Hoy reflexionamos

10 motivos para dar a luz en el Hospital de El Escorial

42959462

Cuándo vamos a ser mamás estamos muy pendientes de muchas cosas: la ropa, lavarla con detergentes y suavizantes que sean especiales y adecuados para nuestro bebé, estamos pendientes de la cuna, del carro y, en muchas ocasiones, se nos olvida (o al menos no estamos muy pendientes) de escoger un buen lugar para recibir a nuestro bebé.

Hace 2 años, embarazada de Diego me preguntaron si quería acudir al hospital de El Escorial. Dije que sí y confié. Hice bien y fruto de ello escribí el post del nacimiento de Diego. Si no lo has leído te dejo el enlace aquí y te animo a leerlo.

Cuando descubrimos que estaba embarazada de Lucía, no lo dudé ni un solo momento. Por eso hoy quiero dejar por escrito las 10 razones para dar a luz en el Hospital de El Escorial:

  1. Respeto hacia el bebé

En un parto es fundamental que el equipo médico y la madre quieran que se respete el bebé por encima de todo. En este hospital he encontrado que la prioridad número uno es el bebé y su bienestar.

  1. Respeto hacia la madre 

Sé que es una tendencia cada vez mayor escuchar los deseos de la madre de cara al parto, respetando sus tiempos y sus ideales a la hora de ver por primera vez a su bebé.

En el hospital de El Escorial me encontrado que el respeto hacia la madre es de verdad, auténtico, escuchando tus deseos -siempre que no entrañen ningún peligro ni para la madre ni para el bebé, por supuesto-.

  1. Apoyo a la lactancia materna

Me encanta que el personal sanitario esté comprometido con la lactancia materna y tengan cursos de formación continua para seguir aprendiendo para poder ayudar a mamás y bebés.

El personal sanitario hace formaciones y se nota. Apoyan la lactancia desde el minuto uno y, aunque no obligan a dar el pecho, sí asesoran sobre los beneficios para el bebé y la madre, animan y alientan cuando hay dificultades. ¡Olé!

Por cierto, han abierto hace muy poquito una Sala de Lactancia preciosa gracias a la colaboración de la Fundación Aladina. No pude asistir a la inauguración porque tenía revisión médica, pero he podido verla -y usarla- en varias ocasiones y es una maravilla. Además, facilita mucho la lactancia cuando tu bebé está ingresado y a la madre le dan el alta, por ejemplo. Desde aquí, enhorabuena por esta sala. Muchas familias os lo agradecemos de corazón <3 y gracias a la Fundación Aladina por apoyar a este Hospital y dejar que presten un servicio de calidad.

hospital-escorial-sala-lactancia

  1. Profesionalidad 

La profesionalidad y buen trato están presentes desde que entras por la puerta con el predictor en la mano. Me he encontrado con obstetras maravillosos, con enfermeras y auxiliares que son amor en estado puro, profesionales ante todo que buscan que toda la nueva familia que se está formando estén a gusto, tranquilos y haya un buen ambiente para poder trabajar en equipo.

  1. Cercanía con el paciente 

Os parecerá una tontería pero que te hagan exploraciones para ver cómo está el cuello del útero, ecografías a lo largo del embarazo o estar con una bata en el momento del parto requieren de una confianza (al menos para mí que soy pudorosa). La confianza y cercanía con la que se acercan, presentándose con su nombre y atendiéndote por el tuyo hace que todo sea más sencillo.

  1. Amabilidad 

Hay cosas que son negociables y otras que no, eso está claro. Pero se puede decir que no -o dar una respuesta que nos guste menos- sin perder la amabilidad.

Ser firmes y amables al mismo tiempo no está reñido y lo practican en su día a día. No consiste en decir que sí a todo, es un hospital no un hotel, pero hay aspectos negociables y mantienen el tipo -y la sonrisa-.

hospyal-el-esco-urgencias-o-696x437

  1. Cuidado del bebé tras el nacimiento 

El bebé, después de nacer, pasa inmediatamente a los brazos de su madre y, desde ahí, el pediatra será el que observe al bebé durante los primeros minutos.

El peso, la altura y demás datos -que, comúnmente son los primeros que la gente te pregunta- quedan relegados para más adelante. Lo primero es lo primero: conocer a su madre, iniciar la lactancia y dejar que la nueva familia pueda tener un tiempo a solas para conocerse y darse la bienvenida.

Siempre que los padres así lo deseen se le administran al bebé las primeras vacunas, pero después de dar unas horas para devolver la calma al bebé.

  1. Cuidado de la madre tras el parto

Después del parto la madre puede estar cansada y dolorida -como es normal- así que necesita tiempo para recuperar energía y necesita que miren, de forma frecuente, cómo se está contrayendo el útero, algún calmante por los entuertos, mirar cómo va el sangrado, si tiene puntos que no se infecten… Y si es cesárea, pues con mayor motivo, puesto que es una intervención mayor que un parto.

Todo esto, desde el respeto y el cariño que una mujer se merece después de haber dado a luz a un bebé y teniendo en cuenta que el nivel de hormonas está como una montaña rusa y hay que atenderla con más mimo si cabe que cuando estaba embarazada.

  1. Limpieza

Una de las cosas que más me gustan siempre de este hospital es lo limpio que está. El personal de limpieza hace un trabajo excelente y tienen todas las dependencias -todas- muy limpias. Hay que tener en cuenta que el hospital es de 1920 -vamos, que años tiene unos pocos- y, aunque ha tenido reformas y van renovando “alas” con suelos distintos y añadiendo instalaciones, todo está cuidado y limpio.

La higiene en un hospital es fundamental, claro, y aquí me gusta que se vea limpio.

  1. Comida 

Se come bien en el Hospital si estás ingresado y en la cafetería si eres acompañante. Yo comí este verano allí cuando operaron a mi marido y comí fenomenal -y siendo vegetariana, a veces encuentro dificultades porque sólo hay purés y ensaladas-.

A mí que me gusta comer y como en cantidades grandes, me gusta la comida de allí.

+1. Entorno privilegiado 

Sí, sé que el título del artículo es “10 motivos para dar a luz en el Hospital de El Escorial” pero no quería dejar pasar que tiene un entorno idílico, con vistas al Monte Abantos, con la sierra madrileña ahí, con el Monasterio de El Escorial y la Silla de Felipe II a un paso… Vamos, que casi se puede ir a ver a tu familiar recién nacido, a los nuevos padres y hacer excursión por la zona y disfrutar del día por ese entorno 😀

Y, si vas a dar a luz, lo mejor es la habitación con el amanecer entrando por la ventana hacia la habitación. Las vistas de las habitaciones de maternidad son privilegiadas, con una terraza individual para que cada mamá salga a tomar el “airecillo” :)

finca-para-bodas-en-el-escorial

+2. Servicio de atención al paciente 

Este servicio de atención al paciente es el encargado de gestionar con el hospital las dudas y sugerencias que tengas. En el parto de Diego, al ser Álvaro un niño aún lactante (se llevan 23 meses), solicité al Servicio de Atención al Paciente la posibilidad de que Álvaro pernoctara conmigo los días que estuviera ingresada porque mamaba, sobre todo, por la noche.

El Equipo se reunió y cuando tuvieron una respuesta, me escribieron y llamaron para informarme que, tal y como os he dicho en el punto 3, apoyando la lactancia materna, iban a colocar una cuna adicional grande para que pudiera dormir.

Finalmente, no se necesitó porque estuve pocas horas en el hospital y Álvaro prefirió mamar e irse a dormir a casa con papá 😀 -cosas de niños-, pero el hospital se mostró abierto a cubrir una necesidad real que tenía en ese momento y agradecí enormemente que me escucharan y respondieran.

Conclusiones

Para mí, desde luego, es una muy buena opción que tenemos los habitantes de los pueblos que estamos alrededor. Un hospital pequeño, cercano, de calidad y confianza, con profesionales y un buen servicio para los pacientes (para dar a luz y para operarte, que mi marido se operó este verano y salimos igual de contentos). Habrá personas que se quejen de que no es un gran hospital, o que no hacen operaciones de las que salen en televisión. Lo cierto es que es un hospital familiar en el que es habitual que conozcas al equipo de obstetras y te sientas cómoda con todos, porque tienen muuuucha mano izquierda, son agradables y cuidan de los pequeños detalles.

En este embarazo, por ejemplo, he ido a alguna revisión con los dos pequeños y, os podéis imaginar la visita con dos niños (ahora tienen 2 y 4 años, pero al principio del embarazo eran más pequeños, claro). ¡¡Nadie me ha mirado ni raro ni mal!! Al contrario. Todos han sido muy agradables con ellos, han dejado que escucharan el corazón de su hermana, que miraran las pantallas de las ecografías… Y han respondido a toooodas las preguntas de Álvaro, que con cuatro años pregunta de todo 😀

Espero que os sirva esta lista de motivos por los que dar a luz en este hospital. Si tenéis alguna duda, podéis contactar con el hospital -o preguntar al médico que os esté atendiendo las dudas que tengáis, de verdad, son muy agradables-.

¡Feliz día, familia!

Guardar

Guardar

Guardar

Previous Story
Next Story

You Might Also Like

1 Comentario

  • Reply
    Adri
    04/11/2016 at 21:52

    Doy fe. Mi mujer dio s luz allí a nuestra hija y no podemos estar mas encantados con el trato tan profesional y dedicado de todos los trabajadores. Desde el personal de limpieza hasta el jefe de ginecología. Todos.

  • Deja una respuesta

    Close