Hoy reflexionamos

11 Alternativas a ponerles la televisión a tus hijos

En muchas ocasiones me encuentro con niños que andan pegados a la televisión un número de horas al día demasiado superior al que debería ser. Como padres debemos recordar que la televisión es un aparato que, si bien nos puede entretener y hacer pasar un buen rato, no siempre es educativo para nuestros hijos, aunque haya cadenas y horarios que sean de niños.

Por eso hoy os traigo 11 alternativas divertidas para pasar tiempo con nuestros hijos sin que terminemos cayendo en la tentación de encender la televisión. ¡Espero que sea de vuestro gusto!
  1. Jugar en el parque, salir de paseo por el campo, descubrir la naturaleza
 Esta actividad se puede con los niños en cualquier época del año, si bien es cierto que en invierno es más desagradable si está lloviendo o hace frio. No está de más que recordemos que en los países nórdicos los niños salen todos los días a la calle a jugar aunque hace mucho frio (incluso con nieve). Siempre se puede abrigar bien al niño y disfrutar un ratito más corto que en primavera o verano.
    “¿Quién habrá pasado por aquí?”
  1. Pasear por un centro comercial
Los centros comerciales son lugares cerrados y protegidos de la climatología exterior, por lo que el frio o el calor no es excusa. Siempre puedes pasear por ellos mirando escaparates, tomando un té y viendo correr a tus hijos por los largos pasillos. Quizá sea un día perfecto para hacer una merienda menos saludable y tomar un helado, por ejemplo.
  1. Visitar un museo
En España no tenemos mucha costumbre de visitar museos con niños. Quizá por eso en el colegio es de las cosas que más hacen. Es una actividad que podemos hacer con nuestros hijos, adaptándonos a sus necesidades y visitando aquellos que puedan ser de su interés. Nosotros hace poco fuimos al Museo del Ferrocarril en Madrid y es totalmente recomendable. La cultura tiene muchas posibilidades.
Museo del Ferrocarril. Madrid
  1. Al teatro o a la ópera con los niños
 Siguiendo con cosas culturales podemos ir a ver algún teatro infantil que haya por nuestro lugar de residencia o alrededores. Cada vez hay más ayuntamientos concienciados con la idea de promover la cultura entre sus residentes y vecinos, por lo que seguro que encontráis alguno que sea de vuestro agrado y de vuestros hijos.
Ópera “Carmen”. Espectáculo ecuestre. 28 diciembre 2014. Plaza de Toros. Valdemorillo

  1. Biblioteca municipal
En todos los municipios existen bibliotecas abiertas para todos los públicos. Es cierto que, últimamente y debido a los recortes, cada vez es más complicado que tengan libros nuevos (por eso, si vais a hacer limpieza de libros, acordaos de la biblioteca de vuestro pueblo o ciudad, igual le podéis dar nuevas vidas a esos cuentos). Visitadla y haced de ella un lugar de referencia para vuestros hijos. Será un lugar en el que pasen un rato agradable rodeados de libros, respetando las normas y compartiendo con el resto de personas un momento de placer. Y si podéis, haceros socios de la biblioteca. Cuanta más gente tenga el carnet más cuento y actividades serán necesarias hacer. Todos podemos colaborar para hacer de nuestra biblioteca un lugar con más recursos y servicios.
  1. Leer un cuento (o quinientos)
Seguro que en casa tenéis cuentos infantiles especialmente para vuestros hijos. Podéis leer un cuento con ellos, pasando un rato muy agradable y de calidad. Luego podéis hacer todas las actividades que penséis: hablar sobre el cuento, resumirlo, hacer un teatrillo, hacer marionetas, dibujos y escenificarlo… ¡Y más posibilidades que seguro que os vienen a la mente!
Y si estamos todos, mejor

  1. Dibujo libre
En alguna ocasión, sin saber muy bien qué hacer con mi hijo mayor, hemos dejado volar nuestra imaginación a través de la pintura libre. Simplemente cogiendo folios y pinturas de dedos (o acuarelas o temperas) y disfrutando del momento. Podéis poner música de fondo para ver qué relación tiene lo que escuchamos y sentimos con lo que expresamos. Podéis buscar un dibujo concreto o dejar el folio en blanco para que salga algo diferente y único. Cualquier opción será buena porque será un rato que paséis juntos y eso ya vale mucho.
Dibujando

  1. Jugar a construir
¿Tenéis materiales de construcción? Seguro que sí. Hay piezas encajables o sin encajar. Sean como sean, tienen muchas posibilidades y a los niños les encanta construir y destruir. Sobre todo, si su padres están a su lado para ayudarles o, simplemente, para contemplar las dotes de arquitecto que tiene su pequeño. Os garantizo un buen rato de diversión.
Construir y destruir, toda una aventura

  1. Cocinar juntos de verdad
La cocina es una de las cosas que más les gusta a los niños. Podéis preparar la cena de esta noche o un bizcocho que sirva para merendar o desayunar. A los niños les encanta mezclar los ingredientes y colaborar. Animaos a cocinar con ellos, seguro que repetís porque será muy agradable para ellos y para vosotros. Todos tenemos unos pequeños Master Chef en casa, lo podéis comprobar.
Un pinche en la cocina nos puede ser de gran ayuda
  1.  Charlar en familia
A veces se nos olvida que hablar es placentero solo por el mero hecho de comunicar nuestras experiencias y sentimientos y ser escuchados. Una buena conversación con nuestros hijos se consigue hablando con ellos y dejándoles hablar día a día. Preguntarle cuáles son sus intereses, qué han hecho en el día, que os cuenten cosas… De verdad, podéis comprobarlo y contarme, con sinceridad, si hay algo mejor que ver esos ojos tan abiertos que expresan más que las palabras. Haced la prueba
  1. Hacer tareas domésticas en familia
¿Por qué no? A veces escucho a padres que no pueden hacer nada en casa porque están con sus hijos. ¡Pedidles que ayuden! A los niños le encanta ayudar con las tareas, comprobadlo. Les gusta pasar el aspirador, fregar, poner la lavadora o el lavavajillas. Sólo tenéis que acompañarlos, explicarles con paciencia y darles las tareas que puedan hacer con agrado y diversión. Yo en casa suelo ofrecer que haga ciertas cosas que no tienen peligro, como separar la ropa en montones separando colores, cargándola y luego apretando el botón de encendido. Cuando acabo de cargar el lavavajillas, Álvaro se encarga de poner la pastilla y de ponerla en funcionamiento. Poco a poco ha ido integrando esas tareas como suyas y le encanta hacerlas él mismo.
Cocinar, limpiar, poner el lavavajillas… ¡todo vale!

Y vosotros, ¿también tenéis una lista de alternativas a poner la televisión? ¿Echáis en falta alguna actividad? ¡Gracias por comentar!

Previous Story
Next Story

You Might Also Like

8 Comentarios

  • Reply
    Cristina Bienvenida
    20/02/2015 at 09:59

    Me las apunto todas!!!

  • Reply
    Happy Kid Time
    22/02/2015 at 13:36

    Has echo un resumen estupendo, simplemente sacando la plastilína se pasa la tarde en un momento. Y como invites a un amiguito del cole ni te cuento. Saludos!

  • Reply
    planeandoserpadres LTR
    23/02/2015 at 17:16

    Lo de la biblioteca le encanta a mi bichilla. También intento que me ayude en las tareas de casa pero me desordena más que otra cosas, así es que en eso también invertimos cantidad de tiempo. Reconozco que sólo recurro a la televisión en momentos desesperados.

  • Reply
    Mamá de día y de noche
    27/02/2015 at 10:37

    ¡Qué bien! Si tienes alguna alternativa más, soy toda oídos! Muaks!

  • Reply
    Mamá de día y de noche
    27/02/2015 at 10:38

    Has dado en el clavo: plastilina y amiguitos también hacen que tengamos una alternativa estupenda sin encender la tele! Gracias! Besos

  • Reply
    Mamá de día y de noche
    27/02/2015 at 10:39

    jajaja, es que lo de ordenar tiene su aquel, no te creas que es fácil! Lo que más nos cuesta es definir qué es orden para cada uno… Y hasta que lleguemos a un acuerdo me da que tenemos para tiempo… Gracias por comentar!

  • Reply
    Arusca
    02/08/2015 at 20:23

    ¡Pintar con música! Y sin música también. Aquí todo lo que sea sacar las pinturas les encanta. Aunque muchas veces tardo yo más en sacar y preparar las cosas que ellos pintando… Pero da igual. Se lo pasan fenomenal y se divierten. Y eso es lo que importa.
    ¡Besotes!

  • Reply
    Mamá de día y de noche - Bilingüismo: realidades y mitos
    13/11/2015 at 17:11

    […] pero sí podía usar un elemento motivador externo para ir acercando este idioma para ellos. En casa sabéis que casi no encendemos la televisión; por eso, si un día ponemos “Pocoyo” o “Peppa Pig” a Álvaro le damos una alegría […]

  • Deja una respuesta

    Close