Alimentación Crianza Reflexión

Enseñar a los niños a poner la mesa es fácil y divertido

Salvamanteles

¡Buenos días! Pues sí, cómo lo leéis en el título, mis hijos se han animado con esto de las tareas domésticas y están implicadísimos en esto de la conciliación y la corresponsabilidad. Alguna ventaja tendría que tener la educación en casa, y es que los niños no tienen más opciones que ver cómo se tiene la ropa limpia, la comida hecha, la mesa puesta… Aprenden tareas de la casa, sí, y también aprendemos otras áreas de la vida: a mirar bichitos muy pequeños en el campo, a subir a las piedras más altas, a ver cómo maman los terneros de sus mamás…

Pero hoy lo que os quiero contar es cómo lo hemos hecho en casa. Y es que esto de enseñar a los niños a poner la mesa parece fácil pero si lo quieres hacer bien, tiene sus trucos. Siempre que pienso esto me acuerdo de mi “yaya” (te quiero, bisa), que la pobre cada vez que pone la mesa deja todos los cubiertos juntos y revueltos, y yo, que no soy una ordenada nata, me altero porque me encanta ver una mesa colocada. Quizá por eso cuando mi cuñada y su marido nos invitan a cualquier comida o cena en su casa, me quedo embobada viendo lo detallistas que son, cuidando todos las pequeñas cositas que hacen que quede una mesa perfecta.

Total, que si mis niños quieren poner la mesa, prefiero que aprendan las posiciones de los cubiertos y que, poco a poco, lo interioricen. Además, hacer con ellos tareas de este tipo les ayuda porque les da confianza y seguridad; saben manejarse con los cubiertos, colaborar con la familia, tener responsabilidades… Lo que quiero es que enseñar a los niños a poner la mesa sea fácil y divertido al mismo tiempo.

Pensad que Álvaro tiene tres años pero Diego no llega a los dieciocho meses, sin embargo, esto de tener un maestro “igual” hace que sus intereses y ganas de hacer lo mismo que Álvaro se vean multiplicadas. Así que cada uno ayuda, sí, pero en la medida de sus posibilidades.

Una mañana Álvaro me planteó la pregunta de cómo se colocaban los cubiertos. Como buen niño se había fijado en que su padre y yo los colocamos siempre igual pero él aun no tenía referencias para repetir el modelo. Así que cogimos los cubiertos que se necesitan en la mesa, cogimos una cartulina de tamaño DIN A-3 y comenzamos a dibujar el contorno de los cubiertos.Álvaro pontando su salvamantel

Primero lo hice yo para que viera como se hacía, repitiendo los movimientos con cautela, despacio y sin prisa. Hice ante su atenta mirada el “salvamanteles explicativo” y luego lo repetí una vez más, para que interiorizara los pasos. ¿Resultado? Que no quedaron perfectos pero que nos gusta el resultado.

Y luego llegó el momento más esperado: Álvaro se puso a dibujar sus cubiertos, desechando el cuchillo (“porque esto siempre con papá o mamá”) y, de regalo, le hizo su propio salvamantel a Diego, para que todos tengamos uno.Salvamantel para mamá

Luego me hizo poner los nombres de todo en todas las hojas. Estamos en un momento en el que las letras y las palabras le interesan mucho, está con ganas de descifrar lo que pone en los sitios y cada vez tiene más palabras interiorizadas, aunque ahora va buscando letras, sacando si son de papá, mamá, de Diego, de Tiza, de Grapa… Como imaginareis me paso el día diciendo que pone en cada sitio, de quién es esa letra y escribiendo lo que me va pidiendo…

Por último, pusimos la plastificadora a calentar y plastificamos nuestros salvamanteles. Ahora todos sabemos colocar bien los cubiertos, hacemos el reparto de cubiertos bien porque hacemos una autentica correspondencia uno a uno, y como lo primero que tenemos que poner son los salvamanteles, pues tenemos que leer de quién es cada uno antes de colocarlos.

Como veis, esta actividad salió después de escuchar a Álvaro, no era planificada y ha resultado un éxito tanto hacerla como en el día a día, ya que la mesa la ponernos dos veces (menos los fines de semana, que son tres porque desayunamos en familia). Siguiendo a los niños es como salen actividades muy chulas y didácticas. Así que, ya sabéis, mantened ojos y orejas bien abiertos, que los niños no dejan de sorprendernos.

Un abrazo y ¡feliz fin de semana!Salvamantel con servilleta

Salvamantel con plato

Salvamantel con tenedor

Salvamantel con cuchara

Salvamantel con vaso

Salvamanteles familia

P.D. Esto también es una actividad Montessori de la vida práctica 😉 Porque poner la mesa, es una tarea para toda la vida :)

Previous Story
Next Story

You Might Also Like

1 Comentario

  • Reply
    Arusca
    20/02/2016 at 11:25

    ¡Qué buena idea! Me la apunto para enseñarles a poner la mesa con cada cosa en su sitio. La verdad es que, en casa, somos más de poner los cubiertos sobre la mesa. Mis Trastos la ponen y la quitan, llevando y retirando platos, cubiertos, vasos… pero todavía no les habíamos enseñado en qué sitio va cada cosa. Y ya va siendo hora, la verdad. Así que haré lo que tú. ¡Gracias por la idea!

  • Deja una respuesta

    Close