Hoy reflexionamos

Bescansa “la lía” en el Congreso

12565350_1011538662239952_5471872023903136957_n

¡Buenos días! Hoy tenía preparada una entrada sobre Montessori pero puede esperar. Hoy quiero reflexionar conmigo misma y con vosotros sobre lo que ocurrió ayer en el Congreso. Imagino que todos lo sabréis ya. Hasta yo que veo poco la tele pude enterarme a través de las redes sociales de que algo “muy gordo” estaba pasando.

Carolina Bescansa, tercera de Podemos, llegó al Congreso con su bebé de menos de seis meses y le dio de mamar allí, delante de los congresistas. Este hecho ha sido noticia y han llovido críticas tanto por un lado como por otro a Cristina, a Podemos, han salido envidias, celos…

Salen voces de personas que dicen que “es injusto” porque ella tiene guardería en el Congreso (que no es guardería, es Escuela infantil ;)), que es una falta de profesionalidad… A ver, seamos sinceros, ayer tenía que escuchar y votar; tampoco estaba operando a corazón abierto. Es lo mismo que estar amamantando y mirando el Facebook desde el móvil, que todas lo hacemos y no tenemos problemas (aunque lo mejor, sin duda, es compartir ese momento mirando al bebé, lo sé).14527265818002

Por otro lado salen personas diciendo que es “postureo”, que ella ha expuesto a su bebé para salir en las noticias y hacer una “cortina de humo” con el caso de la financiación de Podemos que está siendo investigada.

Y digo yo… Realmente, lo que ha mostrado es una situación que nos afecta a las mujeres. TODAS, renunciamos. A nuestro trabajo, a nuestros hijos, a nuestra vida laboral, haciendo malabarismos para “conciliar” la vida familiar y la laboral… Os dejo un post de Nohemí Hervada sobre las renuncias, muy apropiado para hoy :)

Sea por lo que sea, la verdad es que se ha abierto un debate de algo que, lamentablemente, sufrimos a día de hoy en España: la falta de conciliación. Para una mujer preparada y con una formación que la capacite para ejercer su puesto de trabajo con profesionalidad, la maternidad puede suponer un parón en su carrera profesional porque lo que tenemos son parches.

Una mujer, tras ser madre, no necesita 6 semanas para recuperarse del parto (o cesárea) y volver a ser productiva (las otras 10 semanas se pueden ceder al padre, no son obligatorias para la madre). Necesita estar con su bebé porque su bebé necesita a su madre. Si le da lactancia materna, bien; y si es con biberón, igual de bien. Más que un tipo de lactancia u otro, se necesita apego.

Un apego que, por cierto, no se consigue en las guarderías por muy maja y simpática que sea la educadora de tu hijo; pero que tiene a 7 bebés más que la tendrán como figura de referencia en clase.Familie in deinen Händen

La ciencia nos lo dice una y otra vez, pero nosotros miramos para otro lado. Cada vez tenemos más niños que están diagnosticados con distintos trastornos y más adultos que toman pastillas para todo, lo llamamos estrés, depresión, ansiedad… No sabemos por qué se produce pero lo tenemos y seguimos sin modificar nada en nuestra crianza, ritmos y rutinas.

Quizá necesitamos jornadas que se adecuen a las actividades de los niños… pero claro, es que ¡a nadie le importan los niños! Parece que los niños no cuentan en nuestra sociedad, estorban porque no son productivos. Hay que invertir para sacarlos adelante: salud, educación… Gastos que se reducirían si se fomentara, de verdad, aspectos como la lactancia materna y la crianza con apego.

Y es que los niños no necesitan guarderías gratuitas. Necesitan en un primer momento a su madre (y esto no va para poner más desigualdades entre hombres y mujeres). Los hombres y las mujeres somos distintos, sí. Pero no en derechos laborales. Una cosa es la biología y otra el aspecto laboral.

Si la OMS es la que nos está diciendo que un niño necesita 6 meses de lactancia materna exclusiva (lo siento, la OMS lo dice claramente, la lactancia materna es el “oro líquido” y nunca se conseguirá tener un leche en polvo de la calidad de la leche materna, pero no es una crítica, es una realidad objetiva. Eso sí, cada una opta por lo que libremente quiere y está en su derecho de elegir.), habrá que pensar en cómo podríamos hacerlo.

Si las mujeres no fuéramos despedidas durante el embarazo (mi caso) ni un “incordio” durante la maternidad y la lactancia… Si tuviéramos un año de crianza remunerado (los niños son dependientes), los niños estarían mejor. Y si los padres, por igualdad y porque son necesarios en la crianza de sus hijos, tuviera otro año pagado, no habría desigualdades laborales. Y los niños tendrían 2 años con sus padres garantizados, la cosa empieza a parecerse a esos países que miramos y admiramos, ¿verdad?

Pero vamos, que esto es libre y cada uno opinamos lo que queremos. Pero esto no es una utopía. Es verdad que las pequeñas y medianas empresas no pueden costear este permiso retribuido a los trabajadores, ni quiero que se entienda que debería recaer sobre ellos. Debería recaer sobre el Estado, que somos todos. ¿Por qué? Porque yo contribuyo al Estado aportando hijos, que el día de mañana pagarán pensiones y es lógico que, en este momento, el Estado me ayude a mí. Lo que hace falta es menos corrupción y menos cuentas en Suiza, que los que aportamos estamos en España.

Algunos dirán que no es sostenible. Lo que no es sostenible es la tasa de natalidad que tenemos. Pero vamos, que yo pretendo dar ideas a los partidos políticos, porque aunque me he esforzado durante la Campaña electoral pasada, ninguno habló de conciliación y las medidas para aumentar la tasa de natalidad fueron poco interesante (y no quiero “cheques bebés” que es pan para hoy y hambre para mañana).eurodiputada-Licia-Ronzulli

De todas formas, me sorprende mucho que cuando vimos hace unos años a la Eurodiputada Licia Ronzzulli ir al parlamento europeo durante años (sí, años) mirábamos la imagen y, al menos yo pensaba, “qué bien, una mujer que acude a su puesto de trabajo sin renunciar a ser madre”. Y ahora que se nos presenta la oportunidad de tener casos reales en España, atacamos a la yugular.

Que critiquen hombres, duele. Que nos ataquemos entre nosotras… ¡mal vamos! A fin de cuentas es decisión de cada familia decidir qué tipo de crianza quiere hacer con sus hijos. No creo que Bescansa vaya a llevar a Diego (bonito nombre :)) al Congreso cada día que tenga que ir. Es posible que no vuelva a llevarlo nunca más, pero hoy es noticia la “crianza con apego”, “amamantar en público” y la falta de conciliación a la que muchas familias (hombres y mujeres) se enfrentan en este país. Podéis firmar la petición del Club de MalasMadres sobre el “Yo no renuncio”, a ver si antes (mejor que después) conseguimos cambios para mejorar.

¡Feliz jueves, familias!

Y, ahora si no te importa, te pido que me des tu voto en los Premios Madresfera. No te llevará más de un minuto. Pulsa en la imagen y tienes el acceso directo. ¡Gracias! Cabecera-Premios-madresfera-Educacion-patrocinio

Previous Story
Next Story

You Might Also Like

2 Comentarios

  • Reply
    Emma y su mama
    14/01/2016 at 18:42

    Me ha gustado mucho tu post!!! Cuando dejé a mi hija con 5 meses lo pase muy mal, me siento culpable de dejarla mas de 8 horas. Cuando se ha puesto mala con fiebre y me he tenido que ir a trabajar me he sentido malamadre por dejarla. Para mi conicliar es poder compaginar mi trabajo como maestra y el estar con mi hija. Ojala esta situación cambie!!!

  • Reply
    Mis blogs favoritos de Maternidad: 11-17 enero 2016
    20/01/2016 at 09:09

    […] de Día y de Noche: con su opinión también sobre la presencia del bebé en el Congreso, muy sensata como […]

  • Deja una respuesta

    Close