Hoy reflexionamos

¿Cómo es un día perfecto para mí?

DSC_0629

A veces me preguntan cómo es un día perfecto, si no termino agotada con los niños 24 horas, teniendo poco –nada- de tiempo para mí… Evidentemente, cada persona lleva un estilo de vida, unas veces elegida y, otras veces, obligada por la lista de facturas que se acumulan en el hogar.

De mi vida me suelo quejar poco porque es la que me ha tocado, he elegido ciertos aspectos y, los que no he elegido, tampoco los llevo mal. Hay días que son eternos, no puedo negarlo; otros, de los que no me entero por su rapidez… Las semanas de un tiempo a esta parte no corren, vuelan; pero intento mantener la sensatez y ver que mi núcleo familiar se mantiene en equilibrio y estamos bien.

Hace un tiempo participé en un estudio gracias a Medela y a su aplicación My Medela para que sacaran conclusiones y ya tenemos los resultados. En general, los resultados indican que el 65% de las participantes tienen su día perfecto en familia (¡ahí estoy yo, claro!), hay un 25% que lo prefiere a solas con su pareja; también las hay que se acuerdan su sus amigas y un 4% preferiría estar sola en algún paraíso terrenal…DSC_0634

En el estudio se deja ver, claramente, que las madres de niños pequeños necesitamos apoyo, acompañamiento y comprensión por parte de nuestra pareja, familia, amigos…vamos, de las personas fundamentales para nuestro día a día.

Sin embargo, esto no siempre es posible en las grandes ciudades porque la red de acompañamiento es muy limitada. Cada uno lleva su ritmo, su marcha y nos podemos sentir muy solas. ¿Os suena, verdad?

Además, las madres de niños pequeños tenemos tendencia a buscar lugar en los que podamos ir con nuestros hijos. Sí, parece mentira que esté escribiendo esto, pero hay muchos sitios en los que los niños molestan y no gusta que vayamos con ellos. Así que quedamos relegadas a lugares destinados a niños, tipo parques, ludotecas, parques de bolas… Así que nuestra vida social se ve dañada.

A veces, nuestro alrededor no comprende que las necesidades de los niños no son iguales a las de los adultos. Se tiene el concepto de que tener un hijo es fácil y sencillo, y si deseas ir a una comida con amigos en un restaurante, tú te llevas el carro, al niño, lo montas allí y el niño que duerma, que coma… ¡y que no moleste! Total, tres horas en un restaurante no es tanto, ¿no? (nótese la ironía).DSC_0576

Otra cuestión importante es el tema de la pareja, tener tiempo para ser dos nuevamente y poder mantener una conversación sin interrupciones, dar un paseo juntos o ir a ver una película al cine (¿cine? ¿Sigue existiendo?). Nosotros, por ejemplo, durante este tiempo no hemos sentido la necesidad de dejar a nuestros hijos para tener tiempo en pareja. Quizá porque nuestros hijos no nos molestan o porque aún no ha llegado ese momento, no lo sé. En alguna ocasión hemos bromeado sobre la idea de ir al cine juntos pero nos quedaríamos dormidos en la sesión (ahora entiendo a mi madre cuando iba al cine para “dormir” la película). Ahora que son dependientes pensamos que nos toca disfrutar de esta etapa. Poco a poco serán ellos los que se vayan “independizando” y tendremos momentos para ir al cine, a cenar, irnos de fin de semana mientras se quedan con los abuelos o los tíos 😀DSC03225 (1600x1200)

Sobre el tema de buscar una red de madres, a mí me parece fundamental. Tuve la suerte de encontrar una red de madres en el pueblo en el que vivo. Fue cuando nació mi primer hijo, Álvaro y estaba un poco abrumada por la cantidad de consejos, pautas y excesos de información que me venían por todos lados. Necesitaba hablar sin tapujos y poder confesar mis miedos, preocupaciones… Hablar con madres recientes que tienen el mismo nivel de hormonas que tú, que han pasado por ello y que pueden decirte “te comprendo” fue importante para mí y valoro mucho a la tribu que de ahí nació.

En mi caso la tribu real desapareció pero nació una tribu virtual 2.0 que me aportó muchas cosas buenas, como el nacimiento de este blog para compartir mis experiencias y conocimientos; mis errores (muchos) y mis aciertos; actividades, lecturas, recetas…

La vida no siempre es sencilla, es verdad, pero escuchando (o, en este caso, leyendo) a otras mamis (y papis) ves que de todo se sale; que las etapas pasan y comienzan nuevos retos. Por eso me gusta escribir, compartir, crear cursos… y poder estar con mis hijos ahora que me necesitan. Dentro de unos años, disfrutaremos de otra etapa, quizá de mayor libertad para ellos y más tiempo libre (que ocuparé de alguna manera) para mí.

_PRO0354

Aquí con Marisa, “madre estresada”, en un evento “profesional” 😀

Hay días en los que pienso que si los peques estuvieran escolarizados podría dedicarle más tiempo al blog, a los cursos, a eventos, a desvirtualizar a compañeras bloggers y pasar tiempo con ellas, con empresas, monetizando el blog de verdad… Luego vuelvo a pensarlo y me pregunto: “y eso, ¿para qué? ¿Para pasar más tiempo en familia? ¿Para tener más dinero? ¿Para amortizar hipoteca?” Hay cosas que no se pagan con dinero… Así que estos primeros años son nuestros, son tiempo de calidad y en cantidad en casa, en el campo, en museos, en teatros, aprendiendo a nuestro ritmo, compartiendo tiempos de hermanos, tiempos de juegos, tiempos sin obligaciones, solo aprender por el placer de saber… ¿Sobre qué? Sobre planetas, pintores, estrellas, galaxias, plantas o animales… Educación de calidad, con un número de niños adecuado para que mamá no se despiste demasiado y atienda las necesidades básicas de mis hijos: afecto, afecto y afecto; hasta que llega papá y me hace un relevo para poder escribir en el blog, ir adelantando uno de los cursos, preparamos meriendas, salimos al campo con las perras, hacemos fotos… Bueno, éste es mi día a día. Unos días más contenta, otros más cansada… pero ser mamá de día y de noche me gusta, me llena y estoy bien conmigo misma.DSC_0728

Y ahora os dejo. Aviso que mañana vengo con sorpresa-sorteo de navidad que espero que os guste. Y que luego me voy de vacaciones. Me ha costado un poco tomar esta decisión pero lo necesito. Necesito tomarme un respiro, disfrutar de los días de vacaciones de mi chico con los niños, con él, con la familia y coger aire puro para volver con ganas y con nuevos contenidos.

No voy a desaparecer, las redes sociales seguirán teniendo nuestra presencia, pero a otro ritmo. Además, tenéis más de 200 entradas para poder leer, conocerme más, coger algún curso o taller para estas navidades 😀 …

Mañana nos tomamos un té juntos y os dejo un sorteo chulo, chulo.

¡Feliz lunes, familia!Feliz Navidad

Previous Story
Next Story

You Might Also Like

3 Comentarios

  • Reply
    alicia Mis Retales
    21/12/2015 at 14:06

    Cuanta razón tienes, yo lo tengo claro estos años son fundamentales y me encanta compartidos con ella

    • Ely
      Reply
      Ely
      21/12/2015 at 15:23

      ¡Ay, cuánto queremos a los pollitos y qué bien que están (y estamos)! Cuídate mucho, Ali! Un besote

  • Reply
    Mamá de día y de noche - Un té Navideño, resumen de un año y ¡sorteos!
    22/12/2015 at 06:32

    […] Ayer os contaba en la última parte del post que me voy a tomar unas vacaciones. Son merecidas porque ha sido un trimestre largo. Pensad que mi chico trabaja de lunes a viernes, con un horario que varía en función de las necesidades de sus compañeros, organización, padres y alumnos… Si hay reunión, se queda más tiempo. Si hay evaluación, se queda. Si hay que preparar cosas, se queda… Nunca sabemos a qué hora llegará, aunque siempre viene, eso sí. Al final paso muchas horas sola con los niños y con las dos perras que tenemos, encargándome de comidas, paseos, parques en jornada de mañana y alguna tarde… […]

  • Deja una respuesta

    Close