Dos cuentos especiales para las madres: Algún día y Siempre te querré

Ayer fue el día de la madre y ya sabéis que en esta casa nos encantan los cuento. Por eso, he pensado que sería bonito, sobre todo si sois madres primerizas o estáis a punto de serlo, reseñaros dos cuentos que han sido un regalo para mí en mis maternidades.

Cuentos para mamás hay muchos, muchísimos. Pero estos dos que os traigo son especiales para mí.

Son cuentos que han llegado de la mano de alguno de mis hijos y que he leído junto a ellos: un regalo para las dos partes.

Siempre te querré, de Robert Munsch

DSC_1044

Empezaré por “Siempre te querré” que llegó de la mano de Diego, mi segundo bebé y que me hizo llorar de emoción.

Siempre te querré cuenta la historia de una madre junto a su bebé, un niño, que va creciendo mientras ella le canta una nana que dice

“Siempre te querré.

Siempre tendrás mi cariño.

Mientras yo esté contigo,

Siempre serás mi bebé”

Y el bebé, por supuesto, continuó creciendo. Pasa por los momentos más intensos en la crianza de un hijo: la infancia, la niñez, la adolescencia, la juventud…

El tiempo pasa. Pasa muy deprisa y, cuando nos queremos dar cuenta, nuestros hijos son mayores. Y nosotros… ancianos. Pero siempre seremos madres.

Quizá por eso me emociona cada vez que se lo leo a mis hijos y me ven con la lagrimilla en los ojos. Algún día, se irán. Tendrán sus propias preocupaciones y ocupaciones. Y yo seguiré siendo su mamá, para siempre.

Pero el ciclo de la vida es así. Seguro que todos me entendéis.

Es un libro precioso para regalar a un bebé recién nacido. Sobre todo, para su mamá, que siempre, siempre, siempre, se emocionará con él.

Si espera un bebé varón, es el regalo ideal, creedme :)

Algún día, de Alison McGhee y Peter H. Reynolds

DSC_0220

Esta joyita literaria ha llegado con el nacimiento de Lucía y aún recuerdo la primera vez que se lo leí, a solas, ella y yo. Mientras dormía en mi pecho comencé a leérselo…

“Un día conté tus deditos

y los besé uno por uno”

Por supuesto no pasaron muchas páginas antes de que comenzara a emocionarme porque es un libro que, al igual que el anterior, se va adelantando en el tiempo y va creciendo con la bebé.

Va pasando por las diferentes etapas, con emoción, con imágenes muy cuidadas, con momentos buenos y momentos difíciles, tal y como es la vida.

“Un día sentirás

Un pequeño peso

En tu espalda.

Y yo contemplaré

Cómo peinas

A tu hija”

Un libro que me emociona especialmente cuando lo leo con mi pequeña porque sé que vivirá muchos momentos que yo podré ver… y otros, lamentablemente y siguiendo el ciclo de la vida, no estaré para apoyarla porque me habré ido.

Si esperáis una niña o tenéis alrededor alguna mamá o futura mamá de niña, es una joya de la literatura, muy bonito para compartir ese momento de lectura con nuestras hijas.

Y, si tenéis ganas de autor regalaros un cuento que os conecte nuevamente con vuestros hijos -no importa la edad que tengan-, no lo penséis. Son cuentos para todos, especialmente para los adultos, que somos los que les damos el sentido pleno. Los niños leen estos cuentos y los disfrutan con la inocencia y la mirada que solo la infancia puede tener.

Para ellos, la vida es eterna. Para nosotros no tanto. Pero siempre, siempre, siempre, estaremos ahí para ellos.

¡Felices lecturas, mamás!

¿Conocéis algún cuento especial para las madres?

Ely

Ely

El post de hoy ha llegado hasta aquí, pero puedes dejar tu comentario para ayudarme a crecer y a aprender contigo. Recuerda que un blog se nutre de ellos :) Espero volver a verte por aquí y ¡feliz día! Nos vemos en las Redes Sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Close