Hoy reflexionamos

Álvaro y su primera vez… en el zoo

Zoo de Madrid

Este verano fuimos por primera vez con Álvaro al zoo. Fue un día genial y lo recordamos con mucho cariño. Cada vez que hacemos alguna actividad nueva con los niños (este verano aún con uno) intentamos poner todos nuestros sentidos alerta para no perdernos detalle de esas miradas y gestos tan espontáneos que tienen los niños.


Álvaro siempre ha mostrado mucho interés en los animales. A mí no me extraña mucho porque yo soy una enamorada de los bichos y, salvo alguna excepción, me gustan todos y tendría en casa alguno más, aunque no nos podemos quejar porque tenemos a nuestra perra Tiza, a Kike (el canario), peces de agua caliente y peces de agua fría.

Cuando mi marido cogió las vacaciones (ay, qué recuerdos) intentamos organizar algunas excursiones, por lo menos en la mente y el zoo estaba entre ellas. Entonces me salió mi vena maestra (reconozco que con los niños soy más madre que maestra) y comencé a hablarle a Álvaro de los animales del zoo. Vimos alguna peli que tenía animales (El Rey León), leímos cuentos (¿A qué sabe la luna?), hicimos dibujos… Vamos, que fuimos preparando la visita al zoo para que reconociera animales y pudiera disfrutar de verlos en directo. Si ves cosas en vivo pero no sabes lo que es, no lo disfrutas tanto, ¿no?
El día que fuimos disfrutó como un enano con los animales, con las exhibiciones, con la comida, con los paseos y con nosotros. Por supuesto, nosotros estuvimos encantados de acompañarlo en este momento único de su disfrute y entusiasmo, de esas miradas de asombro cuando vio a las jirafas y a los elefantes; la risa con los osos pardo porque pedían más comida, la cara de asco cuando vimos a los monos (es que huelen fatal)…
Fue un día que recordaremos toda la vida. Aunque no lo sabía, me faltaban unos días para dar a luz a Diego, y fue una paliza caminando y sin parar de un lado al otro, pero mereció la pena. Hizo calor y yo con mi barriga lo noté más que el resto pero repetiría.
Imagino que en un tiempo prudente, cuando Diego sea un poquito mayor, volveremos con los dos. Quizá esa vez disfrutemos porque será Álvaro el que irá explicándole a su hermano los animales y nosotros podremos ver el zoo desde otra perspectiva.
Previous Story
Next Story

You Might Also Like

No hay comentarios

Deja una respuesta

Close