Animales exóticos y niños, una combinación divertida

Sí, desde que soy pequeña he sido una gran amante de los animales y los que me conocen lo saben. Es algo que desde siempre he sentido y me ha gustado sentir: el amor hacia el reino animal hace que respete a los seres vivos –a todos- y, si tuviera una casa más grande, segura estoy de que tendríamos más animales compartiendo espacio y experiencias en casa.

En casa sabéis que tenemos dos perros y un canario. Ahora somos “pocos” para lo que hemos llegado a tener, porque hemos tenido más pájaros, peces de agua fría, peces de agua caliente, un hámster, un pollito que se hizo gallina y en el pueblo nos dio muchos huevos ;)…

Y es que creo que de cada uno de ellos puedes aprender muchas cosas, y cuando tenemos niños en casa el enriquecimiento es tan grande que creo que merece la pena.

Aunque es cierto que siempre digo que la responsabilidad de tener o no tener un animal en casa debe recaer en los padres porque los niños son solo eso, niños. Ellos pueden implicarse, pueden ponerles la comida, agua… pero seamos realistas, tener o no animales no puede ser por el mero hecho de que los niños lo pidan porque los que nos tenemos que hacer cargo de nuestras mascotas somos los adultos.

En este aspecto en muchas ocasiones he tenido algún encontronazo con familias que cogen a una mascota porque los niños lo piden y luego se llevan las manos a la cabeza porque luego no quieren sacar al perro por la noche o al medio día. ¡Normal! Son niños y tan pronto se ilusionan con la idea de tener una mascota como se desinflan y pierden el entusiasmo. Además, los niños no van a llevar a las mascotas al veterinario o van a atender ciertos aspectos. Por eso, creo que es fundamental que la decisión de tener o no tener mascota en casa debe ser tomada por los padres que son los adultos y lo que deberán responder ante las demandas de los nuevos miembros de la familia.

Siempre que me preguntan por la idea de tener mascota en casa digo lo mismo, a mí me encantan y, de hecho, tenemos porque me encantan los animales y me aportan más de los “sacrificios” que debes hacer: no puedes ir a cualquier sitio con tus mascotas, en nuestro caso los perros tienen que ser paseados cada día tres veces, hay personas alérgicas que no pueden venir a casa…

Pero también os cuento una cosa, nosotros tenemos dos perros, pero nos planteamos tener un conejo hace un tiempo por esto de implicar a los niños con las mascotas, pero no tener que añadir tareas a nuestra lista. Vamos, que hay animales exóticos que pueden convivir con nosotros en casa, no solamente perros o gatos como estamos acostumbrados. Mi amiga Susi, desde que la conozco, ha tenido conejo en casa y molaba mucho -y no, no olía mal como dicen algunos-. Los hogares huelen en función de la limpieza e higiene que tengamos con los animales

rabbit-949914_1920

Enriquecer a los niños con la experiencia de criarse con una mascota es grandísima sea el animal que sea y, en este sentido, existen muchas especies de animales exóticos que nos permitirían disfrutar de este proceso.

Ya os digo que nosotros en un momento determinado tuvimos un hámster que nos regaló una prima de mi marido y disfrutamos mucho con nuestro Stuart. Era precioso y nos proporcionó aprender cosas sobre los roedores y su estilo de vida. Recuerdo que teníamos una bola en la que se metía y paseaba por la casa, ¡y hacia mucho ejercicio en su rueda!

A mi hermano, con cuatro años, le regalaron una tortuga de agua, un pequeño galápago y ha vivido más de veinte años con él. Comiendo gambitas e invernando durante los meses de frío.

Las tortugas, por ejemplo, son muy económicas en el tema de la alimentación y de gastos veterinarios y no dan muchísimo trabajo salvo el tener que cambiar el agua, pero pueden aprender cosas. Por ejemplo, la de mi hermano aprendió que la comida llegaba cuando sonaba una campana porque no sé en qué momento leímos el tema de los perros de Paulov con el conductismo y probamos con la pobre tortuga… ¡Y funcionó!

Como veis, si queréis tener una mascota en casa, es posible tenerla y, en función de vuestro tiempo, disponibilidad y economía, podéis ajustar el animal. Eso sí, hay que cuidarlos mucho, darles cariño y ser responsables con el animalillo en cuestión.

¿Vosotros habéis tenido algún animal exótico en casa? ¿Cómo fue la experiencia? ¡Os leo en los comentarios vuestras experiencias!

Ely

Ely

El post de hoy ha llegado hasta aquí, pero puedes dejar tu comentario para ayudarme a crecer y a aprender contigo. Recuerda que un blog se nutre de ellos :) Espero volver a verte por aquí y ¡feliz día! Nos vemos en las Redes Sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Close