Browsing Category

Colegio

Colegio Crianza Reflexión Salud

Enuresis o micción involuntaria

enuresis

Cuando estudié magisterio vimos el tema del control de esfínteres y las edades, más o menos, a las que se suele conseguir este hito (tanto de día como de noche). Sin embargo, también vimos que, en ocasiones, las cosas no salen tal y como pensamos porque nuestro sistema nervioso y hormonal juegan un papel importante que en muchas ocasiones nos altera mucho tanto a niños como a padres. La enuresis o micción involuntaria es la responsable de que muchos niños (y padres) en edad escolar no se atrevan a ir de campamento o a dormir en casa de amiguitos. Leer más »

Colegio Salud

Stop Piojos distingue el pelo largo y el pelo corto

Stop Piojos

Volvemos de nuevo a la rutina tras el descanso de la Semana Santa. ¿Qué tal lo habéis pasado? Nosotros hemos podido descansar, disfrutar con la familia y con los niños, recargando las pilas para volver al tercer trimestre llenos de energía y entusiasmo. Y hoy os voy a contar todo lo que aprendí en un evento gracias a Madresfera y a Arkopharma en la lucha contra los piojos, la diferencia entre el pelo corto y el pelo largo y los mitos que aún tenemos sobre estos incomodos animalillos. Leer más »

Colegio Reflexión

¿Qué se necesita para trabajar en un Centro Montessori?

Trabajar Montessori

¡Buenos días! El lunes publiqué un post sobre la apertura de un nuevo centro Montessori en la Comunidad de Madrid. La verdad es que tiene una pinta estupenda y eso ha dado pie a que varias lectoras os hayáis puesto en contacto conmigo para que os indique cómo podéis trabajar en un centro Montessori.

En primer lugar, quiero aclarar que un centro Montessori se rige por la misma normativa estatal que cualquier otro centro, independientemente de que la titularidad del mismo sea pública o privada. Teniendo eso claro no será difícil ver cuáles son los requisitos para trabajar. Leer más »

Colegio

Montessori Village ahora en Rivas Vaciamadrid

Montessori Village Rivas

Casualidades de la vida, en el momento en el que más interés tengo por la filosofía Montessori tanto en el hogar como en la escuela, a través del blog se pone en contacto conmigo una compañera de la universidad para hablarme de un proyecto que tiene Montessori en la Comunidad de Madrid. Y por eso no quiero dejar pasar la oportunidad de que conozcáis este nuevo centro, porque sé que sois muchas las familias interesadas en esta pedagogía educativa. Leer más »

Colegio

Analizamos el método Kumon

Kumon infantil 1_1 (2)

Todos los padres sabemos que la educación es una de nuestras mayores preocupaciones, por su impacto en el futuro de nuestros hijos. A menudo todos nos preguntamos: “¿Será suficiente con lo que aprenden en el colegio?” “¿Estoy estimulando lo bastante sus aptitudes?” “¿Qué más puedo hacer por ayudarlos a mejorar?” Las notas y el rendimiento de los hijos lógicamente inquietan a todos los padres, por eso hoy os quiero hablar de un método educativo, el método Kumon, que puede ser una respuesta para los padres que buscan marcar la diferencia en la educación de sus hijos. Leer más »

Colegio

Vuelta al cole con eBay

Vuelta al cole con

Cuando acaban las vacaciones, además de la depresión post-vacacional, llega la temida cuesta de septiembre debido a los gastos en libros, uniformes y material escolar con la vuelta al cole. La verdad es que los padres, muchas veces, hacen maravillas estirando la economía familiar para hacer frente a estos gastos. eBay, gracias a unos consejos, ha decidido ayudarnos a ahorrar y, para ello, acudí a un evento organizado por Madresfera y os lo voy a contar todo.
Hay que tener en cuenta que eBay acaba de celebrar 20 años en funcionamiento, tiene más de 800 millones de artículos y es mundial. eBay ha dejado de ser un portal de subastas para convertirse en una plataforma de compra y venta tanto entre particulares como de tiendas. La mayoría de sus artículos son nuevos y tienen un precio fijo, pero aún podemos encontrar subastas y conseguir productos muy bien de precio.
Una ventaja de usar eBay es poder conseguir productos de cualquier lugar del mundo ya que tiene una gran selección de artículos disponibles. Encontraremos productos para la vuelta al cole y, por qué no decirlo, también de decoración, moda, deportes o juguetes (de cara a Navidad no hay que perderlo de vista 😉).

 

Gracias a la amplia red de vendedores encontraremos productos que venden en territorio español y también de forma internacional. Esto significa que, aunque el producto ande agotado por Europa, puede estar disponible en Asia o América y podemos conseguir tener la mochila de Frozen o de Rayo McQueen sin problemas.
eBay tiene aplicación para el móvilque nos permite realizar las compras mientras estamos yendo en el tren o viendo una peli, con el fin de no “atarnos” a un ordenador y a tener que estar sentados delante de él. Así, sin limitaciones de horario y tiempo, sin desplazamientos, todo se simplifica bastante. Por cierto, la app está disponible para todos los móviles independientemente de que tengas Windows, Android o Apple.
¿Sabías que el 90% de los internautas españoles buscan inspiración en internet antes de hacer la compra? Para satisfacer esta necesidad, eBay ha lanzado “Colecciones”, una herramienta que permite la creación de conjuntos de imágenes agrupadas por temática que cada uno de nosotros podemos crear y compartir en las redes sociales e inspirar a otros. Con esta herramienta podemos obtener ideas para que la vuelta al cole de los niños sea original y diferente.

 

Por último, y quizá es el más importante es la seguridad. eBay ni compra ni vende, sólo pone en contacto a vendedores y compradores. Lo que sí recomienda es el pago a través de PayPalporque en el caso de que lo que recibamos en casa no sea lo que hayamos elegido o esté defectuoso, el vendedor está obligadoa devolvernos el dinero. Con PayPal podemos conseguirlo. Si lo hacemos con tarjeta de crédito la cosa se complica y si es con transferencia bancaria, podemos tener problemas. De todas formas, lo normal es que nuestra compra llegue a casa sin problemas y no tengamos que estar pendientes de nada más que de disfrutar de nuestro producto.
¿Queréis unos trucos sencillos para ahorrar con la vuelta al cole?
Pau A. Montserrat, director editorial del portal iAhorro, nos recomienda:
  1. Ampliar las opciones de búsqueda. Es decir, buscar en diferentes lugares y comparar hasta que encontremos el producto que nos viene bien al mejor precio.
  2. Planificar nuestro presupuesto. Debemos prever el tipo de gastos que tendremos con la vuelta al cole (material escolar, artículos tecnológicos, ropa, etc.) y, una vez definidos, asignaremos un presupuesto a cada una de las partidas intentando no sobrepasarlo.
  3. Consumo colaborativo. Si somos consumidores responsables, sólo compraremos lo que necesitemos y deberíamos darles una segunda oportunidad a aquellos productos que tenemos en casa que están en buenas condiciones para poder ser usados por otras personas si es que nosotros ya no lo hacemos. De esta forma, podremos obtener unos ingresos para nuestros gastos. Por ejemplo, si la calculadora que necesita tu hijo ahora debe ser científica, vende la que tienes (si funciona y puede servirle a otro niño) y tendrás unos eurillo para la científica.
El consumo colaborativo no es una moda sin más. Cada vez somos más conscientes de que necesitamos cuidar los recursos que tenemos y, por ello, es importante que nuestros hijos vean que se puede hacer una buena vuelta al cole simplificando gastos y reduciéndolos si lo hacemos a través de las segundas oportunidades. eBay también te permite vender tus objetos dándoles esa segunda oportunidad con las ventajas de hacerlo desde casa y pudiendo ponerle un precio fijo o hacer una puja si no sabes su valor.
Espero que os hayan servido todos estos consejos para que vuestra vuelta al cole sea lo más asequible. Gracias a Madresfera por la organización del evento y a eBay por confiar en mí para que os lo cuente todo, todito, todo.
¡Buen día!
*Post patrocinado
Colegio Crianza

Educación temprana, escolarización y nuestra familia

Escolarización temprana, educación y nuestra familia

Mañana comienza el cole para muchos niños en España. Sobre todo, hoy me acuerdo de los nacidos en 2012, el año en el que nació mi primer hijo, Álvaro, que irán por primera vez al “cole de mayores”. Sin embargo, él no irá aún al colegio a pesar de tener a un padre profesor de secundaria y bachillerato y una madre maestra de educación infantil. “¿Por qué?” Es la pregunta que muchos nos hacen. Algunos escuchan nuestros argumentos y otros, haciendo oídos sordos a lo que decimos, sólo nos argumentan con el “problema” de un niño que llegue a primaria y tenga que repetir por el hecho de no saber leer, escribir, sumar y restar. Contenidos y más contenidos que, a mi parecer, se pueden aprender de muchas formas y no siempre en el colegio.
La verdad es que nunca hubiera imaginado que mis hijos no irían a la escuela infantil y al colegio. Estudié magisterio desde la vocación de servicio a los niños y a las familias que dejan en tus manos a sus tesoros más preciados. Creo que es una etapa poco valorada y, sinceramente, es la más importante que hay. La neurociencia ya nos ha dado la razón en esto y se sabe que lo que se aprende durante los seis primeros años, queda grabado a fuego en la cabeza y en el corazón. Personalmente, a lo largo de mi vida he tenido muchos profesores y, sin embargo, no logro olvidar la sonrisa de Mercedes, mi profesora de pre-escolar. Y es que yo fui al cole con cuatro años, dejando en mi casa a mi madre y mi hermano recién nacido. Cuentan que el colegio me gustaba pero que lloraba porque no quería alejarme de ellos. En mi clase hacíamos muchas cosas, todas nosotros. Solo teníamos lápices de colores, rotuladores, ceras, folios y nada de libros. Mis padres daban dinero para el material escolar y ya en clase, día a día, íbamos haciendo dibujos y trabajos con los que llegábamos al final del trimestre.
Cuando he mirado los libros, sonrío pensando en mi maestra. A la pobre Mercedes le tocó lidiar con mi obsesión por los caballos. Que trabajábamos la familia, la mía era de caballos. Que trabajábamos la cuidad, en la mía los transeúntes eran caballos… pero no recuerdo prisas. Nunca me quedé a comer. Mi madre (y mi hermano) iban caminando hasta el cole. Comíamos sin prisa y volvía para echarme la siesta. Sí, sí, nos echábamos la siesta tanto en 4 como en 5 años, porque era importante que descansáramos.
Los patios se alargaban y salíamos si llovía, granizaba o nevaba para poder tocar y sentir el frio. Hacíamos bolitas de chocolate y galletas… y disfrutábamos de los cuentos que nos contaba Mercedes y que luego escucharían mis muñecos y peluches, porque esto de ser profe me gustó desde el principio.
¡Hasta recuerdo un día en el que la hija de Mercedes vino a vernos! ¡Qué guapa era! Otras cosas del colegio las he olvidado, claro. Pero recuerdo mis primeros años de aprendizaje cooperativo, tranquilo, disfrutando con mis compañeros, de Mercedes y de los sándwich de mi madre a media mañana. Luego llegaron las obligaciones, los deberes y los libros, pero fue más adelante.
Por si lo estáis pensando, soy de finales de los ochenta, así que no hace tanto tiempo que la educación infantil era sólo pre-escolar; sin libros y siguiendo a los niños.
Y comenzaba diciendo que nunca imaginé que mis hijos no estarían escolarizados. Simplemente, estudié magisterio y vi lo positivo de la educación. Todo lo que los niños aprenden y son capaces de dar y exprimir. Vi cómo aprenden y cómo trabajar con ellos, desde el respeto y siguiendo a los niños…El problema viene cuando pasas a trabajar y te encuentras con que la editorial que sea es la que hay que seguir. Siempre me ha llamado la atención cómo es posible que las editoriales sepan lo que quieren los niños aprender en noviembre de 2015 trabajando por proyectos… Pero bueno, el negocio de los libros está ahí.
En mi caso, ese no fue el problema. Si no hubiera sido despedidapor estar embarazada, mis hijos hubieran ido a la escuela infantil tras el mísero permiso de maternidad, lactancia y vacaciones. Posiblemente, nunca me hubiera planteado que pudieran estar mejor en otro lugar que en el cole y andaría emocionada cuando vinieran cantando canciones o diciéndome los números. No me entendáis mal, no estoy juzgando a nadie. Simplemente, por las circunstancias que hemos vivido, hemos visto que nuestros hijos están muy bien en casa, aprendiendo otras cosas, pasando tiempo con su madre, manteniendo unos ritmos tranquilos de vida en los que los horarios varían y no pasa nada. Aprendiendo a poner la mesa, a desayunar, a comer… sin prisa. Adquiriendo progresivamente responsabilidades y, llamadme egoísta, pero también estoy bien pudiendo disfrutar de ellos y de sus primeros años, aprendiendo a ser madre y creciendo junto a ellos.
En algunos momentos me siento juzgada como si no llevarlos al colegio fuera de mala madre. En otros momentos pienso si la gente llevará razón, pero pronto vuelvo a mis raíces y considero más importante otros aspectos no académicos. Hablando con una jefa de estudios de infantil me decía que a veces somos más papistas que el papa y que los niños en infantil aprenden, sobre todo, a socializarse y eso, teniendo un hermano, saliendo a comprar y al parque, está más que superado.
Quizá lo mejor que podemos hacer es mirar a nuestros hijos y nuestras circunstancias para saber qué es lo que ellos y nosotros necesitamos. Quizá no queráis cargar a los abuelos o deseéis tener algo de tiempo libre o, simplemente, queráis comenzar con 1, 2, 3, 4 o 5 años el colegio. No es cuestión de juzgar, es cuestión de respetar. Cada uno intenta hacer lo mejor para sus hijos y nuestra postura es ésta. No sé si el año que viene con 4 años Álvaro irá al colegio. No lo sé y no me lo planteo. Todo se irá viendo. Si él está bien y yo también… Es un tema parecido al de la lactancia, es una decisión familiar y no todo el mundo tiene derecho a opinar aunque lo haga.
Por suerte o por desgracia cada hijo tiene unos padres que, si bien no seremos perfectos, los queremos y educamos lo mejor que sabemos. Y aunque nos equivoquemos en algunas decisiones, creo que las que se hacen desde el corazón no deberían juzgarse tan a la ligera. A fin de cuentas, estos son mis hijos y sólo les afectará a ellos ir o no ir a la escuela este tiempo. El resto de padres puede sentirse libres a la hora de hacer lo que desee y considere que es mejor para ellos. No cuestiono si los niños están con los abuelos, la guarde, el cole o en casa, si hacen homeschooling o van a un colegio Waldorf. De verdad. La intención con este blog es aportar a la comunidad bloguera mi visión sobre la crianza y educación de mis hijos y, si puedo ayudar a algún padre o madre en algún momento que deseen hacer actividades con ellos, dar ideas o aportar un poco de algo, estaré encantada de colaborar. No juzgo aunque me posicione. Creo que cada uno actuamos como consideramos que es mejor para nuestra familia. De puertas para fuera, todos parecemos más perfectos pero no siempre lo somos. De hecho, yo me equivoco mucho. Intento ser una buena madre para mis hijos pero cometo errores, rectifico, pido perdón, lloro y río… ¡No todo es el blog! Pero si es verdad que intento mostrar una parte bonita, porque creo que vale más la parte positiva de mi vida que las cosas malas o los malos ratos que pase (que los hay). Yo también me agobio y no siempre sé qué hacer. Yo también pregunto a gente cómo tratar ciertos aspectos o qué pasa si hacemos una cosa u otra…
Ahora, en este momento, creo que mis hijos necesitan, por su edad, tenerme cerca y yo también siento que los necesito. Cuando cumplan 15 años no me van a necesitar, así que ahora que son dependientes, quiero estar. A fin de cuentas, sólo tendrán esta edad una vez. Su padre y yo lo hemos decidido así y creemos que es lo mejor para nuestra familia. Aunque eso implica tener un sueldo menos en casa, no amortizar la hipoteca, tener 5 días de vacaciones en lugar de 15, que el pequeño use la ropa de su hermano y que nuestra casa tenga 50 m2, entre otras cosas.
Así que, sobre todo a los niños que mañana empezáis el nuevo curso, ¡animo! Ánimo también para los padres que dejan a sus hijos por primera vez y para los que vuelven al cole, ya sabéis ¡contad los días para las vacaciones! El tiempo pasa demasiado deprisa… Y la Navidad está a la vuelta de la esquina 😉
Colegio Crianza

Bilingüismo: realidades y mitos

De un tiempo a esta parte no paro de escuchar a padres que están preocupados por el aprendizaje del inglés de sus hijos. La globalización y las telecomunicaciones tienen gran parte de la culpa de esta presión lingüística a la que sometemos a nuestros hijos, ya que queremos que las fronteras no existan para ellos y, en muchas ocasiones, las limitaciones en materia de idiomas hacen que perdamos oportunidades laborales en otros países.
A lo largo de mi formación universitaria como maestra de educación infantil aprendí que es fundamental la adquisición del lenguaje en los niños. Para ello, es muy importante que siempre les hablemos desde el cariño y el respeto con palabras completas y sin caer en reduccionismos (seguro que habéis escuchado el agugu-tata en boca de los abuelos, tíos.. ¡o en vosotros mismos!). Así que, cuando me convertí en madre por primera vez intenté por todos los medios que todas las personas que entraran en contacto con Álvaro le hablaran con corrección. En alguna ocasión me salió bien; en otras, esperaban a que me marchara para poder hablarle con el “lenguaje de los bebés”.
En nuestro caso, los dos somos hispano hablantes y no tenemos dominio de ningún otro idioma con la fluidez necesaria para considerarnos bilingües (aunque aquí mi señor esposo habla, escribe y traduce latín). Quizá por eso nunca he sentido presión con la introducción del segundo idioma. Tengo claro que si no sabes bien un idioma no deberías enseñárselo a tu hijo porque no va a aprender con un buen modelo (lo que es fundamental). Basándome en mis estudios y experiencia laboral, decidí no introducir ningún otro idioma en casa hasta que tuviera bien adquirida su lengua materna. Con Diego estamos haciendo exactamente lo mismo.
Sin embargo un día me di cuenta de que yo no era el mejor modelo para aprender el inglés, pero sí podía usar un elemento motivador externo para ir acercando este idioma para ellos. En casa sabéis que casi no encendemos la televisión; por eso, si un día ponemos “Pocoyo” o “Peppa Pig” a Álvaro le damos una alegría inmensa. Pero en nuestra casa, los dibujos se ven en inglés. Álvaro está hiper-motivado con ver Pocoyo, por lo que no pierde atención y entiende lo que le va contando. Tengo que empezar diciendo que Álvaro no ha visto la televisión hasta el pasado verano, casi con dos años, momento en el que empezamos a ponerle alguna película para ver en familia, así que la parte de “ver la tele” le atrae porque casi no la tiene “usada”. Y digo que Álvaro entiende a Pocoyo porque una mañana, cuando salimos a hablar con la directora de un banco, cuando me estaba despidiendo de ella yo le eché la mano y él, se acercó y le dijo “see you soon” (igual que Pocoyo), lo que me dio pistas para saber que estaba entendiendo, de forma natural, lo que iba diciendo Pocoyo y cuando usaba cada expresión.
Por cierto, si os lo estáis preguntando siento deciros que yo no veo Pocoyo en inglés. Normalmente lo ve él solo (Diego aún es pequeño para tanta estimulación visual) y solo un rato de forma ocasional (no quiero que se rompa la magia).
Nosotros decidimos hacerlo así basándonos, sobre todo, en mi experiencia y formación al respecto. Siempre me dijeron en la universidad que si los niños escuchaban desde la cuna dos idiomas, tendría los dos como “lenguas maternas” (si cada padre habla en un idioma, por ejemplo) pero que no era conveniente forzar la situación. En España tenemos casos de bilingües naturales porque viven en otras comunidades autónomas en las que tienen un idioma diferente al oficial, por ejemplo, Cataluña, la Comunidad Valenciana, Galicia, el País Vasco…
¿Es negativo que los niños manejen dos idiomas desde la cuna? Para nada. Es positivo que los niños tengan riqueza cultural y de idiomas. Pero siempre que sea natural. Con esto me refiero a que, aunque a mí me guste el ruso, yo no me atrevería a leerles algún texto en ruso a mis hijos (sobre todo porque no sé, aunque sepa que es algo muy bueno para ellos). En cambio, si su padre fuera ruso, lo natural seria que él le hablara en ese idioma.
Lo que no es bueno es forzar situaciones y apuntar a los críos a un sinfín de actividades y extraescolares que, más que favorecer el aprendizaje del idioma, hacen que sientan rechazo hacia el mismo.
El pasado sábado 9 de mayo asistí a la III Jornada de Bilingüismo organizada por el British Council en Pozuelo para aprender más sobre este asunto y, a pesar de que la primera parte de la conferencia fuera en inglés, escuché a Philip Riley, hablando con naturalidad sobre lo que es, realmente, ser bilingüe y cómo conviven, por ejemplo, familias inmigrantes en las que los niños hablan diferentes idiomas en función de las necesidades que tienen.
Luego, en la mesa redonda (ya en castellano) estuvieron Marlen van Wechem y Ana Halbach, autoras del libro “Don´t worry, mum and dad…I will speak English!” (La guía del bilingüismo del British Council School), en la que nos contaron las ventajas que tienen los niños bilingües, los inconvenientes, mitos, realidades, si es cierto que al tener dos idiomas en la cabeza se retrasa el momento de hablar de los niños… ¡Pero no quiero contaros nada del libro porque estoy de sorteo! Para celebrar los 300 seguidores de Facebook, estoy sorteando uno de las guías para que resuelvas todas tus dudas. ¿Quieres una? Es muy sencillo, te cuento:
  1. Ser seguidor de mi fanpages (haberle dado al famoso “me gusta”)
  2. Escribir un comentario en este post o en el mensaje de Facebook (para saber que participas)
  3. Compartir públicamente con tus amigos este mensaje (para que todos se enteren de que la sorteo, claro).
El sorteo lleva en pie desde el pasado domingo, y va a terminar el día 17 de mayo. Así que ¡no pierdas un minuto! Al ganador le enviaré por correo la guía (territorio nacional) para que resuelva sus dudas sobre el bilingüismo. ¿Te animas?

El sorteo, finalmente, se ha celebrado el 19/05/2015 a las 12.10 horas. Y la ganadora ha sido:

  • Paola Arcas

¡¡Enhorabuena!!

Close