Mascotas

6 consejos para tener un cachorrito en casa

DSC_0483

Es muy normal que llegue determina edad en la que los niños quieran tener una mascota en casa. Yo siempre digo que la relación que se crea entre los niños y sus mascotas es especial, pero eso no significa que todas las casas sean adecuadas para tener un animal a su cargo. No por falta de cariño (ni mucho menos) sino, por no poder atender ciertas necesidades y cuidados que requiere un animal.

Si estáis pensando en tener perrito es importante que valoréis todas las necesidades que va a tener y ser honestos con vosotros mismos a la hora de decidir si tener o no tener mascota y cuál elegir (quizá sea mejor una tortuga, un pájaro o peces en lugar de un perro, por ejemplo)

Después de dos meses teniendo a Lego en casa -y ya van unos pocos cachorros que hemos criado- os puedo dar una serie de consejos para tener un cachorrito.

En nuestro caso lo fundamental ha sido:

1. Disponer de tiempo para su cuidado y educación

Esto, que puede parecer sencillo, con cachorros es un poco más complejo que si cogéis un perro de un año, por ejemplo. Un cachorro es como un bebé. Al principio nos necesita prácticamente todo el tiempo a su lado para sentirse seguro y tener sus necesidades básicas cubiertas.

Además, necesitan comer a demanda como los bebés y será poco a poco como irán aprendiendo a hacer sus necesidades fuera de casa

2. Ser responsables con el cuidado del cachorro por parte de todos los miembros de la familia

A veces olvidamos que, a través de nuestro modelaje y de dar carta blanca a los niños, estamos dando ejemplo a los niños y permitiendo que cuiden de la mascota. Esto ayuda a crear vínculos entre todos los miembros de la familia y fomenta que los niños, aunque sean chiquitines, se impliquen en las tareas de cuidado, aseo, alimentación y paseo diario.

3. Ser conscientes de que tener un perro es una tarea que vamos a tener que hacer durante años.

La vida de un perro no es excesivamente larga para los amantes de los animales, pero no es algo que vaya a terminar en unos meses o unos años. La duración media de un perro es de entre 12 o 15 años es una decisión que debemos valorar y reflexionar. Sobre todo, nosotros, los padres, que seremos, siempre, los que supervisaremos y atenderemos a las mascotas

4. Elección del tamaño, de la raza y de ciertas características del perro.

Independientemente de que adoptes o acudas a un criador, es importante reflexionar sobre las características del animal de acuerdo al lugar en el que vives. Créeme, hemos tenido varios y hay cosas que influyen mucho a la hora de convivir.

Sé que hay perros de caza que viven bien en un piso, pero otros no -y lo sé por experiencia propia-.

Ser conscientes del espacio que puedes darle es importante para su bienestar psicológico y físico tanto del animal como del tuyo propio

5. Además, está el tema económico.

Da igual que adoptes o que compres un animal con pedigrí, tu mascota va a necesitar vacunas, collares antiparasitarios o pipetas, es posible que tengas que acudir al veterinario más de lo que tenías previsto, y son gastos a los que hay que hacer frente sí o sí, no hay opciones.

Tener un amigo de cuatro patas conlleva gastos médicos que no está cubierto por la Seguridad Social

6. Paciencia, mucha paciencia.

Un cachorro necesita grandes dosis de paciencia. Como ya he dicho antes, son bebés. Y como bebés van aprendiendo poquito a poco a relacionarse con sus iguales, con perros adultos, de mayor o de menor tamaño, con hembras, con machos, con humanos adultos, con niños…

Por eso es fundamental que tengamos paciencia, que les demos cariño y muchas oportunidades para relacionarse con otros.

En nuestro caso siempre hemos ido con nuestros perros a todos sitios -exceptuando alguna casa rural por alergias de algún niño-, pero tendemos a acudir a los parques para que aprendan a esperar a los niños, a que esos ratos son de descanso para ellos, de observación, de ver cómo juegan los niños.
Les dedicamos tiempo, mucho tiempo. Los sacamos a diario por el campo a que corran, a que se expandan, que sean libres -siempre bajo nuestra atenta mirada-, dando oportunidades para que se relacionen con otros perros, con muchas personas y, sobre todo, les damos un hogar. Un lugar en el que son miembros de la familia, que los cuida, que los quiere y que los mira.

Aquí está esta lista de consejos para tener un cachorro en casa. Espero que os sirva y que si os animáis a tener un cachorrito nos digáis vuestros trucos, que seguro que la lista de consejos se puede ampliar 😉

Previous Story
Next Story

You Might Also Like

No hay comentarios

Deja una respuesta

Close