Salud

Cómo cuido las pieles sensibles de mis pequeños

Hoy os voy a contar cómo protejo la piel de mis hijos. Este es un tema que a todos nos preocupa antes o después, sobre todo si nuestros hijos tienen pieles atópicas o hay que cuidarlas un poco más.

En nuestro caso hemos pasado por muchas cremas, hemos probado muchas, muchísimas. Con el mayor vimos lo que era tener una piel sensible y atópica, como lo difícil que resultaba encontrar una crema que le fuera bien.

El mediano nos lo puso un poco más fácil. Tiene una piel que es como la de mi madre, muy agradecida. Con cualquier crema luce bonita y sin problemas.

La pequeña también tiene una piel normal, se ve preciosa sin casi ponerle nada.

Siempre he intentado utilizar productos naturales para ellos y hace no muchos años descubrí una marca que principalmente me gusta por su filosofía ECO pero también, por su olor y textura increíble, así que la hemos acabado utilizando toda la familia.

Ingredientes naturales y sin derivados del petróleo es lo que su piel necesita

Como os digo, fue mi hijo mayor el que me puso en contacto con marcas de cremas que fueran respetuosas con su piel delicada, conociendo muchas de ellas, la verdad. Creo que podría hacer una tesis porque  aunque fueran específicas para pieles sensibles o atópicas, no todas conseguían mantener su cara y cuerpo hidratado y suave.

Hace unos años cuando mi hijo mayor iba a natación conmigo, recuerdo que una tarde olvidé la bolsa de geles y cremas en casa. Después de estar en la piscina, descubrí que no tenía la bolsita dentro de la mochila, así que una mamá me ofreció usar sus geles y cremas.

Recuerdo que le comenté que mi pequeño -entonces era el pequeño, qué tiempos aquellos- tenía la piel delicada y no podía usar cualquier cosa, pero me dijo que era una crema de caléndula de la marca Weleda, una marca de productos naturales con gama especial para niños.

Cogí el bote y no pude dejar de decirle lo bien que olía. La crema fue fantástica y la verdad, no le dio problema alguno.

Desde entonces, me quedé con su nombre y comencé a utilizarla tanto en mi hijo mayor, como en los dos pequeños, me gustaba la idea de poder utilizar los mismos productos en todos ellos. Además, los hermanos son como son y quieren usar siempre la crema que has utilizado con el otro.

Así que prácticamente desde entonces, hemos tenido cremas de esta línea en casa, de calidad y que utilicen ingredientes naturales, sin parabenos, ni derivados del petróleo porque le afectan mucho a mi hijo mayor.

En la cara suelo utilizar una crema facial de bebé que deja su cara hidratada y protegida frente a las agresiones externas. Se la pongo por la noche, junto a la corporal, después del baño o de la ducha.  Además, en casa la usamos todos porque tiene una textura y un olor super agradable y deja la cara hidratada y bonita.

La piel también debe ser siempre protegida

Por la mañana, al menos en la cara, me gusta ponerles protección solar con filtros físicos y químicos durante todo el año para así protegerles ante la exposición solar. Me da mucho miedo el tema de los melanomas y nunca es demasiado pronto para protegerlos del sol.

Y sobre el tema del déficit de la vitamina D, lo sé, no lo generamos ni lo podemos comer -a no ser que tomemos suplementos- pero para ello, pero creo que es suficiente con que tengan expuestas otras zonas del cuerpo como los brazos, las manos o las piernas, durante un período de tiempo de alrededor de unos 20 minutos.

Cada día mis hijos pasan más tiempo en la calle, nuestras sesiones de parque se alargan y estoy convencida que es mejor proteger que curar. He aprendido mucho de Cristina Mitre, no solo de salir a practicar running, sino que cuidarnos la piel con protectores solares es fundamental.

Y vosotros, ¿cómo cuidáis la piel de vuestros pequeños en casa? Os leo en los comentarios

Previous Story

You Might Also Like

No hay comentarios

Deja una respuesta

Close