Garbanzos con verduras para chuparse los dedos

El otro día publiqué una fotografía en Instagram con unos garbanzos que había preparado para comer con los niños y muchas me comentasteis diciéndome que tenían muy buena pinta y pidiéndome la receta.

Así que me he propuesto ir añadiendo recetas que preparemos en casa y que los niños coman bien por eso de dar ideas. Aunque también os digo que a mis hijos es que les encanta la cuchara y la comida consistente tipo fabada, lentejas, sopa de cocido… Pero también comen muy bien la pasta, las verduras…

La cantidad que les pongo en el plato va un poco a ojo, siempre pensando en cuánto pueden comer, y ellos deciden cuánto se comen. Siempre pueden echarse más si han terminado el plato o pasar al postre si ya han decidido que han terminado. Pero no les dejo “sustituir” la comida por monedas de chocolate (mi mediano lo ha intentado en varias ocasiones).

Con eso quiero decir que, si hoy no quieren comer sopa ni el filete de después, pueden pasar a tomarse una fruta o un yogur, pero no chocolate. Y luego, en la merienda, tendrán la fruta o el sándwich. Los dulces y chocolates están reservados para momentos puntuales, pero es más fácil de cumplir si no tienes de estos productos en casa.

Estas Navidades nos han regalado varias bolsas con monedas de chocolate y aquí tengo a uno que pasaría días y días a base de monedas (no lo digo enfadada, lo digo sonriendo porque yo también podría hacerlo).

Bueno, voy con la receta (salen unas seis raciones):

Ingredientes:

  • Aceite de oliva virgen extra
  • ½ cebolla
  • 1/3 pimiento rojo
  • 1/3 pimiento verde
  • 1/3 pimiento amarillo
  • Sal
  • Agua
  • 400 g de garbanzos secos puestos en remojo la noche anterior
  • Dos hojas de laurel
  • Romanesco

Preparación:

  1. Calentar el aceite de oliva virgen extra en una sartén para pochar la cebolla. En mi caso uso siempre Aceites Almenara, un aceite exquisito de la Puebla de Almenara, un pueblo de Cuenca
  2. Picar la cebolla y pocharla en el aceite. Ponerle un poco de sal (no demasiada)
  3. Trocear los pimientos y añadirlos a la surten con el fin de pocharlos un poco.
  4. Cuando veamos que tenemos la verdura pochada, añadimos agua y le ponemos un par de hojas de laurel.
  5. Cuando empiece a hervir, añadiremos los garbanzos previamente lavados. Dejamos que vuelva todo a romper a hervir y bajamos a fuego medio.
  6. La verdura y los garbanzos estarán hirviendo hora y media (más o menos, dependerá de vuestro fuego).
  7. Media hora antes de terminar, añadir el romanesco para que se haga con el resto de verduras y garbanzos.
  8. Rectificar de sal, aunque se recomienda que no tenga demasiada (hay que cuidar el corazón).

16002943_10207794428567931_6880126167439966678_n

Es una receta muy sencilla y en casa la comemos fenomenal. A mí me la hizo un día mi suegra que la vio en la tele en el programa de los Hermanos Torres. He intentado buscarla, pero no encuentro la original. Puede ser también que ella viera una receta parecida y la adaptara al mundo vegetariano para que yo pudiera comerla. La cosa es que a mí me encantó y por eso me animé a hacerla. ¡Además, es muy fácil!

Si os animáis a hacerla, ya me contaréis qué tal os funciona en casa.

¡Feliz día, familia!

Ely

Ely

El post de hoy ha llegado hasta aquí, pero puedes dejar tu comentario para ayudarme a crecer y a aprender contigo. Recuerda que un blog se nutre de ellos :) Espero volver a verte por aquí y ¡feliz día! Nos vemos en las Redes Sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Close