Hoy reflexionamos

¡Con ojeras y a lo loco!

DSC_0621

Hoy me siento frente al ordenador con un cansancio propio de quien duerme poco y hace mucho. Tres hijos, un perro, una casa y una vuelta a la rutina que no está siendo fácil.

Y hoy le decía a mi marido, en el medio minuto que hemos cruzado palabra teniendo yo los ojos abiertos y siendo consciente (sí, puedo caminar por la casa con los ojos cerrados intentando robar unos segundos más al sueño) que sería vital que el período de permiso de maternidad y paternidad fuera de, al menos, un año para cada uno.

Y habrá gente que se eche las manos a la cabeza al pensar en un año de permiso, pero, ¿por qué no? Si, ya sé, siempre es la misma excusa: ¡no hay dinero! Como no haya salud para los trabajadores sí que no va a haber dinero… Quizá hay que reajustar los gastos de este país y ver en qué cosas merece la pena invertir.

Pero vamos, que no podemos ser productivos si dejan de permiso 4 semanas para el padre (desde este 1 de enero es así) y 16 para la madre… Porque en 16 semanas no se ha criado un bebé, eso está claro. Y pocos duermen toda la noche del tirón, por ejemplo, por lo que los despertares en los padres y la falta de descanso es más que evidente.

Y es que esto del puerperio lo han dejado en los 40 días (que ya expliqué que no son 40 días exactos) y, de hecho, si multiplicas las 6 semanas de permiso obligatorio tras el parto para la madre por los 7 días de la semana, descubre que a las mujeres nos obligan, por ley, a pasar un mínimo de 42 días con nuestros bebés.

Hombre, en 42 días no te has recuperado ni física ni hormonal ni psicológicamente. Es que, si queremos cuidar de los padres y madres, de su salud mental y física, y de la generación siguiente, de los niños, ¡qué menos que invirtamos un poquito en ellos!

El otro día me comentaba mi dentista que tenía un color de dientes muy bonito y le dije que es debido al té que tomo. “¿Tomas mucho?” -me preguntó. “Sólo es suficiente para no dormirme en cualquier sitio”, le dije.

Y es que con tres niños, uno de ellos en el cole (con viajes a llevarlo y a buscarlo), otra en la mochila todo el día (o a la teta, dependiendo de su interés) y otro con 2 años en fase destroller total, el fútbol del mayor, el parque y tiempo de campo necesario para todos, la pobre perra que ni se mueve pero que también necesita atenciones… vamos, que mis ojeras no mejoran… y, sin embargo, si me preguntan si me corto la coleta siempre les digo que… todo se verá, pero el 4 no suena tan mal, ¿no?.

¡Seguiré con ojeras y a lo loco!

Buen fin de semana a todos <3

Previous Story
Next Story

You Might Also Like

No hay comentarios

Deja una respuesta

Close