Reflexión

Gracias 2014 por todo lo que me has dado y enseñado

images
Faltan horas para que se acabe el año y es momento, nuevamente como en Nochebuena y Navidad, de reunirnos con la familia para celebrar el fin de un año que termina y el inicio del siguiente. No sé lo que me traerá el 2015, pero sé lo que me ha traído el 2014 y quiero hacer un “inventario” y agradecerle todo lo que ha aportado a mi vida.
Enero
Comenzamos el año con la familia, unidos. A los pocos días vinieron los Reyes y Álvaro fue el protagonista indiscutible del evento. Ver su cara de ilusión y entusiasmo nos hizo recuperar también a nosotros la alegría.
Después vino el cumpleaños de papá y del primo y volvimos a disfrutar de comidas familiares. A pesar de un menú preparado para la ocasión, no pude disfrutar todo lo que me gustaría de aquella comida porque por aquellas fechas sólo mi marido y yo sabíamos que la familia aumentaría, pero los vómitos ya estaban en mí día a día (y durarían hasta la semana 17).
Febrero
Febrero llegó y, con él, la noticia de nuestro embarazo en la semana 12 a toda la familia. La delgadez de mi cuerpo demostraba que nada me sentaba bien en el estómago y, aunque nos dijeron que sería una niña, estábamos contentos con la idea de ampliar nuestra pequeña gran familia.
Marzo
En marzo, poco a poco, mi estómago se fue relajando y dejé de vomitar, aunque pude llevar mis vaqueros hasta la semana 20 del embarazo lo que fue bastante bueno para mí, ya que la ropa de embarazada no me gusta demasiado.
Abril
Poco a poco nos fuimos mentalizando que en unos meses seríamos uno más en la familia y, aunque no solemos viajar largas distancias, sí solemos ir con frecuencia a ver a los abuelos, lo que implica llevar maletas y ropa. Las peores épocas son las de vacaciones o puentes ya que acumulamos “por sis” en la maleta y regresamos con demasiada ropa sucia para no molestar a la familia. Por cierto, en abril salimos a comprar unas camisas para papá y regresamos con la venta de mi coche chuli hibrido capricho de mamá por un siete plazas molón que nos ha facilitado la vida y los viajes. ¡Y sólo íbamos a por camisas!
Mayo
Mayo fue un mes complicado. Teníamos las fiestas del pueblo de mis padres, con romería manduquera para contrarrestar el peso de la incipiente barriga. También mi cumpleaños pero dos días antes la mala suerte hizo que perdiéramos a Noa en un accidente con otro perro. Tomar la decisión que tomé fue muy duro para mí, para nosotros como familia. No teníamos demasiada elección, tenía su cuerpo destrozado y no queríamos que sufriera para perderla. Antepuse su bienestar a nuestra familia y en cuestión de minutos pasamos de estar disfrutando en el campo a volver a casa sin ella… aún hoy la lloramos y la recordamos. 
 

Noa, a la derecha, me enseñó que “la vida es de repente”.
Junio
Tras terminar mayo con un dolor tremendo por la pérdida de Noa, decidí coger a un cachorro de una protectora. Fue una perrita, Grapa, que hacia las delicias de toda la familia, aunque siendo tan pequeña os podéis imaginar que nos pasábamos el día con la fregona en la mano.

Grapa con dos meses
Julio
Papá terminó su curso y sólo tenía que trabajar durante las mañanas la primera quincena, lo que nos permitía tenerlo por las tardes y comenzar con los paseos nocturnos y helados que tanto me gustan. También conocimos a Alejandro, un joven chico del pueblo que paseaba con su madre, dos perros y sus motos de juguete. Hablando con ellos hicimos amistad y empezamos a vernos, por los niños, en el parquecillo para que pudieran jugar sin prisa una vez que el sol no estaba presente.
Agosto
Cada vez tenía más tripa y más cansancio acumulado. Pensé durante todo el embarazo que me iba a tocar hacer tándem con los dos ya que Álvaro aún no se había destetado y, la verdad, no quería tener que hacerlo. La ginecóloga, desde el principio, me animó a no destetarlo e incluso hacer el tándem. Sin embargo, en agosto, el día que nos marchábamos de vacaciones noté que iba a dejar de mamar. Poco a poco ha ido pidiendo cada vez menos, aunque en agosto fue cuando se distanció por primera vez.
Hacia el 25 de agosto me dijeron que tenía la placenta envejecida y que el bebé estaba con bajo peso según medidas. Me decían que el parto se retrasaría porque estaba de menos semanas que las que decía. Sin embargo, yo siempre pensé por mis cálculos matemáticos que estaba de algo más de lo que ellos me decían por ecografía… ¿Quién llevaría razón? ¡Tan solo unos días después se descubriría!
Septiembre
El 6 de septiembre, tras un paseo por el mercado medieval comiéndome un helado de chocolate, me puse de parto. En cuestión de minutos tuve a Diego entre mis brazos, acompañada, en todo momento, de mi compañero de vida. Él siempre ha confiado en mí para los temas de maternidad y crianza. Ha respetado cada una de mis dudas, de mis miedos y de mis ganas de experimentar. Gracias a él soy madre 100% de mi tiempo. Valora más que nadie el tiempo que paso con los niños y me anima y apoya en todo lo que hago. ¿Puedo añadir algo más?
Octubre
Álvaro cumplió dosaños rodeado de familiares y amigos. El regalo más especial que tuvo fue, sin duda, una carta que le dejó su padre escrita por la mañana antes de irse a trabajar. Álvaro es capaz de reconocer su nombre, el de su hermano, mamá y papá. Me pidió que se la leyera una y otra vez. Fue genial ver esa cara de ilusión. Cuando llego su padre le dimos nuestro regalo, una bici sin ruedas con casco y botella de agua de Rayo McQueen. ¡Qué contento estaba!
Álvaro cumplió dos años a nuestro lado

Octubre también fue un mes en el que tuvimos que decirle adiós a Grapa. Tras unos meses en nuestra casa, las vacunas, esterilización, desparasitaciones y muchos momentos juntos tuvimos que tomar una decisión difícil. La perra resulto ser una mezcla entre dálmata y perro de caza. El piso se le quedaba pequeño y se empezó a deprimir. No podíamos dejarla solo porque sus trastadas cada vez eran más devastadoras. Afortunadamente mis padres tienen una parcela en la que aceptaron a Grapa encantados y puede saltar y correr lo que necesita por allí. Aunque no la tengamos en casa, la tenemos en nuestro corazón y vamos a verla para que nunca olvide que la sacamos de la perrera y le dimos un hogar.

Noviembre
Noviembre ha estado cargado de exámenes, reuniones, pruebas y demás tareas para papá, pero se planteó disfrutar con nosotros del tiempo que tuviera y lo hace cada día. En noviembre, aprovechando el buen tiempo, nos fuimos a pasar un día al Retiro (Madrid) y, manduca y boba wrap en mano, disfrutamos todos comiendo en los jardines y paseando sin prisas.
Diciembre
Diciembre es el mes de la magia navideña. Empezamos  con un puente para ir abriendo boca y nos encantó. Luego empezamos a poner el árbol y el Belén con Álvaro mientras Diego miraba hacia todos los lados con ganas de aprender. Las vacaciones navideñas han sido especiales. Hemos aprovechado para ir en tren al Museo del Ferrocarril, comer por Madrid, salir a pasear, ir al campo, visitar centros comerciales, comer en Foster Hollywood, visitar a la familia, a amigos, ir al parque, recibir regalos, agradecerlos, divertirnos, abrazarnos, cometer errores, aprender de ellos, comer polvorones, jugar, correr, sonreír…
Este 2014 hemos hecho muchas cosas; pero, sobre todo ¡vivir! Hemos vivido muchas emociones, las hemos grabado en video, nos hemos hecho fotos… Y ahora no podemos más que agradecer cada uno de los momentos que hemos pasado porque hemos estado juntos. ¡Gracias 2014 por todo lo bueno que has traído a nuestra vida!

 

Previous Story
Next Story

You Might Also Like

No hay comentarios

Deja una respuesta

Close