Browsing Category

Alimentación

Alimentación

Empanada vegetariana para chuparse los dedos

DSC_0446

Desde hace unos meses, di el paso para ser vegetariana. No me costó porque poco a poco había empezado a rechazar alimentos cárnicos, lo cual había hecho que fuera buscando recetas de cocina que no llevaran esos ingredientes. No me preguntéis por qué pero mi cuerpo no quería comer carne y yo, simplemente, le hice caso.

La cosa es que buscando recetas y adaptándolas he tenido la suerte de encontrarme por el camino con personas maravillosas que, con el fin de que las comidas fueran aptas también para mí, no añadían ni carne ni pescado a sus recetas.

Este pasado verano, en una comida de amigos, Natalia preparó una empanada vegetariana que estaba riquísima. Me gustó mucho su textura y su sabor, así que no dudé en preguntarle la receta. Es otra amante de la Thermomix, así que pudimos hablar largo y tendido sobre diferentes recetas. Hoy os dejo la última receta de empanada vegetariana que preparé en casa. Por supuesto, se puede adaptar al gusto y ponerle (o no) los ingredientes que queráis.

Ingredientes:

  • Una masa de hojaldre (o dos dependiendo del tamaño de la empanada que queráis hacer)
  • Tomate natural
  • Cebolla
  • Puerro
  • Pimiento rojo
  • Pimiento verde
  • Pimiento amarillo
  • Calabacín
  • Aceitunas negras
  • Queso de cabra
  • Huevo cocido
  • Un huevo (para pintar) DSC_0441

Preparación:

  1. Se lavan las verduras, se cortan en trocitos pequeños y se pochan comenzando con la cebolla y el puerro; los pimientos, el calabacín y, por último, el tomate.
  2. Cocemos un par de huevos en agua caliente durante 12-15 minutos
  3. Se abre la masa de hojaldre y se coloca en la bandeja del horno, con un papel especial para horno para evitar que se pegue.
  4. Vamos poniendo la mezcla de las verduras, añadimos aceitunas negras cortadas en láminas (si queréis que el toque de aceituna negra sea más sutil, ponéis rayarlas).
  5. Ponemos láminas de huevo cocido (la foto la hice antes de ponerlo) y unas rodajas de queso de cabra.
  6. Cerramos el hojaldre y lo pintamos con un huevo batido.
  7. Metemos en el horno a 180º con calor arriba y abajo. En unos 10-15 minutos estará, así que no os despistéis que el hojaldre se hace pronto.
  8. ¡A disfrutar de este plato delicioso!

Un receta sencilla, sana y rica, rica. En mi casa nos gusta a todos, sobre todo a mi pequeño, que le encanta.DSC_0445

¿Os animáis a hacerla? ¡Ya me diréis qué tal os queda, seguro que repetís e innováis!

Alimentación

Receta para niños con kiwis Zespri – Batido verde de espinacas y kiwi

Receta-2Bpara-2Bni-25C3-25B1os-2Bcon-2Bkiwis-2BZespri-2B-25E2-2580-2593-2BBatido
La alimentación de los niños, y la nuestra, es una cuestión que me ha preocupado desde siempre. Especialmente desde que soy madre. Digamos que la maternidad me ha revolucionado tanto que he dedicado –y dedico- horas a aprender nuevas recetas de cocina, formas de presentar los alimentos y, sobre todo, que los niños tengan ganas de comer de todo, especialmente si se trata de frutas y verduras, algo que me parece fundamental para su alimentación.
Por eso, cuando Madresfera me propuso participar realizando una receta para niños con kiwis Zespri, ¡no me lo pensé! Y, después de mucho pensar, decidí hacer una receta fácil, sencilla, que mantenga todas las propiedades de los alimentos y que la pudiera hacer con mi hijo mayor. Así que os voy a presentar la receta que hemos elegido: Batido verde de espinacas y kiwi.

Leer más »

Alimentación

Hero Baby Petit: nuestra experiencia en casa

Hero-2BNanos-2BPetit
¡Buenos días! Me hubiera encantado que este post hubiera tenido una parte en vídeo pero he tenido un problema con el paquete de Hero Baby. Comienzo por el principio para contaros la historia. Madresferay Hero Baby nos proponen probar sus nuevas bolsitas Hero Baby Petit, realizadas con una base de queso y aceptamos el reto para el sello de calidad.
Tras un tiempo esperando el paquete, nos avisan de que ya está en Correos y pasamos, ese mismo día, a recogerlo. Abro el paquete en casa, mis peques lo ven y ¡tachán! ¡Quieren probarlo ya!

Leer más »

Alimentación Salud

10 cosas importantes sobre alimentación infantil

10-2Bcosas-2Bimportantes-2Bsobre-2Balimentaci-25C3-25B3n-2Binfantil

Llegó el viernes 16 de octubre y, con él, un viaje a Granada inolvidable. ¿Por qué? Se juntaron varias razones: era la primera vez que visitaba esta ciudad, viajaba con toda la familia (bueno, mis perras se quedaron con Patri y Diego, ¡mil gracias desde aquí también!) y Puleva contaba conmigo para su II Blogtrip, llamado “Grandes retos de la alimentación infantil”. 
Puleva, sí, sí, habéis leído bien, se ponía en contacto conmigo para que acudiera a conocer de primera mano el informe “La leche como vehículo de salud en la población”, documento impulsado por la Fundación Española de Nutrición (FEN) y la Fundación Iberoamericana de Nutrición (FINUT) y cuyo objetivo es aportar la evidencia científica a la leche y sus derivados a la nutrición humana.

 Así que, los cuatro, en amor y en coche, nos fuimos hacia Granada con la idea de que yo tuviera tiempo para estar con el equipo de 20 Bloggers convocados y el equipo Puleva; y también, disfrutar de la ciudad con los míos. Me perdí la visita a La Alhambra nocturna, pero llegué para cenar con todas y tener un rato para desvirtualizar.

 

Comenzamos el sábado con una exposición impartida por Ángel Gil, Catedrático de Bioquímica y Biología Molecular y Presidente de FINUT en la que nos habló de la leche desde el neolítico, las propiedades que tiene, su digestibilidad y absorción por parte de nuestro sistema digestivo.
 
Sin embargo, la mesa redonda moderada por Federico Lara (Coordinador científico Instituto Puleva de Nutrición) con el Dr. Navas (Unidad de Gastroenterología y Nutrición Infantil en el Hospital Materno-Infantil de Málaga y Miembro de la Asociación Española de Pediatría) y el Dr. Maldonado (Profesor del Departamento de Pediatría de la facultad de Medicina de la Universidad de Granada) fue dónde más pude aprender sobre nutrición infantil porque las madres (y las bloggers con doble razón: somos madres y transmitimos información) tenemos dudas y no siempre nuestros pediatras saben respondernos, no tienen en muchas ocasiones tiempo y nos liamos la manta a la cabeza esperando hacerlo lo mejor posible =)

 

Aprendimos mucho, en especial, sobre estos temas:
1.   Lactancia materna

 

Es el oro líquido para los bebés. Es el mejor alimento que se le puede dar a un niño y es la meta a la que aspiran las marcas de leche, que la tienen puesta como referente, pero es inalcanzable. ¡Así que lactancia materna sí!
Además, alimenta al bebé o al niño ¡siempre! Da igual que tenga 4 meses a que tenga 4 años. La leche materna siempre alimenta. ¡No tenemos que dejarnosllevar por mitos
2.   Lácteos en nuestra vida
Los lácteos son alimentos importantes en nuestra dieta. ¡Ojo! No solo hablamos de leche de vaca. Hay más opciones: leche de oveja y leche de cabra. Y además, en los lácteos se incluyen los yogures (mejor naturales, los aromatizados tienen un 10% más de azúcar) y el queso en sus distintas variedades. 
Para haceros la equivalencia:
1 ración de lácteo = 200 ml de leche = 20 gr de queso curado manchego
Una dieta equilibrada requiere de 2/3 raciones de leche o derivados. 
3.   Bebidas vegetales

 

Las bebidas vegetas, a veces mal llamadas leches vegetales, son bebidas. Y digo esto porque la leche es esa sustancia que segregan las glándulas mamarias de las diferentes especies mamíferas para sus crías. Y las bebidas vegetales no cumplen esos requisitos. Sin embargo, complementan la dieta como una bebida saludable más y alimentan. Hay de diferentes productos: avena, arroz, almendra… No sustituyen a la leche pero complementan. 
4.   Dieta equilibrada

 

La pirámide de la nutrición es clara y todos tenemos acceso a ella. La base, sin duda, es tiempo de mesa en familia, nada de sedentarismo, cocinar en familia y comer productos lo más naturales posibles. 
Hay productos que deberíamos tomar todos los días en variedad y cantidad (frutas y verduras) y productos que se deberían tomar muy de cuando en cuando. Pasar tiempo con los niños y que nos vean comer, hará que también cojan esos hábitos y rutinas. 
5.   La comida y los peques

 

En mi casa no tenemos problemas con la comida ninguno. Mis hijos han tomado lecha materna a demanda y, a partir de los 6 meses, comenzamos a introducir alimentación complementaria con el método Baby Led-Weaning o de forma autorregulada (ya que tenemos la palabra en castellano, que nos entendamos todos). Álvaro come de todo, en mayor o menor medida, pero come de todo y suele probar de buen gusto todo. Diego, con 13 meses, come mucho, de todo y en cantidad. Sé que son etapas. Luego comerá un poco menos, habrá momentos en los que coman más y otros en los que la comida sea menor en cantidad. 
Lo importante es entender que los niños, como los adultos, tienen días y momentos en los que tienen más hambre y otros en los que no quieren comer. Aquí la pauta de los doctores fue clara: nosotros decidimos cuánto ponemos en el plato y ellos deciden cuánto se comen. 

 

Ni chantajes ni obligaciones. 
Por cierto, hay niños que presentan neofobiaante nuevos platos y hay que presentarlos hasta 14 veces para que acepten probarlo. Una de las mamás, Alejandra, nos dijo que en su casa lo que funciona es no ponerles en el plato lo que ellos iban a comer y así les pica la curiosidad. Como veis, cada casa tiene sus truquis. 
6.   El desayuno, fundamental

 

Es algo que todos hemos oído y no siempre le hacemos caso: el desayuno es la comida más importante del día, tendríamos que ingerir el 25% de la ingesta diaria y debe componerse por lácteo + cereales + fruta. Así que nos serviría una tostada de pan con tomate para tener la parte de cereales y fruta. Si con los niños veis que no pueden tomárselo todo, a media mañana pueden tomárselo. 
7.   ¿Mejor en el colegio o en casa?

 

Esta fue una de las preguntas que más revuelo causó. La respuesta fue muy buena: depende de lo que se coma en cada uno de los sitios. En el colegio hay mucha tabla con hidratos de carbono, proteínas y demás, pero los niños se dejan comida… Y en casa, depende de lo que les des. Si tiras de congelados, procesados y microondas, pues no comerá bien; pero si comen variado y rico, comerán estupendamente. 
8.   Vitamina D
La vitamina D es muy importante y debemos dársela a nuestros hijos para evitar que tengan déficit. En la edad adulta, el déficit está relacionado con problemas de salud en nuestros huesos. Hay alimentos que tienen vitamina D, aunque a veces el problema es cómo absorbemos las vitaminas. Por ejemplo, durante la lactancia materna, la lecha tiene poca vitamina D, aunque se absorbe de manera sorprendente con un 30% frente al 10% de otros alimentos. 
Lucía, mi pediatra, nos dijo que la vitamina D está relacionada con cólicos y que, a veces, en su consulta, baja la dosis durante unos días para aliviar al bebé. 
Por cierto, también se habló de la importancia de jugar al sol para absorber la vitamina D. Y es que los niños cada vez salen menos a jugar a la calle y, cuando lo hacen, van demasiado protegidos por cremas solares que dificultan la absorción. ¡Y la necesitamos! 
9.   Percentiles

 

¡Ay los percentiles! Marisa, ya lo preguntó: “¿los percentiles los crea el diablo?”. Y es que es un tema siempre de conflicto para los padres y las madres. Que si al mío lo miran con unas tablas antiguas, que si al mío con las de la OMS, que si está bajo, que si está alto… A ver, cada niño es de su padre y de su madre y va a presentar una fisionomía diferente en la que estarán incluidas el peso y la estatura. Si tú mides 1,50m y tu marido 1,60m;  tu hijo es difícil que esté en el percentil 97. Pero vamos, que los médicos nos dijeron que lo suyo sería que cada país tuviera sus propios percentiles porque aunque usemos las tablas de la OMS (más variadas en cuando a la población a la que tabularon), no tiene nada que ver la estatura de un sueco con la de un peruano, por ejemplo. Así que sentido común y prudencia, las tablas solo nos sirven para orientarnos. 

 

10.  Tranquilidad, vuestros hijos están bien

 

Este es el mejor resumen que os puedo hacer del viaja a Granada. Lo normal es que los niños estén bien. Que corran, jueguen, hagan ruido, unos días coman más, otros menos, haya niños más altos, más bajos, más gorditos y más flaquitos. 
Pero si ves que tu hijo tiene cualquier síntoma de que no está bien, llévalo al pediatra que es el que mejor sabrá que debéis hacer con él. Los médicos, a fin de cuentas, están ahí para ayudarnos, para orientarnos… Si no te gusta algún aspecto de él (o ella) pueden hablarlo con él y decirle tus preferencias (yo tuve una pediatra que a los 6 meses me regañó por mantener aun la lactancia a demanda y no volvió a saber nada de la teta…mi hijo estaba sano). 
Pero por lo general, los padres andamos siempre preocupados cuando ellos mismos, nuestros hijos, son los que mejor nos indican cómo se encuentran. 
Y hasta aquí el viaje a Granada. Agradecer a todo el equipo Puleva haberme invitado, haberme dispuesto todo para que estuviera cómodo y a gusto, y facilitarme la lactancia con el pequeño en determinados momentos. 

 

Gracias a las mamás blogueras. Fueron todas muy simpáticas y, a pesar de ser nueva por estos oficios, me hicieron sentir muy bien. 
Gracias también a mi marido, que ejerció de chófer tanto a la ida como a la vuelta, fue un gran padre en mis ausencias y disfrutó e hizo disfrutar a los peques en el Parque de las Ciencias; además, hizo que conociera Granada (aunque nos quedáramos sin la mermelada… por unos días) y que disfrutara de la ciudad rodeada de mis hombres. 
Os voy a dejar los enlaces de mamis blogueras, por si queréis seguir aprendiendo sobre alimentación infantil. ¡Feliz viernes y buen puente!
Si queréis ver todo lo que tuiteamos en ese evento, buscad #BlogtripPulevaInfantil y accederéis a toda la información. =D
Alimentación

Falafel con espinacas

Falafel-2Bcon-2Bespinacas

¡Buenos días! Hoy vuelvo con una recetita rica. Como ya sabéis, desde que di el paso de ser vegetariana estoy descubriendo nuevos platos que antes ni se me hubiera pasado por la cabeza probar… Seguro que si lo hubiera hecho, hubiera sido vegetariana desde antes =D porque están muy buenos.
Quizá la parte más compleja de cocinar en casa o para la familia es que yo soy la única vegetariana y el resto, aunque comen de todo, no se atreven a probar mis platos (imagino que por miedo a que les gusten más 😀 ). Así que, van probando pero siendo muy prudentes. El menos reacio a esta comida, como podéis imaginar, es Diego, que con un año está deseoso de probar cualquier cosa que caiga en sus manos. Álvaro prueba pero sigue enganchado al jamón serrano… Y mi marido, bueno, se anima pero no con todo. Claro que el otro día probó un perrito vegano y le gustó mucho…

La cosa es que yo nunca había comido falafel. Encontré la receta en Velocidad Cuchara, me pareció sencilla y decidí hacerla. Me gustó y he repetido en varias ocasiones. Sin embargo, el otro día decidí incorporarle espinacas en la preparación y su sabor me fascinó. Por eso hoy os traigo esta receta. Os animo a probarla, de verdad, y espero que os guste y me dejéis comentarios para saber si os gustó o cómo podemos mejorarla. ¡Aquí va!
Ingredientes:
Falafel
            100 g de garbanzos secos
            300 g de garbanzos hidratados (metidos en agua durante 24 horas)
            1 cebolla pequeña o ½ grande
            1 diente de ajo
            1 puñado de espinacas frescas
            1 puñado de perejil fresco
            1 pizca de pimienta negra
            Sal al gusto
            1 cucharadita de levadura química tipo Royal
            Salsa de yogur
            1 yogur natural
            1 chorro de zumo de limón
            Sal al gusto
            Fritura
            Sartén con aceite de oliva
Preparación:
  1. Poner los 300 gramos de garbanzos en agua durante 24 horas para hidratarlos. No nos sirven los garbanzos cocidos de bote (lo siento, chic@s).
  2. Con la Thermomix muy seca y limpia, hacemos harina de garbanzos metiendo los 100 gramos de garbanzos secos en el vaso. Trituramos durante unos 30 segundos comenzando con la velocidad 5 hasta subir al 10 de forma continua. Hace mucho ruido, no os asustéis. Reservamos para usarla después.
  3. Una vez que tenemos los garbanzos hidratados, los introducimos en el vaso junto con la cebolla, el ajo, la pimienta, la sal, el perejil, las espinacas y la levadura. Trituramos unos 15 segundos a velocidad 5. Luego, bajamos los ingredientes con ayuda de una espátula hacia las cuchillas y programamos otros 5 segundos a velocidad 6. Dejamos reposar esta masa unos 30-60 minutos en la nevera.
  4. Pasado ese tiempo, hacemos bolitas con la masa y las pasamos por la harina de garbanzos que conseguimos en el paso 1.
  5. Ponemos el aceite en la sartén y esperamos a que esté caliente para pasar las bolitas de falafel y freírlas hasta que estén doradas. Cuando las saques de la sartén, déjalas en un plato con papel absorbente de cocina para que el exceso de aceite quede ahí.
  6. Para hacer la salsa de yogur mezcla los ingredientes en un cuenco (o en la Thermomix) y mézclalos (vel 4 – 15 segundos).
¿Qué os ha parecido? ¿Fácil, verdad? Pues probadla y me contáis. Mientras, en casa, seguiremos probando recetas y las que más nos gusten, las iremos publicando. Si quieres ver todas las recetas que tenemos de alimentación vegetariana y saludable, pincha aquí
Un abrazo y ¡feliz miércoles!
Alimentación

Hoy probamos: Super Nanos de Hero

Hoy probamos

A lo largo del mes de julio probamos con nuestro hijo mayor, Álvaro, una nueva gama de productos de Hero Baby destinada a los niños a partir de 36 meses, en la que se combinan leche y fruta en unas bolsitas muy cómodas de tomar en cualquier sitio y, lo mejor, que no necesitan frío para conservarse.
En casa recibimos con agrado una cajita con Super Jelly, Super bolsitas y Super Gomis. ¿Queréis saber lo que son? Pues sigue leyendo con atención.
Super Jelly es una gelatina deliciosa que contiene una ración de fruta. La recibimos con los tres sabores disponibles: fresa, lima-limón y cereza. ¡A cuál mejor!

 

Super bolsitas son las bolsas de yogur pero que, además, tienen fruta y galletas. Hay también de varios sabores, aunque en casa ganó el superyogur griego con cookies, sin menospreciar el sabor de yogur griego con frutas del bosque y superpetit con fresas y galleta.
Los Super Gomis son carameros de goma, blandos, que contienen un 50% de fruta.
Siguiendo los criterios a valoraros puedo decir que las combinaciones de sabores nos parecen acertadas. Sobre todo a nuestro “tester” Álvaro que nos dejaba probar pero solo un poco… En casa nos gustaron mucho las gelatinas. Álvaro, sobre todo, le gustaba poder comerlo solo sin necesidad de tenernos cerca. Al ser gelatina es más complejo que se derrame (pero no es como la gelatina habitual, la textura es diferente). La puntuación es de 9/10.

 

 

 

La variedad de sabores nos parecieron adecuadas. Hay variedad y son diferentes a las que hemos tenido, hasta ahora, en el mercado. La puntuación es de 9/10.
En cuanto al contenido en fruta, a nosotros nos parece importante saber que nuestro hijo mayor, al menos, está tomando un 50% del contenido de fruta. A pesar de este alto porcentaje, sabemos la importancia que tiene tomar frutas y verduras siguiendo una dieta saludable y practicando ejercicio con regularidad. La puntuación es de 9/10.
Respecto a los personajes, la verdad es que Álvaro no se fijó en ningún dibujo. Fue directo a probarlo. La puntuación es de 5/10.
Y ya por último el tamaño me parece adecuado porque no se hace pesado para el niño y toma una cantidad razonable. La puntuación es de 9/10.
Por cierto, el precio de venta al público recomendado por Hero Baby es de 1.70€ los Super Jelly y de 0.90€ los Superpetit y Superyogur.
Gracias a Madresfera y a Hero Baby por confiar en nosotros para testar los productos. Siempre es un placer probar productos de calidad. 
Alimentación

Hamburguesas de lentejas para toda la familia

Hamburguesas de lentejas

¡Buenos días! Hoy me he levantado con ganas de compartir con vosotros una receta rica y fácil en la que el ingrediente principal son las lentejas. Con estas amigas tuve yo bastante mal rollo durante mi infancia. ¡No me gustaban nada! Y cuando escuchaba eso de que tenían mucho hierro, creo que me gustaban mucho menos… Pero con los años, como ya me adelantaron mis progenitores, el cuerpo te va pidiendo una alimentación más sana y nutritiva y, claro, esto se junta con mi tendencia al vegetarianismo y… lo dicho, que estoy buscando recetas para toda la familia que sean sanas y que estén ricas. Así que aquí os dejo la receta, muy facilita, de verdad. 
Ingredientes:
 
200 g de lentejas
1 cebolla
1 diente de ajo
Harina 
Preparación:
 
Dejamos en remojo las lentejas durante 3-4 horas (lo normal cuando tienes hijos y tienes que ir al parque y a sacar a las perras). Después, trituramos con la batidora dejando una masa fina.
Cortamos la cebolla y picamos el ajo y lo añadimos todo a la masa de las lentejas.
Hacemos bolitas y las pasamos por harina dándoles unos suaves golpes para que tomen forma de hamburguesa
Freímos en aceite virgen caliente hasta que se doren por ambos lados.

 

Y podemos acompañarla de lechuga, tomate, patatas fritas y todos los acompañantes de la hamburguesa habitual. El kétchup y la mayonesa también están invitados 😉 
Aquí tenéis el resultado. El kilo de lentejas está en 1,20€, así que con 0,25€ tenéis para invitar a amigos a merendar o cenar. Para que os hagáis una idea, con 200 gramos de lentejas salieron 12 hamburguesas en casa, así que por muy poco dinero, todos podemos comer hamburguesas saludables.

 

 

 Animaros a probarla y me contáis. Un abrazo y buen provecho
Alimentación Embarazo

Nutrición durante el embarazo y la lactancia

Taller-nutricin-9-mayo

Todas sabemos la importancia de cuidarnos durante el embarazo y el tiempo de lactancia y es que está claro que lo que comamos o dejemos de comer influirá en nuestros hijos mientras están en nuestro vientre y durante el tiempo que dure la lactancia. La Organización Mundial de la Saludrecomienda la lactancia materna exclusiva y a demanda durante los primeros seis meses de vida de nuestro hijo.

El pasado 9 de junio acudí a un evento organizado por Madresfera para aprender sobre este tema tan interesante, más ahora que estoy cambiando algunas pautas alimenticias y no deseo que mi pequeño se vea afectado por ellos, ya que aunque no tiene 6 meses, sí sigue mamando a demanda (aunque ya no es exclusiva). 
En este evento, además de coincidir con muchas madres blogueras, estuvieron presentes:
Jesús Román, presidente del Comité Científico de la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA).
Rosario Sánchez, representante de la Asociación Española de Matronas y matrona del Hospital Central de la Defensa de Madrid.
Ana Fraile, nutricionista de la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA)

 

¿Sabíais que los niños que son alimentados con lactancia materna muestran mayor desarrollo cerebral? ¡Vamos, que son más inteligentes! Eso demuestran los estudios científicos y, además, favorece la recuperación de la madre tras el parto. 
Pero volviendo a la alimentación de las mujeres, es fundamental que entendamos que todo lo que bebamos o comamos va a pasar al torrente sanguíneo y, mientras estemos embarazadas, pasará a nuestro hijo a través de la placenta. Por eso debemos evitar beber alcohol durante el embarazo, por ejemplo. Después, durante el periodo de lactancia, también pasará a la leche materna, por eso es recomendable, en el caso de querer tomar una cerveza (ahora que llega el veranito) tomarla sin alcohol. 

 

¿Pero qué pautas alimenticias debemos tener durante la lactancia? Realmente debemos mantener una alimentación sana y variadaen la que abunde, preferentemente, la dieta mediterránea, repartida en cinco comidas al día

 

 

Para la población vegetariana o vegana, consulté con Ana Fraile, nutricionista, y me ha confirmado que, a día de hoy, las personas que han optado por una alimentación así son plenamente conscientes de los aportes nutricionales que su cuerpo necesita y de cómo deben obtenerlos a través de la combinación de alimentos para su correcta absorción y, además, tenemos en el mercado otras formas de conseguir ciertas vitaminas.

 

Alimentación

Hoy probamos: Yogurines de Hero Baby

Hoy probamos
Hero Baby y Madresfera nos han dado la oportunidad de probar los Yogurines, una forma diferente de tomar lácteos en cualquier lugar. 
Y es que a partir de los seis meses comenzamos a tomar alimentación complementaria a la lactancia (materna o artificial), siempre siguiendo las recomendaciones de la OMS y de nuestro pediatra. 
Tienen tres sabores: natural, plátano y multifrutas. A Álvaro le han gustado los tres sabores y, en cuanto vio la caja, me dijo que eran para él y se lanzó a por ellos. Es apto para los niños celíacos ya que no tiene gluten. En este aspecto tiene un 5.

 

El formato es muy cómodo. Hero Baby ha diseñado estos Yogurines para que los niños los puedan tomar solos en cualquier lugar, ya que tiene un diseño que hace que los niños sean los propios protagonistas y lo puedan tomar sin necesidad del adulto. En este aspecto, vuelve a tener un 5
Además, lo pueden tomar en cualquier lado porque no necesita frío para conservarse, siendo una forma de llevarnos al parque o al campo un yogur sin andar preocupados por su conservación. Esto es un aspecto genial, así que vuelve a tener un 5
En cada bolsa hay 80 gr de yogur, que es una cantidad adecuada para un niño tras una comida o como merienda, ya que llena bastante al ser denso. Piensa que un yogur tiene una cantidad de 125 gr pero es menos denso y un petit es de 55 gr, que es la versión más densa, así que creo que tiene una cantidad apropiada para el público al que se dirige, que son niños. También puedes dejárselo probar a tu hijo y que él decida cuánto tomar, ya que con  el tapón puedes abrirlo y cerrarlo tantas veces como necesites y puede tomárselo en varias ocasiones. La cantidad me parece muy adecuada, así que continuamos con el 5
Es muy fácil de tomar y posibilita que el niño vaya ganando autonomía y destreza motriz con sus manos, reforzando su autoestima. ¡Volvemos con el 5!
El PVP recomendado de cada bolsita es 0.79€.
Y vosotros, ¿Los habéis probado? ¿Qué tal os han parecido? ¿Cuál es el favorito de tu hijo?
Alimentación

Probamos Blevit plus duplo y Blevit Trocitos


La alimentación del bebé va cambiando a lo largo del primer año de vida. Siguiendo las recomendaciones de la Organización Mundial de la Saludy de la Asociación Española de Pediatría sabemos que se recomienda la lactancia materna exclusiva y a demandade los niños hasta los seis meses de edad. Luego debemos de ir introduciendo la alimentación complementaria a la lactancia. Es en este punto en el que Blevit nos invita a probar sus papillas de cereales. En esta ocasión vamos a valorar las siguientes papillas para que los padres sepáis si nos han gustado en casa:
          Blevit plus Duplo 8 cereales con miel y frutas
          Blevit plus Duplo 8 cereales con natillas
          Blevit Trocitos cereales y copos de maíz
Vamos a valorar algunos aspectos básicos de estas papillas de cereales de la casa Ordesa. Espero que os sirva de referencia, aunque lo mejor es probarlas con nuestros peques para saber si les gusta el sabor y conocer, de primera mano, si nuestros hijos se las comen bien.
Aroma y sabor: a mí las papillas de cereales me suelen oler siempre muy dulce y es un aroma que suele invitar a probarlas. En esta ocasión también me ha parecido que tienen un aroma avainillado que hace que te apetezca probar su sabor que, por cierto, están muy rico. Es dulce y, al no tener grumos, hace que sea fácilmente ingerido. El sabor varía en función de la papilla, claro. No sabe a lo mismo la de miel y frutas que la de copos de maíz. Me parece muy acertado que tengan distintos sabores y distintos ingredientes para ir variando las papillas en función del momento y del día, evitando la monotemática papilla de cereales que antes se daba a los niños. A mí me parece bien dar una papilla con fruta por la mañana para seguir las recomendaciones que dan los pediatras y nutricionistas de hacer un desayuno que contenga leche, cereales y fruta para empezar el día con energía, pero entiendo que va en gustos y costumbres de cada familia.
Textura: el hecho de no tener grumos hace que las papillas sean suaves al paladar y que los niños se las coman sin problemas. La Blevit Trocitos de cereales y copos de maíz está recomendada para niños mayores de un año, por esto de contener trocitos. Es una textura diferente para niños que ya sepan comer trozos (si hacéis alimentación BLW es posible que no tengáis problemas por darla antes, pero la recomendación que aparece en la caja es para mayores de 12 meses).
Facilidad de preparación: es muy sencillo de preparar porque sólo hay que añadir a la leche que usemos las cucharadas de cereales remover y listo. ¡No hay grumos! Yo las he preparado siempre en casa con leche caliente, eso sí. No sé si en leche fría se podría hacer igual. Si lo probáis o lo habéis probado, contadme para saber y edito esta entrada para que los siguientes lectores sepan si se la pueden llevar a cualquier sitio.
Comodidad del formato: las cajas son de 600 g que vienen repartidas en dos bolsas de 300 g cada una. A mí me parece un acierto que estén divididas porque permite irte un fin de semana a ver a los abuelos, por ejemplo, y llevarte sólo una bolsita que pesa poquito. Parece una tontería pero al final vamos cargados con cosas y, para dos días, es más práctico llevar algo más pequeño. Además, con este formato no tienes que estar pasando los cereales a ningún otro tuper o bolsa de plástico por lo que quitas posibles contaminaciones del producto.
Fórmula completa: los cereales Blevit contienen todos los nutrientes que los niños necesitan para su correcto desarrollo. Me he fijado mucho en el tema de los azúcares y he encontrado que Blevit plus Duplo 8 cereales con miel y frutas sólo contiene los azúcares naturalmente presentes, lo que nos indica que no han añadido más azúcar al producto.
Como os he dicho antes lo mejor es probar con vuestros hijos las papillas para saber si les gustan. Y, ahora, ¡estáis de suerte! Porque Blemil y Blevit ponen a vuestra disposición toda la información, muestras de sus productos y otras muchas ventajas a través del Club de Padres Ordesa. Si no os habéis registrado os invitamos a hacerlo, ¡os encantarán sus detallitos! 
Espero que os sirvan mis valoraciones, si tenéis algo más que aportar no dudéis en dejar vuestro comentario. No me importa editar el post y mantenerlo actualizado. ¡Gracias y feliz lunes!
Alimentación Reflexión

¿Debemos obligar a los niños a comer?


Parece que fue ayer cuando te contaba la revisión del cuarto mes de Diego, y a lo largo de esta semana me toca ir con él a la de los seis meses. ¡Cómo pasa el tiempo! Como ya te dije en esa entrada, mantuve una conversación bastante interesante con la enfermera que sustituía al enfermero de aquel momento. Entre otras cosas, estuvimos hablando de pautas alimentarias para los niños. Es verdad que en esta segunda maternidad hay cosas que tengo muy claras y que no dudo, pero me sigue chocando esas prisas que tienen por adelantar las cosas. Me explico: en la hoja que me dio la enfermera dice en el primer párrafo que la OMS recomienda la leche materna durante los seis primeros meses del bebé de forma exclusiva. Sin embargo, en el párrafo siguiente me explica cómo debo empezar a introducir los cereales, la fruta y la verdura desde los cuatro. Y digo yo: ¿de verdad soy la única que ve contradicción entre esos dos párrafos? ¿La gente cuando lee eso no pregunta nada? ¿Colocan la recomendación de la OMS porque “queda bien”, “da notoriedad” y muestra “estar al tanto de las recomendaciones”?

La enfermera tampoco supo qué decirme y pasó a la parte de cómo debía de darle de comer a mi pequeño. Según ella, había estado en un curso de actualización de enfermeras y las últimas tendencias –según ella- era que debía ofrecer al niño el alimento e insistir hasta que lo comiera. Yo le expliqué que a Álvaro nunca le gustó la textura del puré y por eso tuve que informarme sobre el BLW y que aprendiera a auto gestionarse él con la comida, manteniendo siempre el pecho a su demanda. Ella me dijo que no. Que lo que les habían explicado es que debemos ofrecer la papilla de frutas e insistir hasta que lo acepten, cueste lo que cueste. Y, por supuesto, tenía que dejar de darle tomas de pecho porque “eso” ya no alimenta… ¡Otro mito de la lactancia en boca de un profesional sanitario!
No te puedo decir mucho más, porque yo me quedé ojiplática. ¿Si eso mismo se lo hiciera un hombre a una mujer, lo veríamos correcto? ¿Y si fuera una mujer a un hombre? ¡Seguro que no! ¿Por qué si se trata de un niño lo vemos todo tan distinto?
El hecho de que no puedan hablar no significa que no expresen cosas. Todo el mundo reconoce cuando un bebé está bien, de cuando no está a gusto. Ayer sin ir más lejos tuvimos un evento en el que nos reunimos con muchos familiares y amigos, y mucha gente, como muestra de cariño hacia Diego, se empeñó en cogerlo. ¡Tres segundos tardaba él en decirles que no es un muñeco! Su cara, sus gestos, la expresión de su cuerpo nos decía a todos que no lo estaba pasando bien… ¡y no habla!
Con esto de la comida, también te confieso que yo he ido cambiando porque venía de una corriente en la que el niño era el que me tomaba el pelo, pero al tratar con ellos te das cuenta de que ni mucho menos quieren molestarte. Simplemente hay cosas que les gustan más, otras que les cuesta más comer y otras que no comerán nunca porque no les gusta. Pero vamos, que esto también nos pasa a los adultos.
Normalmente me río mucho con el tema de la tortilla española con cebolla porque en mi casa siempre la hemos comido así y nos encanta a todos, nos parece que está más jugosa y la preferimos así. Pero a mi marido no le gusta con cebolla y, claro, alguien tiene que ceder. Me río porque mi abuela, mi madre y yo misma hemos dejado de hacerla con cebolla para que él pueda comerla tranquilo. Es una deferencia que tenemos hacia él… ¡Él también cede en otras cosas! ¿Crees que podría intentar obligar a mi marido a comer la tortilla con cebolla? Podría, claro, pero ya te digo yo que terminaríamos discutiendo cuando no hay necesidad. Si no le gusta, da igual que le digas que es bueno para su salud o que está muy rica, no la va a comer y punto. ¡Pues igual con los niños!
Si lo importante es que coman de todo, no pasará nada porque haya algo que no les gusta y no lo comen. ¿O no? A mí me importa mucho que mis hijos aprendan a valorar la comida, ya que detrás hay una persona (en mi caso, también una Thermomix) que prepara la comida dedicando su tiempo. Por eso, desde muy pequeño, Álvaro agradece mucho la comida diciendo “mmmm”. Ahora ya va diciendo que la comida está “bien”. Intento que coma variado, sano, que coma verdura, fruta, lácteos, proteínas… Viene conmigo a comprar e incluso hay muchos días que me ayuda a preparar la comida, a poner la mesa… Comemos juntos lo mismo. No le pongo nada que yo aborrezco porque creo que soy su modelo de buenas conductas de lunes a viernes; y en el fin de semana preparamos comidas que nos gustan a los tres, para evitar que vea que cada uno va por libre, lo que no significa que hay algún día en el que cada uno come una cosa diferente en un restaurante, por supuesto.
Sobre todo quiero que aprendan que la comida, la alimentación es importante, pero que el momento de comer, es un momento placentero, familiar, donde estamos hablando, charlando y disfrutando de la comida y de la compañía.

Además, te cuento que tengo un familiar que cuando llegó a los 18 meses dejó de comer en seco. Así, sin más. Al principio no le dieron mucha importancia, pero lo cierto es que dejó de comer casi casi de todo y en cantidades muy pequeñas. Cuando acudieron al médico, lo que les recomendó, como padre más que como médico, era que comiera lo que quisiera. Ahora, muchos años más tarde, os digo que come prácticamente de todo (sobre todo, de lo que le gusta, como todos nosotros) y es el más alto de la casa. A veces, debemos ser condescendientes con los niños y, ante cualquier duda, acudir a los profesionales que le realizaran las pruebas necesarias para ver cómo está de salud. Este niño, en concreto, no comería mucho, pero tenía mucha vitalidad para darle patadas al balón, no caía enfermo nunca y siempre tenía una sonrisa en la boca. Recuerda que estar “gordito” no significa estar sano.

Y tú, ¿obligas a tus hijos a comer? ¡Cuéntame tu experiencia!
Alimentación

¿Cómo introducimos los alimentos después de los seis meses?

Hace ya casi un año que recibí un correo electrónico de Ainara, autora de Piezecitos y mamá de Chloe. En él me preguntaba sobre la alimentación complementaria. Habían pasado seis meses con lactancia materna exclusiva y a demanda, y tanto su marido como ella estaban buscando información sobre la alimentación complementaria respetuosa con la niña, con sus necesidades y ritmos. 
Mantuvimos una conversación vía mail en la que le expliqué cómo lo había hecho con Álvaro. Esto fue lo que le conté: durante los seis primeros meses de vida estuvimos con lactancia materna exclusiva y a demanda. A partir de ese momento, lo que hicimos fue atender a las necesidades de nuestro hijo. Y es que mi pequeño primogénito nunca quiso probar el puré. Imagino que el sabor era tan distinto al de la leche que no le gustaba nada, así que nunca le obligué. Reconozco que al principio me molestó un poco porque había preparado purés de varias verduras y los tenia congelados en las cubiteras para ir sacando del congelador los cubitos que fuera necesitando y evitar tirar comida, pero bueno, no tuve otra opción que comérmelos yo y buscar información. Carlos González tiene varios libros escritos y en alguno habla más que en otros de la alimentación infantil. Quizá leerle fue un descubrimiento para mí porque nunca me había parado a pensar que la Thermomix no existía en el siglo XV y, sin embargo, los niños habían crecido y se habían hecho hombres… 
El método en cuestión se llama Baby Led-Weaning (BLW, son sus siglas) y es una forma de introducir la alimentación complementaria siendo un proceso auto-regulado por el bebé. Para que nos hagamos una idea clara os diré que nosotros, simplemente, empezamos a darle comida casera (de la que nosotros comíamos) siempre que tuviera una textura que pudiera “masticar” con las encías. El pecho no lo dejamos en ningún momento ni dejé de darle en ninguna toma (más que nada porque nunca ha tenido tomas marcadas, la demanda es lo que tiene). A veces es bastante contradictorio el tema de las comidas porque se llama “Alimentación complementaria” y, sin embargo, las recomendaciones de los pediatras y enfermeros son retirar tomas de pecho como si ya no alimentara o no fuera necesario para el desarrollo del bebé. 
Yo le daba el pecho y, cuando iba a sentarme en la mesa, lo sentaba conmigo y le dejaba cosas que él pudiera comer (o jugar) también sentado. Pero claro, para eso tiene que poder sentarse correctamente en una trona, aguantando su peso y tener interés en la comida que nosotros tenemos. Si no, será que su momento no ha llegado y debemos esperar. No hay que obsesionarse, la leche no tiene fecha de caducidad. A los seis meses y diez días la leche materna (y la artificial) alimentan lo mismo que a los cinco meses y veinte días. Una vez que el peque controló su cabeza, su tronco y espalda y tenía las manos libres y mucho interés en el tema de la comida, le dejaba experimentar con ella. No siempre iba la comida a la boca, pero es lo bueno de tener perro en casa, ¿no?
Para mí lo fundamental era que se fuera familiarizando con el momento de la comida: momento agradable en el que todos hablamos, conversamos, reímos y pasamos un tiempo en familia (aunque de lunes a viernes seamos dos en la mesa). La cantidad la decidía él y, poco a poco, empezó a comer más cantidad y más alimentos. La verdad es que lo hicimos de una forma natural, poco a poco, sin prisas. Para nuestra tranquilidad, él seguía mamando por lo que alimentado estaba. No bajaba de peso, siempre estaba contento y nunca se puso malito. La comida nunca fue un problema y, aunque también tuve mis momentos de dudas y preocupación, reconozco que Álvaro ha sabido enseñarme que no merece la pena intentar forzar la comida. Hay días que come más y otros que come menos, igual que nosotros. Y hay cosas que le gustan más y cosas que le gustan menos, igual que a nosotros
Una de las cosas que más me gusta es que siempre ha estado muy abierto a probarlo todo. Le daba igual el color de la comida o el olor, con ver que nosotros lo comíamos (somos modelos para todo) era suficiente para que él, al menos, lo probara y decidiera si quería más o menos. 
El mejor consejo que os puedo dar es que no os agobiéis y sigáis a vuestros hijos. Ellos saben lo que necesitan y la cantidad que necesitan. Lo ideal es que la comida no sea un problema, sino que sea un momento placentero. Pensad en que si vais a un restaurante, vosotros también comeréis más si os gusta la comida; ellos igual. 
Espero que os haya servido este post. Si tenéis cualquier duda, no lo dudéis, contactar conmigo a través de las RRSS o del email. Seguro que podremos resolverlo juntos y, si no, preguntaremos a otros padres/madres/médicos/pediatras… Entre todos, nos podemos ayudar mucho. ¡Gracias!

Alimentación

Carrefour y Rocío Ramos nos hablan de alimentación saludable


El pasado lunes 24 de noviembre acudí con mis hijos a un evento organizado por Madresfera en el que Carrefour y Rocío Ramos nos hablaron sobre alimentación saludable en Little Kingdom. Todas las madres andamos siempre preocupadas sobre la alimentación de nuestros hijos. ¿Será la adecuada? ¿Comen lo suficiente? ¿Cómo puedo darles verduras?
Rocío Ramos, psicóloga y educadora infantil, conocida por su programa de televisión “Supernanny”, fue la encargada de explicarnos a las mamás blogueras cómo llevar buenos ritmos y hábitos alimentarios con nuestros hijos. 
Tengo que decir, en honor a la verdad, que no me gustaba el carácter que siempre he visto en el programa a Rocío. Siempre me parecía muy seca con los niños y me daba la sensación de que su perspectiva educativa no tenía nada que ver con la mía. Sin embargo, en directo me sorprendió. Resultó ser una persona tremendamente educada y agradable. 
Cuando entré saludé a Mónica y la vi a su lado. Pensaba que, como todas las personas conocidas que salen en la tele, rehúyen de los besos y presentaciones. Total, todos los conocemos. Sin embargo me saludó con dos besos y diciéndome su nombre. Imagino que así para todas las mamis que nos reunimos dejó de ser “Supernanny” para ser, simplemente, Rocío
La charla estuvo bien. Empezó haciendo una introducción sobre los hábitos alimenticios pero enseguida dio pie a que todas preguntáramos sobre nuestras dudas. Sí que dijo cosas como que los niños necesitan saber qué va antes y después para ir adquiriendo la noción del tiempo. Y que con pequeños hábitos ellos tienen el control sobre cuando toca cada cosa. 
También nos habló de la importancia de ofrecer diferentes alimentos entre los que se incluyan frutas y verduras, tan importantes para el correcto desarrollo de nuestros hijos y nuestro. Que, a veces, nos encontramos con niños que no comen verdura y los padres están preocupados, pero claro, es que ello tampoco comen verdura. 
Dentro de las pautas de las que nos habló sobre el tema de la alimentación nos dijo que ella recomienda hacer comidas familiares, si bien sabe que en estos tiempos de guarderías, trabajos y conciliaciones es complicado hacer varias comidas juntos, debemos intentar, al menos, hacer una al día. Por supuesto ese momento debe ser agradable para todos. No podemos estar en la mesa con voces, chantajes, aviones o canciones. Se trata de un momento en el que todos estamos tranquilos, con actitud abierta ante la conversación familiar, en la que se respetan los turnos de palabra y nos interesemos por las diferentes actividades que han hecho tanto los adultos como los niños en el día.
A fin de cuentas, si no dejamos que nos cuenten las cosas en su primera infancia, no podremos pretender que nos lo cuenten cuando tengan 15 o 16 años, ¿lógico, verdad? 
Personalmente no pude estar mucho tiempo porque mi hijo mayor, Álvaro, estaba cansado y aunque disfrutó de la hora que estuvimos en el parque de bolas de Little Kingdom con la monitora (gracias Laura porque estuviste muy cercana y atenta a sus necesidades) decidió que las siete era una hora prudente para volver a casa a ver a papá. 
Carrefour nos dio una bolsita llena de productos para nuestros hijos. La mía llevaba un champú con olor a melocotón, una barrita de cereales, un batido de chocolate, fruta bebible, una caja de tiritas y un paquete de toallitas. 
Gracias a Madresfera por su invitación al evento; a Carrefour por patrocinar el evento y enseñarnos la cantidad de cositas que van añadiendo  a su colección de Carrefour Kids y a Little Kingdom porque tiene un establecimiento estupendo para disfrutar con los niños. 
Alimentación

Aperitivo rápido para ofrecer a nuestras visitas

¿Te han llegado visitas por sorpresa y no sabes que ofrecerles? ¿Quieres sorprender a tus invitados con un aperitivo diferente? Hoy te doy una recetita rápida y sencilla. La conocí en una cena entre amigos y, la verdad, no sabía lo que estaba comiendo pero me gustaba muchísimo. Pregunté a la cocinera y me dio la receta. No te voy a negar que me sorprendió muchísimo lo que llevaba, pero cada vez que lo prueba alguien se engancha al sabor.

Ingredientes:

  • Sopa de cebolla desecada
  • Yogur griego

Elaboración:

  • Coge un bol chulo que tengas por casa y echa el yogur. A mí me gusta la proporción de un sobre de sopa por cada tres yogures, o lo que es lo mismo: para un yogur un tercio de sobre, pero lo mejor es ir añadiendo hasta que coja el sabor que os gusta.
  • Añade la sopa de cebolla de sobre
  • Remueve hasta que la mezcla sea homogénea
¡La salsa está lista!

Ahora ofrécela junto con diferentes alimentos para untar. A mí con zanahoria me vuelve loca. Lo que hago es pelar la zanahoria y cortarla en varios trozos de forma vertical, por lo que obtengo palotes alargados de zanahoria. También lo he probado con palotes de pan y queda de fábula. ¡Ah! Y con patatas fritas también queda muy rico.

Como ves puedes poner la salsa en un bol y varios alimentos para comerla.

¿La habías probado? ¿Te atreves? ¡Anímate y me cuentas si te ha gustado!

Close