Cuentos

Cuentos infantiles para estas navidades

La entrada de hoy llevaba un tiempo organizándola y, os aviso de que es posible que me deje algún cuento genial en el tintero y tenga que editarla, pero bueno, qué todo lo malo sea eso.
No os puedo engañar, ¡me encantan los cuentos! En general los libros me gustan mucho. Es una de mis debilidades. Y aunque me he ido “modernizando” y tengo ebook, es una maravilla coger un libro entre las manos y pasar las páginas reales. Los libros virtuales tienen también cosas positivas (llevar muchos libros en un solo ebook que, además, apenas pesa), pero en ocasiones soy una romántica y vuelvo al libro impreso.

Para los niños soy reacia a que lean en ebook. Prefiero que vean, toquen, huelan, abracen los libros de verdad, aunque últimamente he descubierto un libro con realidad aumentada y creo que los Reyes Magos lo dejarán por casa estas Navidades.

Así que hoy la entrada va sobre cuentos infantiles estupendos para regalarles a nuestros hijos, sobrinos, amiguitos… ¡o para pedírselos a Papá Noel o a los Reyes Magos! Siempre lo he dicho y no me canso de decirlo: regalar un cuento es regalar magia, ilusión, creatividad, concentración, cultura… ¡me encantan!

El pollo Pepe: es un clásico entre los niños. ¿Quién no ha tenido un “pollo Pepe” teniendo niños? Es un cuento cortito, llevo de amor. En mi casa fue el primer cuento que le regalaron a Álvaro los Reyes (sólo tenía tres meses) y le encanta aún. Os dejo el enlace del cuento y también de un pack especial que tiene un peluche de Pepe.

Por cuatro esquinitas de nada: hace unos días os hablaba de él. Es una delicia de cuento. Me gusta mucho porque hace que los niños piensen y busquen la solución al problema. Además, creo que fomenta la empatía hacia los demás, con un texto corto y sencillo. Ideal para educar en la diversidad. Porque todos somos únicos, todos somos necesarios y todos somos geniales.

Cucú-tras: este cuento lo eligió Álvaro las navidades pasadas (tenía un año) en una librería. Le hacía mucha gracia tener que adivinar quién se encontraba detrás de cada “manita” tapándose la cara. Aprendió muchas onomatopeyas y sigue leyéndolo de vez en cuando, aunque ahora le gusta “leérselo” a su hermano (pobre, acaba de cumplir tres meses). Os dejo el enlace del cuento que tenemos nosotros en casa y también los enlaces del resto de la colección.

Adivina cuánto te quiero: este cuento es especial para mí. Se lo regalé a mi marido en versión aula (gigante) para decirle cuánto lo quería, convencida de que algún día se lo leeríamos a nuestra Lucía (esa niña con la que siempre hemos soñado). No ha sido a Lucía, ha sido a Álvaro y ahora a Diego, pero lo disfrutamos igual o más. Ha sido el cuento por excelencia para Álvaro desde su nacimiento.
Cada día le hemos contado ese cuento, hasta que fue pidiendo otros, pero es que le encantaban las ocurrencias de la liebre pequeña color de avellana. De hecho, se lo regalaron en versión “abrazos” y cuando nació Diego se lo regaló a su hermano. ¡No puedo dejar de leérselo de vez en cuando para que recuerden lo mucho que los queremos! ¡De aquí a la luna y vuelta! Os dejo el enlace del cuento, también la versión desplegable y la funda nórdica y de almohada que he encontrado y que me parece una preciosidad.

Todos sois mis favoritos: este cuento se lo regalamos a Álvaro cuando me quedé embarazada de Diego. Como los niños necesitan un tiempo para procesar y exprimir los cuentos, se lo cogimos con tiempo. En él los tres ositos se preguntan cuál de ellos será el favorito de su papá y mamá. La solución la tenéis en el título, pero no dejaría de tenerlo en casa porque es genial. Además, es del mismo autor y la misma ilustradora que Adivina cuánto te quiero, así que el éxito está asegurado.

¿A qué sabe la luna?: Otro cuento que tenemos desde que Álvaro era muy pequeño. Le encanta. Esto de que los animales se planteen retos, luchen por conseguir su objetivo, cooperen y se ayuden, y lo consigan, creo que es un mensaje precioso. Álvaro, desde luego, disfruta mucho con la lectura de este cuento. Es un cuento encadenado que trabaja la memoria de los niños y siempre va dando pistas de a qué animal van a llamar a continuación.

La cebra Camila: es otro cuento precioso, encadenado, que fomenta la memoria de los niños, la rima y la atención. Es un cuento muy tierno. Nosotros aun no lo tenemos en casa. Igual Papá Noel o los Reyes, al leer estas líneas, decidan añadirlo en su lista.

El topo que quería saber quién se había hecho aquello en su cabeza: este cuento se lo regaló mi hermano y mi cuñada para el segundo cumpleaños de Álvaro y le encanta. Se lo regalaron en versión pop-up y se ríe mucho. Ya ha llegado el momento en el que la “caca” centra su atención. Es una etapa, no se puede luchar contra ella, pero le gusta ver las cacas de los diferentes animales ya que cada una es diferente. Os dejo los enlaces del libro en versión normal y el pop-up.

¿Puedo mirar tu pañal?: Otro cuento perfecto para la etapa de la que os hablaba anteriormente. Cada animal, al levantar la pestaña del pañal, le enseña a ratón cómo es su caca. La sorpresa se la llevan todos cuando deciden que quieren ver cómo es la caca de ratón. ¿Imagináis dónde hace la caca ratón? Es un buen libro para el inicio del control de esfínteres y deposiciones porque presenta al orinal de una forma sencilla para que no les de miedo.

La casa de Tomasa: este cuento se lo prestó una compañera de mi marido para Álvaro y, al final, hemos tenido que comprarle uno nuevo para devolvérselo porque tiene 70 ventanas para ir viendo a todos los invitados que tiene Tomasa en su casa. Es divertido. Lleva bastante ritmo al leerlo y a Álvaro le encanta.

Papá, por favor, consígueme la luna: este cuento es precioso. Yo lo tuve entre mis manos cuando estaba de prácticas en un colegio y los niños lo disfrutaban mucho. Y es que el papá de Mónica, la quiere tanto que le conseguiría la luna una y mil veces. ¿No es precioso el mensaje?

Ser princesa no es un cuento: y este cuento es genial. A veces estamos cansados de los cuentos clásicos por la forma en la que presentan, generalmente, a las princesas. Este cuento tiene una protagonista especial, Paula, que quiere ser una princesa pero no sabe decidirse por cual. Escrito por Irune Labajo e ilustrado por Gábor Gayá es genial en sí mismo y recomendable para el disfrute tanto de pequeños como de sus padres.

Espero que os haya gustado esta selección que os he hecho. Ya me iréis contando si Papá Noel, los Reyes, el cumple o alguna ocasión especial hace que vuestros hijos, amigos, sobrinos tengan alguno de ellos en sus manos y si les ha gustado. ¡Un abrazo!

Previous Story
Next Story

You Might Also Like

4 Comentarios

  • Reply
    UnaMadre delSigloXXI
    15/12/2014 at 11:53

    Me gustan mucho tus recomendaciones. Conozco muchos de los que incluyes, pero me has descubierto un par de cuentos. Como se nota que es la época de los listados, porque yo he hecho también una lista en mi blog jajaja Lo bueno es que siempre podemos descubrir títulos nuevos gracias a estas entradas. Un saludo!

  • Reply
    Mamá de día y de noche
    15/12/2014 at 12:03

    Hola! Gracias por pasarte y comentar! Sí, la verdad es que es la época de los listados (regalos perfectos, cuentos, deseos, lo que le pedimos al 2015, lo que nos deja el 2014…) pero bueno, lo importante es lo que tú dices, de todo aprendemos! Me alegra haberte descubierto cuentos, para mí son el mejor regalo! Un saludo

  • Reply
    nuestrocachorro
    15/12/2014 at 22:11

    aquí nos encantaaaaa el pollo pepe, está obsesionadao jaja si no lo leemos 5 o 6 veces al día no son niguna!! me apunto el resto que parecen preciosos!! un besazo guapa

  • Reply
    Mamá de día y de noche
    17/12/2014 at 12:25

    Es que el Pollo Pepe es mucho pollo! Me alegra que te haya gustado la selección! Gracias por pasarte y comentar! Besos grandotes

  • Deja una respuesta

    Close