Browsing Category

Hoy cocinamos

Hoy cocinamos Hoy probamos

Mission Wrap nos salva la cena {con receta vegetariana}

DSC_0227

Seguro que a muchas familias también os ocurre. Llega la hora de la cena y la temida pregunta “¿qué cenamos hoy?”. Nosotros en casa ya nos reímos y “apostamos” para hacer la pregunta antes que el otro, con el fin de no pensar… Lo que hace la mater/paternidad. Sí, porque a nosotros esto antes de ser padres no nos pasaba. Cenábamos cualquier cosita. Vale, quizá no era lo más equilibrado pero cenábamos “a la carta” cada noche: arroz, pasta, galletas con cola cao… Leer más »

Hoy cocinamos

Nocilla casera sana y rica

DSC_0004

¡Muy buenos días! Ya es viernes, ¿preparados para el fin de semana? Como el fin de semana pasamos mucho tiempo en familia y parece que va a llover, he pensado que quizá os apetezca tener un plan B para algún rato del día y cocinéis con los niños. Y ya que cocináis con ellos, mejor preparar cosas sanas y deliciosas, ¿no? Leer más »

Hoy cocinamos

Pasta vegetariana para toda la familia

DSC_0887

Hoy os traigo una receta de pasta para toda la familia porque en nada llegan las vacaciones de Navidad, tenemos a los niños en casa y a veces se nos acaban las ideas (o las ganas de cocinar). Así que una receta sencilla, vegetariana y modificable para adaptarla a vuestro gusto :)

Es muy sencilla, así que podéis hacerla en el último momento o dejarla preparada la noche anterior y en el último momento darle un último toque. ¡Vamos con la receta! Leer más »

Hoy cocinamos

Empanada vegetariana para chuparse los dedos

DSC_0446

Desde hace unos meses, di el paso para ser vegetariana. No me costó porque poco a poco había empezado a rechazar alimentos cárnicos, lo cual había hecho que fuera buscando recetas de cocina que no llevaran esos ingredientes. No me preguntéis por qué pero mi cuerpo no quería comer carne y yo, simplemente, le hice caso.

La cosa es que buscando recetas y adaptándolas he tenido la suerte de encontrarme por el camino con personas maravillosas que, con el fin de que las comidas fueran aptas también para mí, no añadían ni carne ni pescado a sus recetas.

Este pasado verano, en una comida de amigos, Natalia preparó una empanada vegetariana que estaba riquísima. Me gustó mucho su textura y su sabor, así que no dudé en preguntarle la receta. Es otra amante de la Thermomix, así que pudimos hablar largo y tendido sobre diferentes recetas. Hoy os dejo la última receta de empanada vegetariana que preparé en casa. Por supuesto, se puede adaptar al gusto y ponerle (o no) los ingredientes que queráis.

Ingredientes:

  • Una masa de hojaldre (o dos dependiendo del tamaño de la empanada que queráis hacer)
  • Tomate natural
  • Cebolla
  • Puerro
  • Pimiento rojo
  • Pimiento verde
  • Pimiento amarillo
  • Calabacín
  • Aceitunas negras
  • Queso de cabra
  • Huevo cocido
  • Un huevo (para pintar) DSC_0441

Preparación:

  1. Se lavan las verduras, se cortan en trocitos pequeños y se pochan comenzando con la cebolla y el puerro; los pimientos, el calabacín y, por último, el tomate.
  2. Cocemos un par de huevos en agua caliente durante 12-15 minutos
  3. Se abre la masa de hojaldre y se coloca en la bandeja del horno, con un papel especial para horno para evitar que se pegue.
  4. Vamos poniendo la mezcla de las verduras, añadimos aceitunas negras cortadas en láminas (si queréis que el toque de aceituna negra sea más sutil, ponéis rayarlas).
  5. Ponemos láminas de huevo cocido (la foto la hice antes de ponerlo) y unas rodajas de queso de cabra.
  6. Cerramos el hojaldre y lo pintamos con un huevo batido.
  7. Metemos en el horno a 180º con calor arriba y abajo. En unos 10-15 minutos estará, así que no os despistéis que el hojaldre se hace pronto.
  8. ¡A disfrutar de este plato delicioso!

Un receta sencilla, sana y rica, rica. En mi casa nos gusta a todos, sobre todo a mi pequeño, que le encanta.DSC_0445

¿Os animáis a hacerla? ¡Ya me diréis qué tal os queda, seguro que repetís e innováis!

Hoy cocinamos

Receta para niños con kiwis Zespri – Batido verde de espinacas y kiwi

Receta-2Bpara-2Bni-25C3-25B1os-2Bcon-2Bkiwis-2BZespri-2B-25E2-2580-2593-2BBatido
La alimentación de los niños, y la nuestra, es una cuestión que me ha preocupado desde siempre. Especialmente desde que soy madre. Digamos que la maternidad me ha revolucionado tanto que he dedicado –y dedico- horas a aprender nuevas recetas de cocina, formas de presentar los alimentos y, sobre todo, que los niños tengan ganas de comer de todo, especialmente si se trata de frutas y verduras, algo que me parece fundamental para su alimentación.
Por eso, cuando Madresfera me propuso participar realizando una receta para niños con kiwis Zespri, ¡no me lo pensé! Y, después de mucho pensar, decidí hacer una receta fácil, sencilla, que mantenga todas las propiedades de los alimentos y que la pudiera hacer con mi hijo mayor. Así que os voy a presentar la receta que hemos elegido: Batido verde de espinacas y kiwi.

Leer más »

Hoy cocinamos

Falafel con espinacas

Falafel-2Bcon-2Bespinacas

¡Buenos días! Hoy vuelvo con una recetita rica. Como ya sabéis, desde que di el paso de ser vegetariana estoy descubriendo nuevos platos que antes ni se me hubiera pasado por la cabeza probar… Seguro que si lo hubiera hecho, hubiera sido vegetariana desde antes =D porque están muy buenos.
Quizá la parte más compleja de cocinar en casa o para la familia es que yo soy la única vegetariana y el resto, aunque comen de todo, no se atreven a probar mis platos (imagino que por miedo a que les gusten más 😀 ). Así que, van probando pero siendo muy prudentes. El menos reacio a esta comida, como podéis imaginar, es Diego, que con un año está deseoso de probar cualquier cosa que caiga en sus manos. Álvaro prueba pero sigue enganchado al jamón serrano… Y mi marido, bueno, se anima pero no con todo. Claro que el otro día probó un perrito vegano y le gustó mucho…

La cosa es que yo nunca había comido falafel. Encontré la receta en Velocidad Cuchara, me pareció sencilla y decidí hacerla. Me gustó y he repetido en varias ocasiones. Sin embargo, el otro día decidí incorporarle espinacas en la preparación y su sabor me fascinó. Por eso hoy os traigo esta receta. Os animo a probarla, de verdad, y espero que os guste y me dejéis comentarios para saber si os gustó o cómo podemos mejorarla. ¡Aquí va!
Ingredientes:
Falafel
            100 g de garbanzos secos
            300 g de garbanzos hidratados (metidos en agua durante 24 horas)
            1 cebolla pequeña o ½ grande
            1 diente de ajo
            1 puñado de espinacas frescas
            1 puñado de perejil fresco
            1 pizca de pimienta negra
            Sal al gusto
            1 cucharadita de levadura química tipo Royal
            Salsa de yogur
            1 yogur natural
            1 chorro de zumo de limón
            Sal al gusto
            Fritura
            Sartén con aceite de oliva
Preparación:
  1. Poner los 300 gramos de garbanzos en agua durante 24 horas para hidratarlos. No nos sirven los garbanzos cocidos de bote (lo siento, chic@s).
  2. Con la Thermomix muy seca y limpia, hacemos harina de garbanzos metiendo los 100 gramos de garbanzos secos en el vaso. Trituramos durante unos 30 segundos comenzando con la velocidad 5 hasta subir al 10 de forma continua. Hace mucho ruido, no os asustéis. Reservamos para usarla después.
  3. Una vez que tenemos los garbanzos hidratados, los introducimos en el vaso junto con la cebolla, el ajo, la pimienta, la sal, el perejil, las espinacas y la levadura. Trituramos unos 15 segundos a velocidad 5. Luego, bajamos los ingredientes con ayuda de una espátula hacia las cuchillas y programamos otros 5 segundos a velocidad 6. Dejamos reposar esta masa unos 30-60 minutos en la nevera.
  4. Pasado ese tiempo, hacemos bolitas con la masa y las pasamos por la harina de garbanzos que conseguimos en el paso 1.
  5. Ponemos el aceite en la sartén y esperamos a que esté caliente para pasar las bolitas de falafel y freírlas hasta que estén doradas. Cuando las saques de la sartén, déjalas en un plato con papel absorbente de cocina para que el exceso de aceite quede ahí.
  6. Para hacer la salsa de yogur mezcla los ingredientes en un cuenco (o en la Thermomix) y mézclalos (vel 4 – 15 segundos).
¿Qué os ha parecido? ¿Fácil, verdad? Pues probadla y me contáis. Mientras, en casa, seguiremos probando recetas y las que más nos gusten, las iremos publicando. Si quieres ver todas las recetas que tenemos de alimentación vegetariana y saludable, pincha aquí
Un abrazo y ¡feliz miércoles!
Hoy cocinamos

Hamburguesas de lentejas para toda la familia

Hamburguesas de lentejas

¡Buenos días! Hoy me he levantado con ganas de compartir con vosotros una receta rica y fácil en la que el ingrediente principal son las lentejas. Con estas amigas tuve yo bastante mal rollo durante mi infancia. ¡No me gustaban nada! Y cuando escuchaba eso de que tenían mucho hierro, creo que me gustaban mucho menos… Pero con los años, como ya me adelantaron mis progenitores, el cuerpo te va pidiendo una alimentación más sana y nutritiva y, claro, esto se junta con mi tendencia al vegetarianismo y… lo dicho, que estoy buscando recetas para toda la familia que sean sanas y que estén ricas. Así que aquí os dejo la receta, muy facilita, de verdad. 
Ingredientes:
 
200 g de lentejas
1 cebolla
1 diente de ajo
Harina 
Preparación:
 
Dejamos en remojo las lentejas durante 3-4 horas (lo normal cuando tienes hijos y tienes que ir al parque y a sacar a las perras). Después, trituramos con la batidora dejando una masa fina.
Cortamos la cebolla y picamos el ajo y lo añadimos todo a la masa de las lentejas.
Hacemos bolitas y las pasamos por harina dándoles unos suaves golpes para que tomen forma de hamburguesa
Freímos en aceite virgen caliente hasta que se doren por ambos lados.

 

Y podemos acompañarla de lechuga, tomate, patatas fritas y todos los acompañantes de la hamburguesa habitual. El kétchup y la mayonesa también están invitados 😉 
Aquí tenéis el resultado. El kilo de lentejas está en 1,20€, así que con 0,25€ tenéis para invitar a amigos a merendar o cenar. Para que os hagáis una idea, con 200 gramos de lentejas salieron 12 hamburguesas en casa, así que por muy poco dinero, todos podemos comer hamburguesas saludables.

 

 

 Animaros a probarla y me contáis. Un abrazo y buen provecho
Hoy cocinamos Hoy reflexionamos

¿Cómo introducimos los alimentos después de los seis meses?

Hace ya casi un año que recibí un correo electrónico de Ainara, autora de Piezecitos y mamá de Chloe. En él me preguntaba sobre la alimentación complementaria. Habían pasado seis meses con lactancia materna exclusiva y a demanda, y tanto su marido como ella estaban buscando información sobre la alimentación complementaria respetuosa con la niña, con sus necesidades y ritmos. 
Mantuvimos una conversación vía mail en la que le expliqué cómo lo había hecho con Álvaro. Esto fue lo que le conté: durante los seis primeros meses de vida estuvimos con lactancia materna exclusiva y a demanda. A partir de ese momento, lo que hicimos fue atender a las necesidades de nuestro hijo. Y es que mi pequeño primogénito nunca quiso probar el puré. Imagino que el sabor era tan distinto al de la leche que no le gustaba nada, así que nunca le obligué. Reconozco que al principio me molestó un poco porque había preparado purés de varias verduras y los tenia congelados en las cubiteras para ir sacando del congelador los cubitos que fuera necesitando y evitar tirar comida, pero bueno, no tuve otra opción que comérmelos yo y buscar información. Carlos González tiene varios libros escritos y en alguno habla más que en otros de la alimentación infantil. Quizá leerle fue un descubrimiento para mí porque nunca me había parado a pensar que la Thermomix no existía en el siglo XV y, sin embargo, los niños habían crecido y se habían hecho hombres… 
El método en cuestión se llama Baby Led-Weaning (BLW, son sus siglas) y es una forma de introducir la alimentación complementaria siendo un proceso auto-regulado por el bebé. Para que nos hagamos una idea clara os diré que nosotros, simplemente, empezamos a darle comida casera (de la que nosotros comíamos) siempre que tuviera una textura que pudiera “masticar” con las encías. El pecho no lo dejamos en ningún momento ni dejé de darle en ninguna toma (más que nada porque nunca ha tenido tomas marcadas, la demanda es lo que tiene). A veces es bastante contradictorio el tema de las comidas porque se llama “Alimentación complementaria” y, sin embargo, las recomendaciones de los pediatras y enfermeros son retirar tomas de pecho como si ya no alimentara o no fuera necesario para el desarrollo del bebé. 
Yo le daba el pecho y, cuando iba a sentarme en la mesa, lo sentaba conmigo y le dejaba cosas que él pudiera comer (o jugar) también sentado. Pero claro, para eso tiene que poder sentarse correctamente en una trona, aguantando su peso y tener interés en la comida que nosotros tenemos. Si no, será que su momento no ha llegado y debemos esperar. No hay que obsesionarse, la leche no tiene fecha de caducidad. A los seis meses y diez días la leche materna (y la artificial) alimentan lo mismo que a los cinco meses y veinte días. Una vez que el peque controló su cabeza, su tronco y espalda y tenía las manos libres y mucho interés en el tema de la comida, le dejaba experimentar con ella. No siempre iba la comida a la boca, pero es lo bueno de tener perro en casa, ¿no?
Para mí lo fundamental era que se fuera familiarizando con el momento de la comida: momento agradable en el que todos hablamos, conversamos, reímos y pasamos un tiempo en familia (aunque de lunes a viernes seamos dos en la mesa). La cantidad la decidía él y, poco a poco, empezó a comer más cantidad y más alimentos. La verdad es que lo hicimos de una forma natural, poco a poco, sin prisas. Para nuestra tranquilidad, él seguía mamando por lo que alimentado estaba. No bajaba de peso, siempre estaba contento y nunca se puso malito. La comida nunca fue un problema y, aunque también tuve mis momentos de dudas y preocupación, reconozco que Álvaro ha sabido enseñarme que no merece la pena intentar forzar la comida. Hay días que come más y otros que come menos, igual que nosotros. Y hay cosas que le gustan más y cosas que le gustan menos, igual que a nosotros
Una de las cosas que más me gusta es que siempre ha estado muy abierto a probarlo todo. Le daba igual el color de la comida o el olor, con ver que nosotros lo comíamos (somos modelos para todo) era suficiente para que él, al menos, lo probara y decidiera si quería más o menos. 
El mejor consejo que os puedo dar es que no os agobiéis y sigáis a vuestros hijos. Ellos saben lo que necesitan y la cantidad que necesitan. Lo ideal es que la comida no sea un problema, sino que sea un momento placentero. Pensad en que si vais a un restaurante, vosotros también comeréis más si os gusta la comida; ellos igual. 
Espero que os haya servido este post. Si tenéis cualquier duda, no lo dudéis, contactar conmigo a través de las RRSS o del email. Seguro que podremos resolverlo juntos y, si no, preguntaremos a otros padres/madres/médicos/pediatras… Entre todos, nos podemos ayudar mucho. ¡Gracias!

Hoy cocinamos Hoy leemos

Aperitivo rápido para ofrecer a nuestras visitas

¿Te han llegado visitas por sorpresa y no sabes que ofrecerles? ¿Quieres sorprender a tus invitados con un aperitivo diferente? Hoy te doy una recetita rápida y sencilla. La conocí en una cena entre amigos y, la verdad, no sabía lo que estaba comiendo pero me gustaba muchísimo. Pregunté a la cocinera y me dio la receta. No te voy a negar que me sorprendió muchísimo lo que llevaba, pero cada vez que lo prueba alguien se engancha al sabor.

Ingredientes:

  • Sopa de cebolla desecada
  • Yogur griego

Elaboración:

  • Coge un bol chulo que tengas por casa y echa el yogur. A mí me gusta la proporción de un sobre de sopa por cada tres yogures, o lo que es lo mismo: para un yogur un tercio de sobre, pero lo mejor es ir añadiendo hasta que coja el sabor que os gusta.
  • Añade la sopa de cebolla de sobre
  • Remueve hasta que la mezcla sea homogénea
¡La salsa está lista!

Ahora ofrécela junto con diferentes alimentos para untar. A mí con zanahoria me vuelve loca. Lo que hago es pelar la zanahoria y cortarla en varios trozos de forma vertical, por lo que obtengo palotes alargados de zanahoria. También lo he probado con palotes de pan y queda de fábula. ¡Ah! Y con patatas fritas también queda muy rico.

Como ves puedes poner la salsa en un bol y varios alimentos para comerla.

¿La habías probado? ¿Te atreves? ¡Anímate y me cuentas si te ha gustado!

Close