Hoy reflexionamos

¿Debemos obligar a los niños a comer?


Parece que fue ayer cuando te contaba la revisión del cuarto mes de Diego, y a lo largo de esta semana me toca ir con él a la de los seis meses. ¡Cómo pasa el tiempo! Como ya te dije en esa entrada, mantuve una conversación bastante interesante con la enfermera que sustituía al enfermero de aquel momento. Entre otras cosas, estuvimos hablando de pautas alimentarias para los niños. Es verdad que en esta segunda maternidad hay cosas que tengo muy claras y que no dudo, pero me sigue chocando esas prisas que tienen por adelantar las cosas. Me explico: en la hoja que me dio la enfermera dice en el primer párrafo que la OMS recomienda la leche materna durante los seis primeros meses del bebé de forma exclusiva. Sin embargo, en el párrafo siguiente me explica cómo debo empezar a introducir los cereales, la fruta y la verdura desde los cuatro. Y digo yo: ¿de verdad soy la única que ve contradicción entre esos dos párrafos? ¿La gente cuando lee eso no pregunta nada? ¿Colocan la recomendación de la OMS porque “queda bien”, “da notoriedad” y muestra “estar al tanto de las recomendaciones”?

La enfermera tampoco supo qué decirme y pasó a la parte de cómo debía de darle de comer a mi pequeño. Según ella, había estado en un curso de actualización de enfermeras y las últimas tendencias –según ella- era que debía ofrecer al niño el alimento e insistir hasta que lo comiera. Yo le expliqué que a Álvaro nunca le gustó la textura del puré y por eso tuve que informarme sobre el BLW y que aprendiera a auto gestionarse él con la comida, manteniendo siempre el pecho a su demanda. Ella me dijo que no. Que lo que les habían explicado es que debemos ofrecer la papilla de frutas e insistir hasta que lo acepten, cueste lo que cueste. Y, por supuesto, tenía que dejar de darle tomas de pecho porque “eso” ya no alimenta… ¡Otro mito de la lactancia en boca de un profesional sanitario!
No te puedo decir mucho más, porque yo me quedé ojiplática. ¿Si eso mismo se lo hiciera un hombre a una mujer, lo veríamos correcto? ¿Y si fuera una mujer a un hombre? ¡Seguro que no! ¿Por qué si se trata de un niño lo vemos todo tan distinto?
El hecho de que no puedan hablar no significa que no expresen cosas. Todo el mundo reconoce cuando un bebé está bien, de cuando no está a gusto. Ayer sin ir más lejos tuvimos un evento en el que nos reunimos con muchos familiares y amigos, y mucha gente, como muestra de cariño hacia Diego, se empeñó en cogerlo. ¡Tres segundos tardaba él en decirles que no es un muñeco! Su cara, sus gestos, la expresión de su cuerpo nos decía a todos que no lo estaba pasando bien… ¡y no habla!
Con esto de la comida, también te confieso que yo he ido cambiando porque venía de una corriente en la que el niño era el que me tomaba el pelo, pero al tratar con ellos te das cuenta de que ni mucho menos quieren molestarte. Simplemente hay cosas que les gustan más, otras que les cuesta más comer y otras que no comerán nunca porque no les gusta. Pero vamos, que esto también nos pasa a los adultos.
Normalmente me río mucho con el tema de la tortilla española con cebolla porque en mi casa siempre la hemos comido así y nos encanta a todos, nos parece que está más jugosa y la preferimos así. Pero a mi marido no le gusta con cebolla y, claro, alguien tiene que ceder. Me río porque mi abuela, mi madre y yo misma hemos dejado de hacerla con cebolla para que él pueda comerla tranquilo. Es una deferencia que tenemos hacia él… ¡Él también cede en otras cosas! ¿Crees que podría intentar obligar a mi marido a comer la tortilla con cebolla? Podría, claro, pero ya te digo yo que terminaríamos discutiendo cuando no hay necesidad. Si no le gusta, da igual que le digas que es bueno para su salud o que está muy rica, no la va a comer y punto. ¡Pues igual con los niños!
Si lo importante es que coman de todo, no pasará nada porque haya algo que no les gusta y no lo comen. ¿O no? A mí me importa mucho que mis hijos aprendan a valorar la comida, ya que detrás hay una persona (en mi caso, también una Thermomix) que prepara la comida dedicando su tiempo. Por eso, desde muy pequeño, Álvaro agradece mucho la comida diciendo “mmmm”. Ahora ya va diciendo que la comida está “bien”. Intento que coma variado, sano, que coma verdura, fruta, lácteos, proteínas… Viene conmigo a comprar e incluso hay muchos días que me ayuda a preparar la comida, a poner la mesa… Comemos juntos lo mismo. No le pongo nada que yo aborrezco porque creo que soy su modelo de buenas conductas de lunes a viernes; y en el fin de semana preparamos comidas que nos gustan a los tres, para evitar que vea que cada uno va por libre, lo que no significa que hay algún día en el que cada uno come una cosa diferente en un restaurante, por supuesto.
Sobre todo quiero que aprendan que la comida, la alimentación es importante, pero que el momento de comer, es un momento placentero, familiar, donde estamos hablando, charlando y disfrutando de la comida y de la compañía.

Además, te cuento que tengo un familiar que cuando llegó a los 18 meses dejó de comer en seco. Así, sin más. Al principio no le dieron mucha importancia, pero lo cierto es que dejó de comer casi casi de todo y en cantidades muy pequeñas. Cuando acudieron al médico, lo que les recomendó, como padre más que como médico, era que comiera lo que quisiera. Ahora, muchos años más tarde, os digo que come prácticamente de todo (sobre todo, de lo que le gusta, como todos nosotros) y es el más alto de la casa. A veces, debemos ser condescendientes con los niños y, ante cualquier duda, acudir a los profesionales que le realizaran las pruebas necesarias para ver cómo está de salud. Este niño, en concreto, no comería mucho, pero tenía mucha vitalidad para darle patadas al balón, no caía enfermo nunca y siempre tenía una sonrisa en la boca. Recuerda que estar “gordito” no significa estar sano.

Y tú, ¿obligas a tus hijos a comer? ¡Cuéntame tu experiencia!
Previous Story
Next Story

You Might Also Like

9 Comentarios

  • Reply
    Krika Alcaide
    09/03/2015 at 22:43

    No puedo estar más de acuerdo contigo!!! Lo de las recomendaciones de empezar a los 4 meses con los cereales o con las verduras parece que lo tienen grabado a fuego los pediatras, no lo entiendo!! Y en la cuestión que planteas de si hay que obligarles a comer, ni por asomo!!! Es una locura. Un besito

  • Reply
    Anónimo
    10/03/2015 at 12:26

    Y digo yo que, hoy en día que se vende de todo, ¿no sería posible encontrar "cebolla lista para añadir a la tortilla española"? De esta manera haces tortilla sin cebolla para toda la familia y después, quien lo desee, podrá añadirla en cantidades industriales.
    De todas formas, seguro que, hasta que se encuentre esta solución, tu marido agradece tu gesto infinitamente.
    ¡Gracias, cariño!

  • Reply
    planeandoserpadres LTR
    10/03/2015 at 12:53

    Mi bichilla anda cada vez más delicada con la comida ¡con lo zampona que era ella! Creo que ha llegado a una fase de menos crecimiento, y que verdaderamente no necesita comer más, pero claro, la gente se ha acostumbrado a verla engullir como una ballena y ahora me tienen loca diciendo eso tan típico de que no puede ser que siendo más grande coma menos que antes. Pues sí, puede ser. Y de hecho, lo está siendo.

  • Reply
    Mamá de día y de noche
    13/03/2015 at 00:30

    hola! gracias por comentar! lo de los cuatro meses es tremendo! pero vamos, ya os diré que me dicen en la revisión de los seis!! menos mal que estamos informadas y difundimos lo que nos recomienda la OMS! besos

  • Reply
    Mamá de día y de noche
    13/03/2015 at 00:33

    vaya, vaya… ¡qué sorpresa! Gracias por comentar! seguro que encontramos la cebolla en cantidades industriales lista para familias con personas que prefieren la tortilla sin cebolla! besos

  • Reply
    Mamá de día y de noche
    13/03/2015 at 00:35

    ¡Estos niños siempre saben cómo sorprendernos! No le des mucha importancia, tiene sentido lo que dices de que esté pasando por un momento de menor crecimiento. Lo importante es que estén sanos, llenos de energía y ganas de divertirse y ser felices! ¡Gracias por comentar!

  • Reply
    La Vera Donna
    13/03/2015 at 13:56

    Nosotros hemos hecho BLW desde os seis meses, y #MiniMoi ha comido de todo desde entonces, pero en navidad, nos fuimos de viaje, por comodidad, porque no teníamos acceso a la cocina, etc, se le dió potitos durante un mes, fruta y teta por supuesto. Cuando regresamos a Madrid solo queria comer potitos comerciales, se había acostumbrado, y un mes despues no queria comer nada. Me arme de paciencia, y toca darle la comida a su ritmo, hay ias que come bien y ya regresó a su BLW dos meses después, pero hay dias que quiere comer tetita como el la pide, o tica, galleticas, otro día me pide un plátano y ahora siempre lo recojo en la guarde con una fruta, a veces se la come entera otros dias menos, a veces pide comer carne o pollo, o un palito de jamón, y bueno toca hacerlo así, aguanta un rato en su trona y el resto d ela comida hay que darselo entre Mickey y Peppa Pig, persiguiéndolo o llamándolo jugando para que venga por una cucharada mas de comida. En fin, que estoy de acuerdo contigo, yo no obligo a mi hijo a comer, creo que si tiene hambre comerá, claro le voy ofreciendo y trato de que escoja frutas a galletas, pero si un dia no quiere no pasa nada. El otro día Berna Iskandar decía, ¿Que hacemos los padres que placeres de la vida como comer y dormir terminan siendo una tortura para nuestros hijos?, pues yo lo estoy evitando, quiero que para él sigan siendo placeres.

  • Reply
    Mamá de día y de noche
    20/03/2015 at 08:32

    Es que si comer deja de ser uno de los pequeños placeres de la vida, mal vamos! Y te lo digo yo que de pequeña comía fatal! (O eso cuenta mi madre, claro! Pero hay que ver los platos que nos pone!!!) lo importante es que vayan creciendo, que no estén enfermos… Gracias por contar tu experiencia, guapa!

  • Reply
    Madre desesperada
    05/06/2015 at 16:03

    Yo creo que al final sólo nos queda guiarnos por nuestro sentido común. Sólo nosotras conocemos al dedillo cómo son nuestros peques. Las opiniones de los profesionales dependen de quien te toque.

  • Deja una respuesta

    Close