3 Cosas que he aprendido al practicar yoga

Empecé a hacer yoga hace unos años con mi amiga Lili en un gimnasio en el que miramos y admiramos a la profesora y esa silueta tan estilizada, tan amable que se movía tan ágilmente. Marta se llamaba nuestra profesora y lo cierto es que no duramos demasiado ni en el gimnasio ni en el yoga, pero ahí quedó esa experiencia.

Volví a reencontrar con el yoga unos meses antes de quedarme embarazada de Lucía y la verdad es que era un ratito tan agradable que me volvió a conquistar. Sin embargo, en alguna de las sesiones escuché que la profesora –Marga, en este caso- contaba como muchas mujeres cuando se quedaban embarazadas se apuntaban a yoga cuando ella recomendaba dedicar esos meses a disfrutar del embarazo

Así que, los pocos meses empezar, descubrí que estaba nuevamente embarazada y dejé de practicarlo.

Nuevamente me he tenido que reencontrar con el yoga después de tres embarazos, tres hijos, tres pospartos y, ahora sí, parece que va llegando el momento de reencontrarme con este deporte, ahora con Sandra que es una profe estupenda y maravillosa.

El yoga me fascina, me alucina, me encanta y me da mucha, mucha pena cuando no puedo ir a la sesión porque hemos salido a comprar zapatillas para los niños y no llegamos o tienen un cumpleaños o estaban malitos y reclaman a mamá.

Durante este tiempo he aprendido varias cosas, aunque los aprendizajes me imagino que seguirán creciendo a medida que la práctica sea más duradera en el tiempo

yoga-2683522_1920

  1. Me gusta este deporte porque no hay competencia, no compites con nadie. Estás tú, contigo mismo, con tu respiración, con tu cuerpo y, en muchas ocasiones, estás con los ojos cerrados, por lo que no vas a mirar que hace tu compañero de al lado.
  2. Me gusta la forma de trabajar el cuerpo porque prepara el cuerpo con un pequeño calentamiento, una pequeña meditación, vamos subiendo la intensidad con los ejercicios, estiramos y finalmente, relajamos el cuerpo. Y ese último momento de agradecimiento me parece digno de ser marcado. Es un momento en el que estoy “yo, mí, me, conmigo” que diría Sabina. Es un rato en el que disfruto de la práctica, agradezco estar viva, tener una musculatura que me sostenga, un cuerpo que resista el día a día, y una mente que conecto con mi cuerpo, con mi respiración y los hago conscientes.
  3. Practicar yoga no es una cosa excesivamente cara, aunque, puede ser que en el polideportivo o en un gimnasio sea de las actividades que mayor precio tenga en comparación con pilates u otra actividad. Pero luego tampoco se necesitan muchas cosas se necesita ropa, se necesita una esterilla de yoga y si necesita ir con muchas ganas de aprender sobre tu cuerpo. Además, es curioso ver cómo , en muchas ocasiones, los límites nos marcamos nosotros y, poco a poco, vamos consiguiendo estirar y moldear nuestra figura.

Sobre el tema de la ropa, yo acudí a Decatlón (os dejo aquí el enlace directo por si queréis mirar la ropa que tienen de yoga) para comprar unos pantalones sin costuras porque la parte de yoga en el suelo necesitas que no tenga costuras para estar cómoda, una camiseta de manga larga de yoga porque luego durante la relajación final me quedado un poco fría y con la camiseta de yoga de manga corta notaba que me quedaba destemplada y unos calcetines antideslizantes que también me cogí porque los pies se me quedan fríos.

Os dejo algún enlace de Amazon con ropa cómoda y bien de precio

La esterilla ya la tenía de la otra vez, pero vamos que en decatlón tienes muchos materiales para elegir con un abanico de precios donde tú decides cuánto quieres gastarte. También tengo de otra vez el bloque y la correa, pero os dejo enlace aquí debajo

Yo para empezar te recomiendo que no gastes demasiado por si acaso luego no es lo que tú esperas. En mi caso es una práctica muy recomendable para estirar la musculatura, fortalecer y trabajar todo el cuerpo y la mente.

Este año me cogí un DVD para practicar también yoga en casa y me gusta mucho como vienen distribuidos los ejercicios. Además, a veces los niños me imitan y hacen algún saludo al sol conmigo 😉

Dejo también varios libros de los que me han hablado muy bien, aunque yo aún no los tengo –igual en Navidades cae alguno 😉 –

Y, para terminar, un par de juegos de Yoga para hacer con los niños 😉

Espero que os sirva este post sobre el yoga. Si lo practicas me gustaría saber cómo fueron tus inicios y, como siempre, te leo en los comentarios

Feliz día y namasté :)

Ely

Ely

El post de hoy ha llegado hasta aquí, pero puedes dejar tu comentario para ayudarme a crecer y a aprender contigo. Recuerda que un blog se nutre de ellos :) Espero volver a verte por aquí y ¡feliz día! Nos vemos en las Redes Sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Close