Browsing Category

Un té contigo

Hoy sorteamos Un té contigo

Un té Navideño, resumen de un año y ¡sorteos!

Feliz Navidad

Ayer os contaba en la última parte del post que me voy a tomar unas vacaciones. Son merecidas porque ha sido un trimestre largo. Pensad que mi chico trabaja de lunes a viernes, con un horario que varía en función de las necesidades de sus compañeros, organización, padres y alumnos… Si hay reunión, se queda más tiempo. Si hay evaluación, se queda. Si hay que preparar cosas, se queda… Nunca sabemos a qué hora llegará, aunque siempre viene, eso sí. Al final paso muchas horas sola con los niños y con las dos perras que tenemos, encargándome de comidas, paseos, parques en jornada de mañana y alguna tarde… Leer más »

Mamá cuídate Un té contigo

El primer té del nuevo curso

El primer té del nuevo curso

¡Buenos días! ¡Ya hemos superado la primera semana del nuevo curso! Madre mía, parecerá mentira pero después de mes y medio teniendo a #papádedíaydenoche en casa, ¡me daba miedo quedarme sola de nuevo con los dos enanos! Luego la realidad ha sido, sin duda, mucho mejor de lo que imaginaba.

Los niños han tardado muy poco en darse cuenta de que estoy sola con ellos y de que solo tengo dos brazos, dos ojos y dos piernas para acudir a todo, así que Álvaro, a un mes de cumplir tres años, ha vuelto a ser el chico dispuesto a ayudar y con ganas de participar en todo.

 

Diego está a las puertas de cumplir su primer año. ¡Qué rápido se ha pasado! Madre mía, si parece que fue ayer cuando contaba los días para verle la cara y ahora ya cumple un año. ¡Y qué año más completo! Porque tener un hijo cambia la vida, pero tener dos que se lleven poco tiempo, la cambia (a mejor) mucho más. Pero es cansado…todo hay que decirlo.
Como habéis visto, esta semana en el blog hemos tenido muchas vacaciones y un post diferente. Lo de las vacaciones, entendedme, no era por dar envidia, es para tener un recuerdo gráfico y escrito de lo que vivimos esos días. Así que si aún no habéis leído nada, os invito a leer las crónicas de #GaliciaConNiños
Hoy no me enrollo más porque estamos ultimando los detalles del bautizo de Diego y no me queda mucho tiempo en soledad. Deciros que he comenzado un proyecto nuevo, #365diasmdn en Instagram para hacerme consciente de lo rápido que pasa el año con los niños, teniendo en cuenta que, como dice mi amiga Beilos días son largos, pero los años son cortos”. Así que, si queréis uniros a esta ventanita de juegos, risas, diversión y día a día, sólo tenéis que escribir el hashtag #365diasmdn (365 días mamá de día y de noche) y publicar conmigo vuestro día a día. Aunque, pensándolo bien, el año 2016 es bisiesto, así que habrá un día más de fotos =D

 

La semana que viene habrá temática de educación, de salud en la mujer y alguna novedad que me guardo para sorprenderos. Un abrazo muy grande y ¡feliz fin de semana!
Hoy reflexionamos Un té contigo

El té de los viernes (IX)

El té de los viernes

¡Buenos días! Volvemos una semana más con el resumen de actividades y noticias de los últimos siete días. La verdad es que las vacaciones de papá están dando para mucho: visitas, excursiones, cenas, piscina, familia… ¡cómo nos gusta el verano!
Esta semana hemos compartido unos días con mi familia en el pueblo y ¡hemos disfrutado mucho! Esto de tener “pensión completa” está muy bien porque nos permite descansar y disfrutar de la piscina y la familia sin las preocupaciones habituales (comida, limpiar, comprar).
La vida en el pueblo nos cambia a todos. Nosotros, a pesar de vivir en un pueblo, no es tan #pueblitobueno como el de los abuelos. Con esto me refiero a que aquí las puertas de las casas pueden estar abiertas y no hay miedo. Los niños juegan en la plaza del pueblo, por la noche, mientras los padres hablan, pasean o se toman un helado, permitiendo a los niños relacionarse libremente con otros más pequeños y más grandes.

 

Y la parte que me tiene enamorada es que ¡el tiempo dura mucho más! Tienes tiempo para descansar, jugar, nadar, montar en bici, correr… ¡cómo nos cunde el tiempo! Y la vida fluye sin prisas…
Estos días en el pueblo de mis padres se acaban pero luego iremos al #pueblitobueno de #papádedíaydenoche y continuaremos disfrutando un poquito más, sin prisas, con la vida slowlife que tan de moda está, disfrutando de las pequeñas cosas, que son las verdaderamente importantes.

 

Antes de terminar el post, os recuerdo que esta semana salieron las entradas sobre cuándo deja un bebé de ser un bebé y la lactancia en verano. La verdad es que tanto tener slowlife ha hecho que me fije mucho en mi pequeño Diego. El verano pasado por estas fechas andaba yo en la recta final del embarazo y, casi sin darme cuenta, los meses han pasado y pronto estaremos preparando su primer cumpleaños.

 

Mi pequeño va creciendo y, por un lado tengo ese sentimiento de pena por el hecho de que deja de ser mi bebé, y también tengo el sentimiento de alegría porque estoy segura de que la siguiente etapa será genial y divertida. Siempre digo que cada edad tiene sus cosas y el primer año de Álvaro fue una pasada, pero es que ahora está para comértelo. ¡Así que seguiré disfrutándolos que es lo que más me gusta!

 

Y el post de la lactancia, como os podéis imaginar va sobre cómo me ayuda mantener la lactancia ahora en verano. Y es que el calor de estos días no ha hecho que nos quedemos en casa. ¡Todo lo contrario! Las excursiones, las visitas a familiares y amigos no paran, así que, gracias a la lactancia llevamos menos cositas en la mochila.

 

Y ahora que me despido, os cuento que voy a tomarme unos días de descanso con el blog. No podemos estar queriendo tener una conciliación real y trabajar todo el año, así que voy a descansar también con el blog para oxigenarme, llenarme de energía, temas interesantes, seguir aprendiendo con mis hijos, con mi familia y traer las pilas cargadas para continuar con este trabajo tan agradecido que he encontrado. Y es agradecido por todos los que me leéis, compartís en las redes sociales, me ayudáis a llegar a más gente y comentáis en el blog.

 

¡Gracias a todos por estar ahí!
¡Os deseo unas felices vacaciones y nos vemos a la vuelta!
Hoy reflexionamos Un té contigo

El té de los viernes (VIII)

El té de los viernes

Venga, que esta vez no me va a pillar el toro, dejo la entrada lista para que salga tempranito. Eso sí, mientras escribo, estoy con mi té negro en la taza para coger fuerza y contaros toda nuestra semanita, que ha dado para mucho.

Como habéis visto, aunque estamos en julio y ya tenemos a #papádedíaydenoche en casa, sigo escribiendo, publicando e intentando estar presentes en las redes sociales, aunque, reconozco que, en muchas ocasiones, es complicado estar porque me gusta estar con mis hombres, pero una hace lo que puede por andar por todos sitios.
El lunes publiqué sobre el “cachete pedagógico” y sus consecuencias. He tenido comentarios más y menos agradables. Hay quien considera que el cachete no es violencia y no creo que por leer el post vaya a cambiar de idea, pero bueno, lucharé por un mundo mejor. 

 

Y el miércoles publiqué sobre los abuelos. Es una visión personal, por supuesto, sobre lo que considero que deben hacer los abuelos con los nietos. Sé que las circunstancias personales de cada uno influyen, pero yo creo que los abus deben disfrutar de sus nietos y los nietos de sus abuelos. Reconozco que tras el susto que nos ha dado mi abuela ando aún un poco sensible…

 

Esta semana hemos tenido cena en casa de unos amigos y los hombres nos mostraron que su forma de crianza es diferente a la de las mujeres. Nos lo pasamos muy bien, de verdad, pero es que llegó un momento después de cenar donde los chicos se metieron en el agua con los niños y las mujeres los mirábamos sin dar crédito a lo que veíamos. “¡Cómo coja frio!” –pensamos más de una. Resultado: niños felices y padres felices… Todos en remojo, fresquitos. Y nosotras también estábamos bien porque estábamos solucionando el mundo con nuestras experiencias maternales.
Por cierto, aprovecho el blog para darles las gracias a todos porque en el menú tuvieron en cuenta que ya no como animales (llevo unas semanas siendo vegetariana de forma oficial –antes estuve algunas semanas más pero sin decirlo-) y todo lo que prepararon lo hicieron pensando en mí. ¡Así que mil millones de gracias! Empanada de verduras exquisita (cuando consiga la receta la colgaré en el blog), croquetas de verduras con toque secreto (igual, tendréis la receta pronto), patas de saltamontes sobre sábana blanca (no son saltamontes, son espárragos trigueros y están deliciosos)… ¡En fin! Que cenamos muy bien y muy sano. La próxima será una barbacoa pero siempre hay verdura para deleite de los allí presentes.
También hemos hecho una cena en el embalse de Valmayor. Entramos por una zona estupenda y las perras pueden correr y bañarse mientras Álvaro corre como Rayo McQueen y nosotros hacemos fotos continuamente. Así que nos llevamos algo para picotear y, de paso, estuvimos recogiendo basura que dejan algunos pescadores y viandantes por la zona. De verdad, me da mucha vergüenza decirle a Álvaro que hay gente que es una cochina, así que, por favor, no es tan difícil llevar una bolsita y recoger tus latas y plásticos. Luego lo depositas en un contenedor y nos haces un favor a todos porque no es agradable ir a un sitio que esté lleno de basuras. ¡Ah! Y las botellas de cristal no se rompen. Las recoges y, lo mismo, a la basura. O la lavas bien y la llenas de agua fresquita. 

 

 

 

 

 ¿Qué más cosas hemos hecho? ¡Ah, sí! Hemos tenido día piscinero. Hemos descubierto que con el churro Álvaro va fenomenal, así que nos lo hemos pasado todos en grande disfrutando de la piscina y haciendo “bomba”, como dice Álvaro. Diego también se lo pasa muy bien. Disfrutan en el agua y, al salir, cogen las galletas o el zumo para reponer fuerzas y nos dice “otra vez”, así que creo que aprovechamos bien el día de piscina.

 

 

 

 

 

 

También esta semana hemos tenido sesión de Ikea. Llevábamos un tiempo sin ir, pero vamos, es un lugar al que vamos con frecuencia. Y ya, de paso, comemos. ¿Habéis probado las nuevas albóndigas vegetarianas(de hecho son veganas)? ¡Pues están ricas! El chocolate también está delicioso… Y la tarta… Para no ser un lugar que viva de la hostelería, ¡la de gente que acude allí a comer! Y, encima, me invitan al té… ¡Si viviera más cerca! Aunque tengo esperanzas de que hagan uno por la zona noroeste de Madrid… ¡ahí lo dejo!
Al final cogimos los especieros para que los niños tengan sus cuentos colocados… Ahora tenemos el problema de que nos gusta tanto como ha quedado que llenaremos la casa con especieros y cuentos. ¡Es que les encantan ver las portadas! Y están ordenados, visibles, a su altura… En la siguiente visita a Ikea arrasaremos con ellos. 

 

Esta semana también hemos ido a visitar a un caballo. Centellase llama la yegua. Laura, su dueña, nos estuvo enseñando dónde vive, lo que come, la montura… Nos dejaba hasta montar pero Álvaro, en su infinita sabiduría decidió que era muy alta y que “hombre precavido vale por dos”, así que otra vez será. Pero le llevamos una zanahoria para que supiera el animal que no era por ella, es que Álvaro es así… Animales sí, pero con prudencia. En unos días tendréis un post estupendo sobre esta visita. 
Y ahora os dejo porque hoy es el cumpleaños de mi hermano y nos vamos a celebrarlo con él. Voy a aprovechar para felicitarlo desde aquí. Él ha sido una de las personas que más me ha apoyado en esto del blog y en mi emprendimiento con los cursos, así que, como poco, debo reconocérselo. Además, es el padrino de Álvaro y el mejor hermano que conozco (que no influye el hecho de ser mi único hermano). Así que ¡felicidades campeón! Esperamos que pases un buen día y que tus sobrinos no te hagan muchas aguadillas mañana. 
 
 Y a vosotros, que sigáis disfrutando del día y que paséis un estupendo fin de semana.
¡Os deseo un feliz viernes y os mando un abrazo grande!
Hoy reflexionamos Mamá cuídate Un té contigo

El té de los viernes (VII)

el té de los viernes

¡Buenas tardes! Una vez más el té volvemos a tomárnoslo por la tarde… Ya lo sé, debería dejar programada esta entrada pero con esto de apurar hasta el último momento para contaros toda la semana, a veces me pasa esto. Pero bueno, aquí va mi resumen semanal. 
 Si me habéis ido siguiendo en el blog, el lunes escribí un post sobre la seguridad en el coche. Mis hijos, desde hace unos días, ya viajan a contra marcha y el resultado está siendo muy muy positivo. Pensábamos que igual Álvaro no llevaría bien el tema de ir de espaldas a nosotros, pero está encantado porque puede ver lo de delante (gracias al espejo) y lo de atrás (por la posición). Total, que nos tiene controladísimos y está muy contento con su nueva silla. Diego ahora viaja mucho más seguro que en la maxi-cosi porque la postura no es nada forzada y se queda frito en cuanto arrancamos el coche. ¡Así que no os lo penséis! Los niños, mejor de espaldas a la marcha.

 

El miércoles salió publicado un post sobre una ciudad romana llamada Segóbriga. ¿La conocéis? Está en la provincia de Cuenca, a tan solo 4 km de Saelices (km 100 de la A-3) y es un lugar que visitamos cada año y nos sorprendemos con los nuevos hallazgos que allí se producen. Si no conoces este Parque Arqueológico, te invito a visitarlo y alucinarás con su “historia viva”.
Si me habéis visto en las redes sociales, he estado bastante activa con un tema que me preocupa y me pone en “estado de alerta”: la conciliación, la maternidad, el trabajo… Es que no sé en qué seguimos pensando. A ver, la conciliación no es un problema de las madres o de las personas que tienen hijos. La conciliación es un problema que nos afecta a todos porque todos necesitamos tener un equilibrio entre nuestra vida laboral y la personal (familiar, de amistades, de hacer deporte, ocio y tiempo libre). 
El Club de las Malas Madres puso de manifiesto en su informe #Concilia13F una realidad muy preocupante. Las mujeres sufrimos despidos al anunciar embarazos (esto es muy familiar para mí), nos quitan responsabilidades en nuestras tareas laborales, tenemos que asumir una bajada de salario al pedir la reducción de jornada (que, en lugar de disminuir la carga de trabajo, se hace la misma pero en menos tiempo y menos salario)… 
Y así un montón de acciones en las que las madres, la maternidad y la infancia se están viendo afectadas de forma muy seria. Y sí, lo sé, hay empresas en las que no se hace nada de esto. Pero hay muchas otras en las que sí se hace y no deberíamos permitirlo, ¿sabéis por qué? Porque sin madres no hay niños y, sin niños no hay futuro. ¿Quién pagará tu pensión si no hay niños? ¿Quién mantendrá esta rueda si no hay nadie que la haga girar? ¡La locura no es tener 3 o 5 niños, es que la sociedad no te facilite las cosas! 

Así que, desde aquí muestro, nuevamente, mi apoyo a esta tarea de luchar por tener derechos. Imagino que las cosas irán cambiando, pero se necesita apoyo y levantar la voz. El pasado lunes, a las 22 horas, hubo una quedada twittera y estos fueron los datos conseguidos:
Está claro que en España no sólo nos mueve el futbol. Somos capaces de hacer muchas cosas y quizá ha llegado el momento de pedir. La primera cosa que se necesita es el cambio en el paradigma social. Está claro que los hombres no tienen tetas para amamantar pero sí son importantes en la crianza. Queremos que se respeten los plazos de 6 meses de lactancia materna que recomienda la Organización Mundial de la Salud. Yo creo que los hombres deberían tener otros 6 meses para evitar la discriminación a la hora de elegir personal para un puesto de trabajo. Además, el bebé se beneficiaria de tener un año completo con sus dos personas de apego (madre y padre), alejado de madrugones y rutinas de guardería.
No todos los trabajos se pueden realizar desde casa, pero los que sí se pueden hacer, ¿por qué no confiar en los trabajadores y realizar un trabajo por objetivos desde casa? Estar en casa y trabajar desde ella no significa estar viendo la tele, ni mucho menos.
Y si se pide una reducción de jornada, además de concederla con la correspondiente reducción de salario, hay que hacerlo también en la cantidad de trabajo asignado.
Y si todos queremos ayudar a que se produzca una conciliación real, quizá deberíamos dejar de ir a comprar a última hora, para que todos podamos salir antes y conciliar. ¿No?
Bueno, hoy me estoy enrollando mucho. Os dejo contándoos que para celebrar que ya tenemos al padre de las criaturas en casa de vacaciones, hoy me he ido a dar un masaje. ¡Qué relax! Reconozco que de vez en cuando todos necesitamos un ratito de desconexión y de quitar contracturas. Por si vivís por la zona, os dejo los datos de esta estupenda masajista. Se llamar Mar y es muy buena, aunque seguro que os deja sin respiración cuando os coja las contracturas.
Nosotros esta semana hemos estado en la piscina disfrutando los cuatro del agua y, como ha hecho tanto calor, también hemos salido al pantano para que las perras se dieran un chapuzón. 

 

 Además, hemos recibido algún que otro paquetito y pronto habrá nuevos post con sellos de calidad muy interesantes para mamás y niños. Estoy preparando una categoría especial de “Cuídate Mamá” para hablar sobre productos muy interesantes para las mamis, que también tenemos que cuidarnos. 

 

Y por hoy me despido. Espero que hayáis pasado una estupenda semana y que estéis disfrutando, sobre todo, de vuestros peques.
Un abrazo
Hoy reflexionamos Un té contigo

El té de los viernes II

El té

¡Muy buenos días! Siguiendo con la dinámica que comencé la semana pasada, empiezo con el resumen de mi semana en la que os adelanto que hemos tenido virus, talleres, seminarios, juegos, risas, llantos, cumpleaños, parque… ¡la vida de las madres está tan completa! Por cierto, ayer compré té en cantidades industriales, ¿cómo lo quieres hoy: negro, verde, rojo? ¡Empezamos!

Si estuviéramos tomándonos un té os contaría que el sábado pasado tuvimos unas jornadas estupendas para madres emprendedoras en Madrid. Por supuesto llegué tarde porque Álvaro se pasó la noche vomitando-tosiendo, tosiendo-vomitando… Su padre, además, tenía que ir al cole para trabajar (sí, sí, el sábado) y la que se iba a quedar sin jornada era yo (las #malasmadres somos las que renunciamos a nuestros cursos). Afortunadamente los niños tan pronto como caen malos se espabilan y enseguida me dijo que quería jugar al fútbol. Así que le dije que si quería podía jugar en Madrid…
Si estuviéramos tomándonos un té os contaría también que aprendí mucho en estas jornadas y que me gustó, especialmente, la intervención de Joanna Ferrero, creadora de Disfrutimadres, que nos explicó la importancia del “Networking” (o trabajar tus redes de contacto para poder emprender). Y, de hecho, llevo esta semana llamando a las puertas de algunas personas de la red para darle publicidad al Curso de Literatura Infantil.
Si estuviéramos tomándonos un té os contaría que entre las personas a las que he llamado vía mail ha estado Bei, creadora de Tigriteando y ganadora de 2 Premios recientes. ¡Y me ha contestado! De hecho, hoy en su café de los viernes va a sortear una de las plazas del curso (no te preocupes si compras el curso y luego eres el ganador porque te devolvería el dinero). Una de las cosas que más me ha impresionado de Bei es que enseguida contestó para ayudarme y ha sido muy muy muy cercana y agradable. Los seguidores de Tigriteando van a tener, además del sorteo, un descuento especial. Si introducen el código TIGRITEANDO tendrán 5€ de descuento. Me hace mucha ilusión que una de las participantes sea Bei, porque creo que está muy implicada con la lectura y hará aportaciones al curso interesantes.
Te dejo el botón de compra del curso aquí mismo. Add to Cart
Desde aquí, Bei, te doy las gracias por todo.
Me has ayudado y me has enseñado mucho. ¡Gracias!
Si estuviéramos tomándonos un té os contaría que Álvaro decidió quitarse también el pañal de la noche y que ha sido alucinante la forma en la que ha conseguido despañalizarse por completo. Los niños tienen estas cosas, claro. Tan pronto nos necesitan para algo como se hacen mayores y superan esas dificultades. Cada día me doy cuenta de que va avanzando, creciendo y aprendiendo más… El próximo miércoles hago un taller sobre el pañal, ¿te interesa el tema? Te dejo el botón para reservar tu plaza. Add to Cart
Si estuviéramos tomándonos un té os contaría que su expresión verbal cada vez va a más. Ahora anda como loco repitiendo palabras que escucha sin tener miedo a cometer errores. ¡Y está muy gracioso, claro! No es que sea su madre, es que tiene ocurrencias muy divertidas. Ayer, por ejemplo, me decía que me iba a regalar una tarta de Rayo McQueen porque a mamá le encantan las tartas de Rayo… ¿Acaso no sabíais que me encanta Rayo McQueen?
Si estuviéramos tomándonos un té os contaría que Diego tiene un dominio de reptar que avanza por momentos. La libertad de movimientos hace que le encante estar en el suelo disfrutando de él y alcanzando todos los juguetes que ve a su alrededor. Le encanta coger los juguetes con los que está Álvaro… Por supuesto Álvaro no opina lo mismo y ha aprendido a distraerlo con otros peluches. Empezamos ahora otra etapa: ¿de quién son los juguetes? Tendrán que aprender que lo que hay en casa es de todos y luego disfrutarán jugando juntos, pero tendremos que pasar algún conflicto y deberán aprender a solucionarlos. Poco a poco, va degustando diferentes sabores, texturas y comidas y ¡está encantado! Le encanta comer cualquier cosa que le pongas y  se “enfada” si no hay nada para él. Nos reímos mucho cuando lo vemos comer porque decimos que cuando empiece a comer de verdad, en cantidad, tendremos que pluriemplear a su padre, jeje
Si estuviéramos tomándonos un té os contaría que me encanta ver a Álvaro jugando en el parque con otros niños. Sobre todo cuando está con niños más pequeños tiene mucha paciencia y cuidado. Espero que no pierda nunca esa delicadeza con el resto de la humanidad y aprenda que el buen trato hacia el resto nos hace tener valor añadido.
Si estuviéramos tomándonos un té os contaría que ayer fue mi cumpleaños y quiero aprovechar para agradecerle a todo el mundo sus felicitaciones. Me han llegado por las diferentes redes sociales, de familiares y amigos tanto de carne y hueso como virtuales. Y lo que más me ha gustado de este día ha sido estar tan bien rodeada. ¡Me han hecho regalos muy chulos! Este fin de semana lo celebraremos con la familia y también será genial, así que sólo me queda desearte un buen viernes y un muy buen fin de semana.
Un abrazo,
Ely
Hoy reflexionamos Un té contigo

El té de los viernes I

El té de los viernes
Todas las mañanas, al despertarme, escribo en Twitterun mensaje parecido a este: “¡Buenos días! Voy a calentar agua para prepararme un té, ¿quieres uno?”; y creo que ya ha llegado el momento de “invitar” a todos los lectores y lectoras del blog. Por eso, siguiendo la iniciativa de contactar más con vosotros, dejaré los viernes para contaros cómo ha sido la semana, qué novedades tengo y cómo van creciendo y haciéndose mayores mis niños. Así, además de ser más cercana con vosotros, dejaré por escrito los avances de mis hijos, que luego la memoria no lo recuerda todo. Y lo de invitar a té es porque desde hace unos meses no tomo café (aunque tengo, así que si quieres uno, date por invitad@). Bueno, no tomo café, leche, azúcar… Digamos que estoy pasando por una época de cambios y la alimentación también se está viendo afectada. Pero bueno, os hablaré de eso más adelante.
Si estuviéramos tomándonos un té os contaría que esta semana está siendo laaaaarga en cuanto al número de horas que he estado despierta, pero que se me ha pasado volando. Después del fin de semana que estuvimos con la familia, los niños vinieron cansados pero sin ganas de dormir a “horas decentes”. A cambio, he pasado varios días en los que se han despertado a las 11 de la mañana y he sacado horas para trabajar, escribir, estar presente en las redes sociales. Además, mi marido también está teniendo unas jornadas largas (para que luego digan de los profes) y estoy de “bi-madre soltera”. Pero bueno, son épocas que, afortunadamente, también pasan pero le echamos de menos todos (en especial yo que lo elegí como compañero de viaje).
Si estuviéramos tomándonos un té os contaría que Álvarodecidió hace unos días no llevar ya pañal. Fue una iniciativa propia y, como acompañante de su crecimiento full time seguí su intento y puedo decir que no lleva pañal. Estaba preparado, lo decidió y ha sido genial. Si todas las “operaciones pañal” son así, firmo ahora mismo. Pero os tengo preparado un post contándoos todo con detalle para la semana que viene.
Si estuviéramos tomándonos un té os contaría que Diegoha pasado de estar en el suelo boca arriba y no moverse mucho (rodaba un poco) a desplazarse cual soldado en la guerra y reptar por la casa para conseguir aquello que quiere. Por supuesto en el suelo ha encontrado un aliado perfecto para moverse con libertad y ahora no quiere estar en brazos. ¡La libertad es lo que tiene! ¡Todos la queremos!
Si estuviéramos tomándonos un té os contaría que estoy terminando la primera formación de literatura infantil. Van a ser 6 semanas en las que nos hemos visto, escrito, oído y, para mí, ha sido una experiencia muy chula. He tenido unas chicas maravillosas que siendo madres, trabajadoras dentro y fuera de casa, están sacando ratillos para leer el tema, ver el vídeo. ¡Ha sido un lujo teneros por aquí! Como siempre os he dicho, chicas, estoy al otro lado del mail para lo que necesitéis.
 Si estuviéramos tomándonos un té os contaría que el blog ha variado en alguna pestaña. ¿Os habéis dado cuenta? Sí, ahora aparecen cursos online. Y es que ya está preparada la segunda formación de literatura infantil. Esta vez va a ser 100% onliney la plataforma va a ser propia. Por supuesto este ha sido un motivo que me ha quitado horas de sueño, pero no me importa porque creo en el proyecto. Esta vez vamos a empezar el próximo 1 de junio, lunes, y la duración del curso será también de 6 semanas, así que terminamos el 12 de julio, domingo. Puedes conseguir toda la información aquí. Se podrá comprar hasta el día 31 de mayo, domingo, a las 23.59 horas. ¡Date prisa porque las plazas vuelan!

 

Si estuviéramos tomándonos un té el próximo miércoles, 27 de mayo, voy a dar un tallersobre “Cuentos folclóricos. No es Disney todo lo que reluce”. Sí, el título lleva juego de palabras pero es que, a veces me encuentro con opiniones en las que no se conoce, realmente, nada sobre los cuentos folclóricos y me encantaría que la gente asistiera para conocer la riqueza de estos cuentos y la importancia que tienen en la psicología infantil. Su precio va a ser de 15€ y se hará de 11 a 13 horas. Será un taller que estará grabado, así que si no puedes asistir porque trabajas o tienes que dejarlo a medias, no te preocupes porque luego tendrás el vídeo con el taller grabado. Puedes apuntarte, si lo deseas, aquí.
Si estuviéramos tomándonos un té os contaría que me encantaría tener a mucha gente en este taller porque me hace mucha ilusión poder enseñar y aprender con un grupo agradable de personas. Espero que en el té de la semana que viene os pueda decir que fue un éxito. Y ahora os dejo, los niños se despiertan y me toca dar de desayunar a los niños (y a sus animales-mascotas-osos de compañía), jugar con coches, construcciones, pasear… ¡y quizá tomarme otro té!
¡Un abrazo y feliz viernes y fin de semana!
Close