y trabajar más ppr objetivos.
    Además, creo que es un problema global: es cierto que en otros países es menos grave, pero yo hablo con personas que viven fuera de España y tampoco ea la panacea.Depende mucho del tipo de trabajo y del.país, pero lo cierto es que no hay una solución única y que hay que seguir luchando.

    besos

  • Reply
    Ely - Mamá de día y de noche
    29/06/2015 at 10:52

    Totalmente de acuerdo, Paula. La conciliación es un problema de todos, aunque no tengamos hijos (aún o nunca). Es que es importante lograr un equilibrio entre el trabajo y la vida personal… Pero en pocos sitios ven que el trabajo por objetivos es productivo en muchos trabajos… Soluciones únicas, como bien dices, no hay, pero tendremos que seguir pensando y proponiendo ideas, modelos… habrá que ver cómo lo gestionamos. Un abrazo y gracias por tus aportaciones!

  • Reply
    Mamá de día y de noche - Vitrificación de óvulos
    13/11/2015 at 17:05

    […] menos hijos, así que eso de tener el carnet de familia numerosa se va quedando para los valientes. La escasa conciliación familiar y laboral de las empresas españolas, las jornadas interminables y la poca estabilidad laboral no ayudan a […]

  • Deja una respuesta

    Close