El té de los viernes (VII)

¡Buenas tardes! Una vez más el té volvemos a tomárnoslo por la tarde… Ya lo sé, debería dejar programada esta entrada pero con esto de apurar hasta el último momento para contaros toda la semana, a veces me pasa esto. Pero bueno, aquí va mi resumen semanal. 
 Si me habéis ido siguiendo en el blog, el lunes escribí un post sobre la seguridad en el coche. Mis hijos, desde hace unos días, ya viajan a contra marcha y el resultado está siendo muy muy positivo. Pensábamos que igual Álvaro no llevaría bien el tema de ir de espaldas a nosotros, pero está encantado porque puede ver lo de delante (gracias al espejo) y lo de atrás (por la posición). Total, que nos tiene controladísimos y está muy contento con su nueva silla. Diego ahora viaja mucho más seguro que en la maxi-cosi porque la postura no es nada forzada y se queda frito en cuanto arrancamos el coche. ¡Así que no os lo penséis! Los niños, mejor de espaldas a la marcha.

 

El miércoles salió publicado un post sobre una ciudad romana llamada Segóbriga. ¿La conocéis? Está en la provincia de Cuenca, a tan solo 4 km de Saelices (km 100 de la A-3) y es un lugar que visitamos cada año y nos sorprendemos con los nuevos hallazgos que allí se producen. Si no conoces este Parque Arqueológico, te invito a visitarlo y alucinarás con su “historia viva”.
Si me habéis visto en las redes sociales, he estado bastante activa con un tema que me preocupa y me pone en “estado de alerta”: la conciliación, la maternidad, el trabajo… Es que no sé en qué seguimos pensando. A ver, la conciliación no es un problema de las madres o de las personas que tienen hijos. La conciliación es un problema que nos afecta a todos porque todos necesitamos tener un equilibrio entre nuestra vida laboral y la personal (familiar, de amistades, de hacer deporte, ocio y tiempo libre). 
El Club de las Malas Madres puso de manifiesto en su informe #Concilia13F una realidad muy preocupante. Las mujeres sufrimos despidos al anunciar embarazos (esto es muy familiar para mí), nos quitan responsabilidades en nuestras tareas laborales, tenemos que asumir una bajada de salario al pedir la reducción de jornada (que, en lugar de disminuir la carga de trabajo, se hace la misma pero en menos tiempo y menos salario)… 
Y así un montón de acciones en las que las madres, la maternidad y la infancia se están viendo afectadas de forma muy seria. Y sí, lo sé, hay empresas en las que no se hace nada de esto. Pero hay muchas otras en las que sí se hace y no deberíamos permitirlo, ¿sabéis por qué? Porque sin madres no hay niños y, sin niños no hay futuro. ¿Quién pagará tu pensión si no hay niños? ¿Quién mantendrá esta rueda si no hay nadie que la haga girar? ¡La locura no es tener 3 o 5 niños, es que la sociedad no te facilite las cosas! 

Así que, desde aquí muestro, nuevamente, mi apoyo a esta tarea de luchar por tener derechos. Imagino que las cosas irán cambiando, pero se necesita apoyo y levantar la voz. El pasado lunes, a las 22 horas, hubo una quedada twittera y estos fueron los datos conseguidos:
Está claro que en España no sólo nos mueve el futbol. Somos capaces de hacer muchas cosas y quizá ha llegado el momento de pedir. La primera cosa que se necesita es el cambio en el paradigma social. Está claro que los hombres no tienen tetas para amamantar pero sí son importantes en la crianza. Queremos que se respeten los plazos de 6 meses de lactancia materna que recomienda la Organización Mundial de la Salud. Yo creo que los hombres deberían tener otros 6 meses para evitar la discriminación a la hora de elegir personal para un puesto de trabajo. Además, el bebé se beneficiaria de tener un año completo con sus dos personas de apego (madre y padre), alejado de madrugones y rutinas de guardería.
No todos los trabajos se pueden realizar desde casa, pero los que sí se pueden hacer, ¿por qué no confiar en los trabajadores y realizar un trabajo por objetivos desde casa? Estar en casa y trabajar desde ella no significa estar viendo la tele, ni mucho menos.
Y si se pide una reducción de jornada, además de concederla con la correspondiente reducción de salario, hay que hacerlo también en la cantidad de trabajo asignado.
Y si todos queremos ayudar a que se produzca una conciliación real, quizá deberíamos dejar de ir a comprar a última hora, para que todos podamos salir antes y conciliar. ¿No?
Bueno, hoy me estoy enrollando mucho. Os dejo contándoos que para celebrar que ya tenemos al padre de las criaturas en casa de vacaciones, hoy me he ido a dar un masaje. ¡Qué relax! Reconozco que de vez en cuando todos necesitamos un ratito de desconexión y de quitar contracturas. Por si vivís por la zona, os dejo los datos de esta estupenda masajista. Se llamar Mar y es muy buena, aunque seguro que os deja sin respiración cuando os coja las contracturas.
Nosotros esta semana hemos estado en la piscina disfrutando los cuatro del agua y, como ha hecho tanto calor, también hemos salido al pantano para que las perras se dieran un chapuzón. 

 

 Además, hemos recibido algún que otro paquetito y pronto habrá nuevos post con sellos de calidad muy interesantes para mamás y niños. Estoy preparando una categoría especial de “Cuídate Mamá” para hablar sobre productos muy interesantes para las mamis, que también tenemos que cuidarnos. 

 

Y por hoy me despido. Espero que hayáis pasado una estupenda semana y que estéis disfrutando, sobre todo, de vuestros peques.
Un abrazo
Ely

Ely

El post de hoy ha llegado hasta aquí, pero puedes dejar tu comentario para ayudarme a crecer y a aprender contigo. Recuerda que un blog se nutre de ellos :) Espero volver a verte por aquí y ¡feliz día! Nos vemos en las Redes Sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Close