Reflexión

De profesión: mamá

De profesión, mamá

Hace unos días leía en un blog que muchas mujeres nos avergonzamos de ser amas de casa y lo ocultamos en nuestros currículum cuando vamos a buscar empleo; cuando lo que deberíamos de hacer es reivindicar nuestra tarea multifuncional y que la sociedad nos tenga en cuenta.
Yo no es que me avergüence de ser ama de casa; es que no me considero ama de casa, simplemente. No he sido educada para serlo. Se suponía que sería una profesional cualificada, económicamente independiente y mujer con responsabilidades en mi trabajo. Y, ciertamente lo soy. Soy maestra de educación infantil por vocación. Creo que es la etapa educativa que más responsabilidad requiere porque entre los 0 y los 6 años, los niños son dependientes totalmente de ti y les están asentando las bases de lo que serán en el futuro. Recuerdo que tenía un profesor en la universidad que nos decía que éramos ingenieros del ser humano y que poníamos los cimientos de la estructura de la siguiente generación.
Cuando me despidieron y tuve a mi hijo mayor me encontré con una parte que no había tenido en cuenta. Muchas veces, el hecho de estar cuidando de nuestros hijos hace que identifiquemos la tarea de la crianza con el de la limpieza del hogar. Total, como estas en casa, ¿no? Bueno, pues os puedo decir que cuando trabajaba estaba en el aula de bebes con ocho enanos de entre 0 y 1 año, me daban la comida a mí y la de los niños, por supuesto. No tenía que ir a comprar nada ni preparar nada. Si se ponían malitos, venían sus padres… Realmente, me encargaba de mantener el control del aula, preparar actividades sensoriales, motrices, educativas a fin de cuentas pero sin tener que ser madre de nadie. Y estando en casa con mi hijo me encontré con que nadie me hacia la comida (ni a mí ni a él), la comida no se compra sola, la ropa no se lava sola, la plancha no funciona sola, ni el aspirador, ni el polvo… y, además, tienes un hijo que te pide la teta cada 60 minutos mientras tú eres madre, cocinera, chofer, enfermera, psicóloga, asesora, trapecista, payasa, cuenta-cuentos, abogada, juez, bailarina, cantante, y no sé cuántas profesiones más.
Como estar con los hijos criándolos es una actividad que se realiza en casa, damos por hecho que debemos de ser las madres las que debemos echarnos todas estas tareas en nuestra espalda y, claro, esto es agotador. Por ello animo a los papis a seguir colaborando en tareas de la casa; sois el mejor ejemplo para vuestros hijos. Y a las mamis que se dejen ayudar. No somos super-woman ni lo queremos ser.
Quizá por esto no digo que soy ama de casa, porque no lo soy realmente. No soy organizada con el tema de la ropa, por ejemplo. La plancha no me gusta y solo lo hago cuando no tengo más remedio y tengo no sé cuántas camisas llamándome. No me gusta limpiar el polvo, lo reconozco y me molesta el sonido del aspirador. Agradezco cada día que la lavadora funcione tan bien y que la secadora haga que doble mucha ropa y no tenga que plancharla. Me encanta que el lavavajillas haga solito esa tarea facilitándome la vida, aunque mi mejor regalo fue sin duda una bonita máquina a la que llamo Rita y que prepara unas comiditas ricas ricas.
Sin embargo me encanta ser mamá. Y me encanta ser maestra. De hecho, no creo que haya una profesión remunerada más bonita. Y cada vez me voy convenciendo más de que yo estudie magisterio porque iba a aplicar lo aprendido entendiendo a mis hijos y empatizando con ellos. Me gusta estar con ellos, descubrir la vida a través de sus ojos, sonreír ante cada paso y disfrutar cada día de tenerlos a mi lado las 24 horas del día, porque es lo natural, es loque necesitan y es lo que yo necesito también.
No me gustan las tareas de la casa pero, por estar con ellos me encargo de la compra, la comida, su educación, la ropa, y un largo etcétera. Tengo suerte porque mi marido me ayuda mucho cuando está en casa. No se le caen los anillos y valora mi tiempo y mi dedicación con ellos. Creemos que estamos haciendo lo que es mejor para ellos; tener una infancia tranquila rodeados de amor. Los aprendizajes escolares llegarán con el tiempo, no tenemos prisa y ellos, menos.
Y tú, ¿te consideras am@ de casa? ¿Te avergüenzas? ¡Gracias por comentar!
Previous Story
Next Story

You Might Also Like

10 Comentarios

  • Reply
    Eva
    03/12/2014 at 12:33

    Pues yo tampoco soy ama de casa. Me encanta planchar y poco más, pero también tuve que hacer una reconversión de valores cuando me quedé en casa con mi peque. Desde pequeña nos ha visto cuidar la casa (o cuando hemos tenido algo de dinero extra a la chica que venía a adecentar) eso la ha hecho consciente de que una parte de la "diversión" es ayudar a mamá con la compra y la limpieza. No ha quedado más remedio que integrar el aprendizaje en las tareas del día a dia y no hay nada que me haga más feliz q ver a mi hija disfrutando con cada cosa que hace "como mamá y papá"

  • Reply
    planeandoserpadres LTR
    03/12/2014 at 17:11

    Yo es que no soy ama de casa.Perdí el trabajo tras mi baja de maternidad, y desde hace unos meses me he definido a mí misma como mamá blogger 24.No es que menosprecie la tarea del ama de casa, es que por el cuidado de la niña y las horas que le dedico al blog, la casa es precisamente la que sale más perjudicada de mi falta de tiempo para llegar a todo. Si fuera a buscar trabajo desde luego no incluiría esta habilidad en mi curriculum,porque soy bastante poco diestra desempeñándola.

  • Reply
    UnaMadre delSigloXXI
    03/12/2014 at 22:38

    Acabo de conocer tu blog. Me ha gustado mucho tu reflexión. Yo tampoco iba para ama de casa y no me gustan las tareas domésticas, pero aqui estamos. Me quede sin trabajo estando embarazada y al final me quede en casa. Me gustaria decir que no soy ama de casa, pero un poco si lo soy. Ademas de los peques, compro, cocino, limpio, etc. Mi marido tambien hace, pero sobre todo lo hago yo. Pero la verdad es que soy un poco desastre. Hoy mismo he quemado un cazo porque estaba en twiter. Fatal 😉

  • Reply
    mamá puede
    08/12/2014 at 17:41

    Es que lo de ama de casa…
    De momento, y toco madera, siempre he trabajado, llevo mas de 10 años y sólo he parado en vacaciones y las bajas por maternidad, y durante esos 5 meses de baja ni con uno ni con otro he pensado que era ama de casa, es que no me gusta! la casa la limpio porque no me queda otra! Pero vamos es que hacer todo es imposible y agotador! que son muchísimas cosas y además siempre tienes algo que hacer así que aun estando de baja cuándo mi pareja llegaba cuidaba de los niños y yo no siempre aprovechaba para limpiar, y si él tenía que limpiar que limpie! que es mucho mas trabajo trabajar en casa que fuera.

  • Reply
    Mamá de día y de noche
    09/12/2014 at 16:37

    Hola! Gracias por pasarte y comentar! Efectivamente, a más de una nos ha tocado hacer una reconversión de valores pero no me considero ama de casa. No quiero menos preciar el trabajo de ama de casa porque, de verdad, es duro como el que más y muy poco agradecido. Los niños aprenden por imitación. Álvaro tambien "juega" a hacer cosas como "mamá y papá": Te cocina igual de bien que te pasa el aspirador o te arregla una puerta!! Un beso

  • Reply
    Mamá de día y de noche
    09/12/2014 at 16:39

    Hola! Gracias por pasarte y comentar! El cuidado de un bebé y publicar en el blog a diario creo que es más que un trabajo, de hecho son dos! La falta de tiempo creo que nos ocurre a todas, estemos en casa más o menos tiempo. También debo reconocer que hay mujeres y hombres que tienen maña para hacer cosas en la casa y llevarla al día. Yo soy más bien poco hábil o mal organizada, porque entre los niños y que esten alimentados, cuidados, queridos, juguar con ellos, vestierlos, desayunos, meriendas y pensar y hacer comidas y cenas… ¡no me da más la vida!

  • Reply
    Mamá de día y de noche
    09/12/2014 at 16:41

    Hola! Me ha encantado leer tu última frase. Creo que somos muchas las que somos mamás por devolción y amas de casa porque no nos queda otra, pero vamos que hacemos lo justo para mantenerla decente. Eso sí, a mí de vez en cuando me da la neura y tengo que limpiarla como los chorros del oro! Menos mal que eso me pasa pocas veces! Un saludo

  • Reply
    Mamá de día y de noche
    09/12/2014 at 16:44

    Hola! Gracias por comentar! A mí tampoco me gustan las tareas de la casa, pero no me queda otra que hacer muchas de ellas… Menos mal que el padre de las criaturas es muy moderno y no le importa hacer lo que yo odio… ¡Pobre! Es buenin a más no poder! Pero es que entre los niños, dormir poco, preparar la comida, salir a jugar, meriendas, cenas, siesta del mayor, dormir al pequeño… ¡Cansa mucho! Yo creo que cansa más estar dentro que salir a trabajar fuera de casa, por lo menos tienes otras tareas diferentes a pasar el aspirador, la fregona, la ropa, la plancha… ¡siempre es sota, caballo y rey!

  • Reply
    Isabel
    12/12/2014 at 14:34

    Me ha encantado tu post. Yo estoy ahora con el permiso de lactancia y me incorporo en un mes. La casa es un infierno para mi, y me cunde mucho menos que cuando trabajaba y no tenía a Bú. Los peques piden mucha atención y admiro a las mujeres que les da para educarlos y mimarlos 24 h y tener su casa impecable. Yo no puedo. En mi trabajo (y creo que en muchos países también está así) puedes especificar en el CV que tienes un vacío por dedicación a la familia. Es verdad que en mi profesión encadenamos contratos de poco tiempo y es muy probable que te pille la baja ente contratos pero por lo menos podemos ponerlo.
    La Rita o Toñi en mi caso son fantásticas para madres sin vocación para la casa.

  • Reply
    Mamá de día y de noche
    27/02/2015 at 10:32

    Hola! Perdona, no te había leído… ¡Qué despiste llevo encima! Bueno, lo del vacío en el CV para mí sería un llenado porque madre mía qué poco cunde estar en casa con los niños! ¿Qué tal fue tu incorporación? Seguro que todo ha ido bien! Muchas gracias por comentar y perdona que no te haya contestado antes! Besos

  • Deja una respuesta

    Close